Stub

El año viejo del fútbol

El año cronológico se extingue y con él intentamos al final repasar en minutos lo que nos dejó este 2004 que futbolísticamente quedará en la historia de los aficionados argentinos que por primera vez alzaron el oro olímpico en Atenas alcanzando la meta primero que sus archí-enemigo brasileños que siguen teniendo esa asignatura pendiente. Fue un 2004 en el que Brasil una vez más ratifica su poderío si revisamos la muy controvertida clasificación de la FIFA en la que vuelve a terminar primero en un año en donde además logra alzar la codiciada Copa América a expensas de Argentina en una final de infarto en el Estadio nacional de Lima.

Fue un año para Perú por la organización de Copa América, en un certamen en donde el gol fue el principal protagonista de la fiesta y de donde nos fuimos felices por la calidez de los peruanos y la hospitalidad que nos brindaron. Buena Copa, reencuentro con el fútbol, muchos goles y la final soñada del continente. ¿Qué más se le pudo haber pedido a la Copa América?

Fue el año de Adriano que empieza a pujar por el trono del mejor del Mundo mandándole un aviso serio a Ronaldo y su corte de envejecidos príncipes del Real Madrid. Es imparable Adriano en el fútbol de Italia y se hizo sentir cada vez que fue llamado a su selección.

Fue un año triste y lúgubre para el Real Madrid, quizá el más emblemático equipo de fútbol en este momento en el planeta. Pocos resultados, muchos cambios y un serio problema si lo revisamos desde el ángulo deportivo: Florentino armó desde el trono presidencial una gran empresa, pero no un equipo de fútbol. El dinero no falta, pero los resultados no llegan porque se pensó más en la venta de camisetas que en el rendimiento del colectivo, siendo Beckham un ejemplo clásico del tema.

Año angustioso para el Tri mexicano que aún no logra enamorar a sus aficionados a pesar de los intentos de Lavolpe que ve con angustia como su ultra enemigo Hugo Sánchez sigue cosechando triunfos y sumando adeptos para la causa de la selección.

Año bueno para la selección de Estados Unidos que sigue ratificando con resultados deportivos y económicos la seriedad con que trabaja la Federación. Hace doce años nadie daba un centavo por el equipo de Estados Unidos y hoy siempre está entre los doce mejores del mundo. Eso no es gratis ni nadie se lo regaló al equipo norteamericano. Alentador balance para un país que quiere, ahora sí, hacer del fútbol un deporte grande en Estados Unidos y que con su liga MLS sigue creciendo lento, pero seguro porque quedó demostrado que en el fútbol como en el amor es más importante la paciencia que la audacia.

Finalmente creo que fue un año sin problemas para la FIFA y para Blatter quien sobre el final de año le dejó un serio tirón de orejas a Suramérica por sus directivos ambiciosos y desmedidos que siguen pensando más en el dinero que en la competencia y aún no se resignan a perder el gran negocio que montaron hace muchos años con Toyota por la Copa Intercontinental. A ellos, los dirigentes de la CONMEBOL habría que enseñarles que en el mundo de los negocios hay que comer, pero también hay que dejar comer a los demás y en adelante todas las Confederaciones podrán comer del Pastel del Mundial de Clubes. ¡Ah! y de paso Suramérica deberá cambiar su eliminatoria que fue concebida solo pensando en los derechos de Televisión.

El 2005 comienza con mucha actividad y será un año de grandes eventos y de paso el año previo del Mundial, por eso desde este rincón periodístico solo nos resta pedirle al cielo que para el próximo año que comenzaremos en horas, la divina providencia derrame sus bendiciones y su sapiencia sobre las atribuladas mentes de muchos directivos que sin duda son los grandes responsables de los errores del fútbol. Feliz Año.

Ricardo Mayorga es el primer comentarista de las cadenas Univision y Telefutura en Estados Unidos además de periodista sindicado de radio y columnista de periódicos como Triunfo en Atlanta, El Tiempo Latino de Washington y HOY en Nueva York, Chicago y Los Angeles.