Stub

El dulce sabor del 2004

El 2004 fue un buen año. El balance deja un saldo favorable en todos los aspectos y una clara sensación de buen futuro. Varios aspectos incidieron para que el optimismo se apodere de todos aquellos que abordamos este barco hace nueve años y seguimos luchando para lograr un fútbol estable, competitivo y por sobre todas las cosas, atractivo para los aficionados. Quizás, a pesar de la mejoría en la concurrencia a los diferentes estadios del país, los aficionados sean todavía, en gran parte de la nación, quienes estén en deuda. Habrá que seguir la pelea por convencerlos que vale la pena adherirse a los equipos del país que tomaron como propio y cuya selección nacional, es sin duda, un claro ejemplo de la superación que ha logrado en los últimos años. La realidad es, un mercado competitivo y estable que comienza a ser de gran atracción para los deportistas del mundo entero.

A pesar de las ausencias que debieron soportar los diferentes equipos, por la integración de muchos jugadores a sus respectivas selecciones nacionales, se pudo mantener un nivel parejo. Aunque parezca raro, todas estas variantes no incidieron en gran medida si analizamos los resultados. Los equipos favoritos perdieron sus principales puntos, cuando estuvieron integrados con todas sus figuras en la mayor parte de las ocasiones. La presencia de jugadores jóvenes, le dio un nuevo aire a cada uno y la paridad fue tan marcada, que la definición tuvo un carácter totalmente incierto prácticamente hasta la misma definición del torneo. Una temporada histórica, con equipos que cedieron cinco o seis de sus titulares y aún así, mantuvieron un nivel aceptable y en algunos casos, hasta lograron puntos, tanto de locales como de visitantes. El sueño de tener una Liga en la que todos tuvieran su chance, se hizo presente por primera vez en todo su esplendor y fue uno de los puntos altos del año que finaliza.

La presencia por primera vez en su carrera del juvenil Freddy Adu marcó también un acontecimiento para el recuerdo. Si bien se equivocaron aquellos que pensaron que ya en el 2004, Freddy sería capaz con su sola presencia de volcar la balanza a su favor, su ingreso revolucionó el mercado en muchos aspectos y fue una gran vidriera incluso en el orden internacional. Adu es el joven con mejores condiciones técnicas que se mueve en el país y una de las grandes esperanzas para los compromisos futuros a nivel de selección. Afortunadamente encontró un muy buen técnico, quien con gran personalidad lo fue llevando y consiguiendo su mejor rendimiento. En ese aspecto Peter Nowak se robó los aplausos, no cedió a las peticiones de verlo siempre dentro del campo y le permitió asimilar fácilmente la presión que le imponía la presencia de miles de personas, que llegaron a todos los escenarios buscando ver al nuevo fenómeno.

Un anuncio que nos llenó de emoción fue el saber que para el próximo año la Liga contará con dos nuevos equipos. Aquel escepticismo surgido de la eliminación de los equipos de la Florida, daba paso a un presente con Chivas USA y Real Salt Lake, lleno de gran optimismo. El fútbol tendrá en California una verdadera revolución, generando un clásico entre Galaxy y Chivas que ya se palpita y que, es seguro, se jugará siempre a estadio lleno. La ciudad de Salt Lake City abre, por primera vez sus puertas al fútbol con la convicción que se puede formar un equipo capaz de ser la gran atracción. No es muy difícil darse cuenta que no será fácil derrotarlos, siendo además, otra de las grandes atracciones del año que se inicia, lleno de buenos augurios y grandes esperanzas.

El futuro con nuevos estadios. Anuncios de nuevas construcciones como las de Dallas y recientemente Chicago tienen tremenda importancia y se suma a la realidad de Columbus y del hermosísimo Home Depot Center, complejo deportivo que constituye verdadero orgullo de la zona Oeste y que será sede de dos de los principales equipos la próxima temporada. Si bien aún faltan por concretarse otras obras, se está haciendo camino y ya son varios los equipos que disfrutan de sus propias instalaciones. Si faltaba algo para ponerle broche de oro a un gran año, la coronación del D.C. United como Campeón fue la rúbrica perfecta. El equipo de la Capital de Nación, volvió a lucir sus mejores galas para alzarse con el título y darle a sus fieles seguidores, la cuarta estrella en nueve años de vida. Con muy buenos jugadores y un gran técnico, Washington será un representante de lujo, al igual que Kansas City, en la próxima edición de la Copa de Campeones de la CONCACAF.

En los últimos días se anunció que Fernando Clavijo dirigirá a partir de ahora a Colorado Rapids. Nada más justo que su nominación. Clavijo es un técnico joven, trabajador y talentoso, con una personalidad que nadie discute y rodeado no solo de grandes atributos técnicos y tácticos, sino de dotes personales que nos llevan a sentirnos orgullosos que sea hispano. En su paso anterior por la MLS, Fernando, a pesar de reconocerle un gran mérito en el armado del New England Revolution esa temporada, terminando en gran forma, no tuvo toda la suerte que siempre debe acompañar a cada equipo, ni se le dio el tiempo suficiente para que pudiera demostrarlo. El fútbol siempre da revancha y esta no ha sido la excepción. Es seguro que Fernando Clavijo pondrá a Colorado como otro de los candidatos sólidos para el 2005.

Robert Sierra, compartiendo la conducción del programa "Sólo Fútbol" y en las transmisiones radiales del MetroStars por Radio WADO en Nueva York, es un periodista con años de experiencia en Uruguay y en los Estados Unidos. Si quiere hacerle algún comentario, escríbale a Sierramls@yahoo.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.