Juan Pablo "Loquito" Garcia

Un "Loquito" al rescate del rebaño

La locura es su estado ideal. Sin ella, dice, no podría ser lo que es, no podría estar donde está ni podría aspirar a donde quiere aspirar a estar.

Por eso no cambia, porque quiere cambiar día a día, por escenarios mejores, su carrera. Primero con el Tri en la Copa Oro y después con Chivas USA en la MLS.

Tiene nombre: Juan Pablo García. Tiene apodos, dos para ser exactos. "Javán" por herencia paterna. "Loquito", por bautizo de la cancha, consigna de la tribuna, y por definición de su personalidad.

Está, por cierto, donde nunca creyó estar: vestido de Chivas USA, vistiendo una camiseta que le provocaba urticaria, que le despertaba los nobles bajos instintos del goleador.

Rojinegro de raza, de sangre y de incubadora, se escapó de la madriguera de los Zorros con el amparo de FIFA. Recuperó su carta al mudarse a Estados Unidos y declrarse agente libre.

En su sana demencia, en su insana cordura, el "Loquito" jura amor eterno a esa misma doctrina de Chivas a la que le había prometido odio eterno... mientras el Atlas se lo demandara.

"Vengo a la MLS a recobrar el amor por el futbol, a provocar la mayor cantidad de locuras posibles, pero todas en beneficio del futbol de Chivas USA", dijo el delantero que después de la presentación con Chivas USA se trasladó de inmediato a cerrar filas con el Tri en la Copa de Oro.

Se cruzó de acera, se cruzó de una tribuna a otra. El paso temerario del odio al amor y del amor al odio. De Rojinegro a Rojiblanco.

Vaya penitencia: sus pecaminosas alegrías como atlista deberá purgarlas con pecaminosas alegrías como chiva.

"Al principio me fue difícil pensar que jugaría en Chivas, un equipo al que me inculcaron debía odiar, pero soy un profesional y ahora me voy a morir por estos colores. Aquí me están valorando de una manera que no lo habían hecho antes y eso me tiene muy contento. No le hice tanto daño al Guadalajara cuando fuimos rivales, creo que sólo fueron tres goles los que pude anotarle", dice entre risas.

El "Loquito" hace honor a su moto. Los orates no tienen memoria. Dos días antes García había hablado del "bajo nivel de la MLS". Después de verla de cerca en el 0-1 que le impuso Chicago Fire al Rebaño angelino, García tiene otra historia.

"La MLS ya no es de ninguna manera una liga fácil, ya las distancias se han acortado, y si es difícil ganarle a la selección de Estados Unidos, será complicado también jugar en su liga. Lo importante es que no sólo vengo yo, sino también vienen otros jugadores con entusiasmo, con ganas de levantar este proyecto", puntualizó.

El traspaso de Juan Pablo García a Chivas USA estuvo a punto de venirse abajo. El presidente de la FMF, Alberto de la Torre, rojinegro de siempre, amenazó con inhabilitarlo ante FIFA si emigraba a la MLS. Después De la Torre compondría su versión y se mordió la lengua y retiró los cargos.

"Yo no hice nada malo, sólo fui el primer jugador que rompió el 'pacto de caballeros' que existe entre los presidentes de clubes sobre que nadie puede negociar con otro club sin el aval del equipo para el que juega. Ojalá y otros sigan este ejemplo y también luchen por convertirse en agentes libres. Yo simplemente me apegué a las reglas de la FIFA, y al vencer mi contrato con Atlas, me arreglé con Chivas USA", agregó.

Es un hombre arrepentido. No de ser como es sino de no haber sido, cuando pudo, mejor de lo que es.

Pero en este momento la Copa Oro y la cercanía del Mundial le estimulan las neuronas. El "Loquito" ha enloquecido por la perspectiva de estar en ambas fiestas, la primera de ellas arranca esta semana y quiere un sitio entre los once privilegiados.

"He aprendido de los errores del pasado y que me han pasado factura. Quiero reivindicarme en esta nueva aventura y demostrar que puedo luchar por la titularidad en la selección mexicana. Queremos ser campeones de la Copa Oro porque de esa manera aseguraremos ir a la próxima Copa Confederaciones".

Juan Pablo García está bien respaldado. Ricardo Lavolpe lo conoce y un íntimo del técnico de la selección mexicana, Sergio Bueno, también lo avala con altas calificaciones. No por menos lo buscaron desesperadamente América, Cruz Azul, Pumas y Monterrey. Pero hoy es de Chivas, lo que nunca soñó ser ni se imaginó ser.

Rafael Ramos Villagrana es redactor del diario La Opinión de Los Ángeles, y colabora con sus artículos en MLSnet.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.