Antonio Cue se pinto el pelo de verde, se puso la camiseta del Galaxy y dono los $1000 a la fundacion.
lagalaxy.com

'Cué'ste lo que 'Cué'ste paga la apuesta

CARSON, Calif. (26 de abril 2005) - Antonio Cué cumplió la apuesta. Con el cabello pintado en un verde eléctrico, fosforescente, encendido, y ataviado con una camiseta del Galaxy, con el número uno y su nombre en la espalda, compareció ante la prensa y ante su verdugo y homólogo, ante Doug Hamilton, gerente general del Galaxy.

Era un verde que hería no sólo al portador sino también las pupilas de los destellos que soltaba.

Chivas USA perdió 3-1 el Clásico de la MLS y Cué debía pagar la apuesta.

"Ven que me río, pero no me da risa. Me siento muy mal vestido así y con el pelo de este color", dijo Cué. De buen humor, advirtió: "Si mi esposa me ve con esto [el pelo pintado de verde] me va a correr de la casa".

Y sobre la camiseta advirtió: "Esta (la del Galaxy) no ha tocado piel, debajo traigo la de Chivas USA y esa resiste todo. No, si tocara piel, estaría grave el asunto". "Ya quiero irme a lavar el pelo y quitarme esta camiseta", advirtió Cué.

"Me voy a lavar el cabello en el vestuario de mis jugadores", dijo ya en plan de broma abierta.

"Que vean esos... muchachos lo que tengo que sufrir por culpa de ellos, que vean a lo que llegué por la fe que tengo en ellos... y la sigo teniendo", agregó.

"Me voy a bañar, a quitarme ¡esto! (la camiseta del Galaxy) e irme a dormir, porque tengo tres noches sin dormir nomás de pensar en pagar esta apuesta", agregó Cué.

"No me duele esta parte de invitar a los medios (de comunicación, una veintena) y mucho menos el pagar los mil dólares para la fundación infantil del Galaxy, porque los niños son todo, son lo más importante", dijo aunque luego rectificó con humor: "Claro, pobres niños están con el equipo equivocado, están con el Galaxy y es su error, pero son niños y tienen una vida por delante para rectificar, para enmendar y corregir".

"Me imagino que después, para indemnizar a esos niños, para sanar el daño, voy a tener que darles becas especiales en la Fundación de Chivas USA", dijo, "pero no importa, puedo hacerlo".

¿Antonio, qué te ha dicho Jorge Vergara (copropietario y dueño de Chivas de Guadalajara)?
"Que aguante, que se le vienen a él un montón de apuestas y que tenemos que dividirlas. Entonces estas me tocan a mi", dijo Cué.

Antonio Cué habló optimista de sus Chivas. Así como reconoció que Galaxy fue mejor el sábado, también pide y ofrece tiempo a su equipo. "Vamos a superarnos, pronto estaremos en el mejor nivel posible. Tengo una fe enorme en los jóvenes y vamos a alcanzar nuestras metas. Yo hablé de un plazo de cinco años, pero me gustan los plazos cortos y vamos a cumplir pronto nuestras metas".

El directivo rojiblanco lamentó la decepción de algunos aficionados, les pidió solidaridad y respaldo, les imploró fe y confianza en los jugadores.

Por otra parte, cerró el trato ahí mismo delante de la prensa con Doug Hamilton para el juego del 28 de mayo. "Doug, quiero que te comprometas a aceptar la apuesta para el siguiente juego bajo mis condiciones, lo que sea que yo decida. Esta vez yo acepté todo, y la próxima vez toca a ti".

Hamilton aceptó de inmediato y confesó: "Ya me estoy preocupado, de verdad". Todo indica que el principio de la apuesta incluye que el perdedor se pelará a rapa y dará la vuelta olímpica con la camiseta del vencedor en el Home Depot Center.

Esto apenas comienza.

Rafael Ramos Villagrana es redactor del diario La Opinión de Los Ángeles, y colabora con sus artículos en MLSnet.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.