Landon Donovan (izq.) y Ramon Nunez luchan por el control del balon.
David Hudson/MLSnet.com

La Copa Abierta es para el Galaxy

Un gol de antología de Hérculez Gómez fue suficiente para darle un merecido triunfo de 1-0 al Galaxy de Los Ángeles sobre el FC Dallas en la gran final del Torneo más antiguo del país, la U.S. Open Cup, que conquistó el equipo de la franja, la noche del miércoles en el Home Depot Center, por segunda vez desde su génesis en 1996.

El segundo título galáctico en dicho certamen llega cuatro años después de su primera conquista cuando derrotó al New England Revolution.

Midiendo al rival

Casi un cuarto de hora le tomaría a ambos cuadros para poder descifrar una salida del embudo que se armó en el mediosector a consecuencia de un planteamiento estilo "acertijo" tanto del lado de Steve Sampson como el de Colin Clarke.

El primero en animarse fue el FC Dallas, cuyo delantero ecuatoriano, Robeto Mina, estuvo a punto de ponerlos arriba en el marcador al minuto 17 de juego. En ese momento fue cuando Ugo Ihemelu salvó a los locales del descalabro, al frenar a Mina, quien enfiló en soledad hacia al arco de Kevin Hartman tras un pase milimétrico de Ramón Núñez, quien sirvió en bandeja de plata al corpulento delantero.

El susto al parecer despertó al Galaxy, que en un contragolpe dos minutos después inquietó a Scott Garlick, quien contuvo un testarazo de Hérculez Gómez, tras una gran habilitación del veterano Cobi Jones desde el sector derecho.

Circulaba el aroma de gol

Al 22, Joseph Nwenya hizo una magnífica jugada al llevarse a tres elementos tejanos, no obstante para mala fortuna de los galácticos, el disparo del zimbabwense salóo rozando el palo derecho de Scott Garlick.

Tres minutos más tarde llegó el tanto de los angelinos cuando Hérculez Gómez - de media tijera - envió al fondo de la red un centro de Chris Albright. El espectacular remate del jugador de origen mexicano se coló por la esquina inferior izquierda del arquero del FC Dallas Scott Garlick, quien fue un espectador más en el gol.

Con el correr del tiempo el encuentro se volvió a encerrar en el mediosector y no fue hasta cinco minutos del final, que Clarence Goodson estuvo cerca de la igualdad, al 40, tras rematar un centro de Bobby Rhine que salió a escasos centímetros del travesaño angelino.

Se la jugó con Óscar Pareja

Ya en la segunda parte el Director Técnico del FC Dallas, Colin Clarke, realizó varios cambios, el más notorio, el ingreso del veterano Óscar Pareja que no tuvo opción de desplegar su juego debido a la gran labor defensiva de Peter Vagenas.

Al 55 Donovan envió un disparo rasante al poste derecho de Garlick en un parpadeo de la zaga tejana que puso de pie al estadio entero. Era el primer aviso galáctico en la segunda mitad.

Hérculez Gómez se confió demasiado al minuto 75 de juego al fallar una ocasión que hubiese significado el segundo y lapidario gol de la noche. Gómez aprovechó un malentendido entre arquero y defensor, que dejó al delantero angelino con el esférico en soledad ante un arco vacío y su disparo se estrelló en la madera.

Scott Garlick, quien fue uno de los protagonistas de la noche al salvar al FC Dallas en varias ocasiones, desvió un disparo a quemarropa de Vagenas lejos de su arco al 82 cuando el pequeño volante quedó enganchado en soledad tras una gran habilitación de Cobi Jones.

Cerca del final, Cobi Jones, Landon Donovan y Joseph Ngwenya pondrían en apuros nuevamente al portero del FC Dallas, no obstante el buen posicionamiento, la picardía y experiencia de Scott Garlick evitaría un peor descalabro ante un equipo, que seguramente verán nuevamente en el tortuoso camino hacia la final de la MLS.

René Romano es conductor del programa Más Galaxy en Los Angeles, Director de Rojomania.com, columnista del Diario Al Día de Guatemala y colabora con sus artículos en MLSnet.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.