Cuauhtemoc Blanco

Chicago volvió a rozar la gloria

Aunque el 2008 le trajo numerosos cambios al Chicago Fire en comparación con la temporada anterior, las metas del club de la Ciudad de los Vientos siguieron siendo las mismas: llegar lo más lejos posible en la liga con la idea de alzar la Copa MLS a final de año.

Pese a estos cambios, existía la confianza absoluta de que se iba a poder igualar y hasta superar lo logrado en el 2007, cuando el cuadro rojo llegó hasta las Semifinales de la Conferencia Este.

Aun así, para repetir o mejorar esta fórmula exitosa, habría que hacerlo con nuevos ingredientes.

La novedad más notoria fue la aparición de Denis Hamlett como director técnico tras la salida de Juan Carlos Osorio, quien se cambió a los New York Red Bulls.

También hubo caras nuevas al interior del plantel, como el portero Jon Busch custodiando los tres palos en reemplazo de Matt Pickens, actualmente en el Queens Park Rangers de Inglaterra.

A la vez, el fornudo Bakary Soumare se adueñó de la zaga central luego de desempeñarse como volante de contención durante la campaña 2007. Acompañando al oriundo de Malí en el bloque posterior era otro recién integrado, Brandon Prideaux, además de los ya establecidos Wilman Conde y Gonzalo Segares.

Sin embargo, estas modificaciones no sólo se realizaron a comienzos de año, ya que en pleno verano la directiva (que tampoco quedó exento a este fenómeno al ver a Dave Guppy abandonar su cargo como Presidente para que asumiera en su lugar Dave Greeley) envió al delantero Chad Barrett a Toronto a cambio del veterano atacante Brian McBride.

A fin de cuentas, Chicago terminó la temporada regular con una marca de trece victorias, siete empates y diez derrotas y volvió a llegar a las puertas de la Copa MLS. Lamentablemente, al igual que el año anterior, de nuevo perdió en la antesala de la Copa MLS, esta vez ante el eventual campeón Columbus Crew.

"Estuvimos tan cerca de avanzar a la final", recordó Hamlett. "Tuvimos un gran equipo, nos creíamos capaces de ganarlo todo. Por eso estamos decepcionados por no haber llegado a la Copa. A pesar de todo, sin embargo, estoy orgulloso de lo que se logró este año. Total, fuimos eliminados por el mejor equipo de la liga".

A juicio del estratega tico, sus dirigidos practicaron un fútbol "entretenido", en gran parte debido a la fantasía del conductor mexicano Cuauhtémoc Blanco, el indiscutible líder del equipo. Uno de los pocos jugadores que pueden dar vuelta un partido con una sola jugada, el Águila de Fuego volvió a lucirse en las canchas de la liga y se echó el equipo al hombro en numerosas oportunidades, como todo buen cuadillo.

No obstante, antes de la llegada de McBride, el Temo no pudo formar una sociedad letal con un compañero en el ataque. Ni las caras conocidas en el plantel (Barrett, Calen Carr y Chris Rolfe, aunque este último al final tuvo mejor suerte como mediapunta) ni los primeros refuerzos (Tomasz Frankowski, Patrick Nyarko y Andy Herron) lograron afianzarse como el delantero indiscutido del equipo.

Todo eso cambió con la incorporación del ex Fulhmam inglés y Columbus Crew, entre otros clubes.

"Nadie sabía qué esperar, pero casi de la noche a la mañana, éramos candidatos al título con Brian", aseguró Busch. "De repente, éramos peligrosos ofensivamente".

En total, Chicago marcó 44 goles en 30 compromisos de liga, la quinta mejor cifra del campeonato. Rolfe fue el máximo artillero con nueve dianas, seguido por Blanco (7), McBride y John Thorrington (ambos con cinco).

Sin embargo, gran parte del éxito inicial en el 2008 se debió a su sólida defensa, que no recibió más de un gol en un partido hasta la octava fecha. Además, durante el verano, la retaguardia roja sólo encajó tres tantos dentro de un lapso de siete encuentros.

Si aparentemente tenía el balance perfecto en cuando a rendimiento colectivo, ¿por qué el Fire no pudo dar el salto definitivo y clasificar a la Copa MLS?

"Nunca supimos reaccionar con el marcador en contra", explicó Hamlett. "No funcionamos bien estando en desventaja. Eso es algo que se mejora con experiencia y maduración. Es un proceso que aún no termina".

Pese a aquello, cuando estaba "enchufado", Chicago era discutiblemente el equipo más peligroso de la Liga, lo que quedó demostrado a lo largo de la campaña con grandes actuaciones que incluyeron sendas goleadas (5-1 y 5-2, respectivamente) sobre Nueva York y las tres victorias contundentes frente al Revolution para barrer la serie anual contra su más enconado rival, entre otras.

Lamentablemente, la estadística muestra que el Fire se fue apagando con el transcurso de las fechas. Tras un arranque de temporada furioso con seis triunfos en sus primeros nueve partidos, el equipo sólo ganó dos de sus últimos siete encuentros. Aun más alarmante fue el hecho de que en ese mismo período, recibió casi la mitad de los goles encajados en toda la competencia (15 de 33).

Aunque todavía faltan detalles por pulir para aspirar al título, Hamlett opina que son mínimos.

"Tuvimos la tercera mejor marca de la liga. Casi clasificamos a la Gran Final. Creo que en términos generales, hubo más aspectos positivos que negativos"

Kent McDill colabora con sus artículos en MLSnet.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.


MLS All-Stars vs. Real Madrid is August 2. Limited tickets left!

Time is running out for your chance to see European champions Real Madrid face the best of MLS. Get your tickets to the 2017 MLS All-Star Game presented by Target.

More about All-Star  |  Event schedule