En el Este pueden haber sorpresas

Arrancó la liga con un fin de semana increíble. Se ha destacado como corresponde el entusiasmo de los aficionados, que como nunca se dieron cita en todos los estadios para alentar a sus equipos, en un número más que importante. Se ha hablado también de una mentalidad ofensiva de la mayoría que se transformó en muchos goles, los que sin duda son lo más importante del fútbol.

Ahora podemos enfocarnos también en lo que dejó como saldo la primera fecha en el aspecto técnico táctico y en las posibilidades, de acuerdo a lo visto, de los equipos de la Conferencia del Este, que salvo excepciones, en general, no parecen estar tan fuertes como en otras temporadas, para poder comprometer las posiciones de sus rivales del otro lado del país, los que se han reforzado convenientemente y apuntan a ser, también en su mayoría, buenos animadores de la Copa MLS 2006.

No porque perdiera en la primera fecha puede descartarse al Galaxy de Los Angeles, pero ese es tema para otra nota. Lo que sí nos importa, es la actuación de New England. El Revolution arrancó con todas sus fuerzas y se trajo tres puntos de oro del Home Depot Center. Nadie puede discutir la potencia ofensiva de este equipo, con Pat Noonan, Taylor Twelman, Clint Dempsey y Steve Ralston, o el poder de recuperación de Shalrie Joseph en media cancha y la experiencia de los Jay Heaps y Joe Franchino en el fondo. Así de entrada, el representante de Nueva Inglaterra sería el gran candidato para repetir su excelente campaña del año anterior, pero no debemos olvidar la selección y el Mundial Alemania 2006, que lo obligará a prescindir de varios de sus jugadores principales por más de un mes. Si supera esta etapa, será difícil que no esté en noviembre en la definición del torneo.

D.C. United es otro de los candidatos. El equipo de Peter Nowak es fuerte en todas sus líneas, está bien trabajado y cuenta con jugadores de mucha experiencia, aunque luego del primer juego, nos dejó la impresión de no tener la misma solidez que en la temporada anterior y depender más de lo aconsejable, de algunos jugadores bases. La ausencia del argentino Christian Gómez en mediocampo, no pudo ser disimulada en el debut e incluso una buena marcación sobre el boliviano Jaime Moreno, pueden ser cartas decisivas para derrotar al representante de la Capital de la Nación. Aunque siempre puede esperarse una sorpresa del D.C. United y un par de jugadores que no son titulares, le permitieron por lo menos sacar un empate en la apertura. El inicio no fue el esperado y deberá mejorar si es que desea llevar un cabeza a cabeza con New England.

Los Red Bulls fueron a Washington dispuestos a mostrar su nueva imagen. En el entorno no dejaron ninguna duda, pero en la cancha, más allá de las ganas, el esfuerzo, los dientes apretados y el dejar hasta la última gota de sudor en pos del triunfo, el equipo de Mo Johnston no está todavía pronto para ser una fuerza homogénea, con un padrón de juego definido, que vaya más allá de la importancia de algunos de sus jugadores. De la mano de un primer tiempo más que aceptable de Youri Djorkaeff y Chris Henderson, sacó el debut. El empate con un disminuido D.C., es de todos modos alentador, pero está lejos de ser todavía la fuerza que sus dirigentes y técnicos pretenden. Tendrá una prueba de fuego el próximo fin de semana, cuando reciba a New England Revolution, en su escenario del Estadio de Los Gigantes de Nueva Jersey.

A pesar de la derrota, no fue mala la actuación de Chicago Fire, mostrando un funcionamiento colectivo interesante. El equipo de Dave Sarachan jugó de igual a igual frente a un rival con aspiraciones serias de campeonato. El buen toque de sus volantes, tuvieron a mal traer a la defensa de Dallas en gran parte del compromiso y solo la capacidad para concretar de sus jugadores, dieron vuelta un marcador que les fue desfavorable en dos ocasiones. El representante de la Ciudad de los Vientos puede ser una sorpresa, aunque para ello, debe superar el jugar hasta mediados de junio como visitante. Si lo consigue, después puede tener, en su nuevo estadio, la posibilidad de una racha final victoriosa y sorprendente.

Por último se enfrentaron los Wizards de Kansas City y Columbus Crew. El primero con sus características de siempre. No es fácil nunca ganarle a un equipo dirigido por Bob Gansler y desde luego que ésta, no fue la excepción. Kansas City es la maquinita fría y calculadora, que saca ventaja de las carencias del rival hasta el último minuto del encuentro, utilizando magníficamente los espacios, sabiendo perfectamente a que juega y contando además, con un definidor de lujo como Eddie Johnson, que demanda una atención especial. Es probable que no tenga un equipo con aspiraciones serias de ganar la Copa, pero que le puede ganar a cualquiera en cualquier momento, no le quepa ninguna duda.

Columbus parece ser el más débil del grupo. Algunas de sus nuevas incorporaciones, no han tenido tiempo de integrarse y deberá mejorar en rendimiento y en integración, si desea ver desde otro ángulo, el desarrollo del torneo.

La primera fecha dejó un balance muy positivo, la segunda será para alquilar balcones, en el inicio de la Liga, más no se podía esperar.

Robert Sierra, comparte la conducción del programa "Sólo Fútbol" y en las transmisiones radiales de los Red Bulls por Radio WADO en Nueva York, es un periodista con años de experiencia en Uruguay y en los Estados Unidos. Si quiere hacerle algún comentario, escríbale a Sierramls@yahoo.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.