Eddie Gaven fue el goleador gotico en el partido contra el Fire en Chicago.
Rich Schultz/MLS/WireImage.com

Un partido excepcional

Si miramos la tabla de posiciones, la diferencia es grande. En realidad no es tan así. New England viene cumpliendo una excelente campaña, ni siquiera ha perdido un solo partido, pero su invicto es también un arma de doble filo, un peso difícil de soportar. El equipo de Nueva Inglaterra no jugó bien en su última presentación, pero consiguió su objetivo, una victoria por la mínima diferencia que lo mantiene como único puntero y con una diferencia que entusiasma al menos optimista de sus parciales.

El del sábado en el estadio de los Gigantes será un gran partido. Tiene un favorito por lo que venimos diciendo, pero con un MetroStars entonado y con argumentos como para comprometer seriamente su triunfo y aspirar a seguir creciendo en la conferencia del este y sobre todo, en sus aspiraciones de realizar una buena temporada.

Ambos rivales tienen virtudes y defectos. Quizás sea más fácil encontrar la debilidad del equipo local, pero es un conjunto joven, con el que jamás se puede asegurar que jugará bien, pero que de estar en una buena tarde, es capaz de ganarle a cualquier rival, sin importarle ni sus figuras ni su ubicación en la tabla de posiciones.

MetroStars es aún un equipo en formación, pero crece día a día en su propuesta y su funcionamiento colectivo, amparado en un par de grandes estrellas que están dispuestas a continuar brillando partido a partido.

El técnico Bob Bradley parece ir encontrando poco a poco la formación ideal. Las dudas de la defensa han dado paso a una fuerte línea final, con cuatro hombres decididos a poner todo de sí en cada pelota dividida. La experiencia de Jeff Agoos vuelve a ser un aporte invalorable, la potencia de Tim Regan no puede discutirse como tampoco el aporte de Chris Leitch y de Tim Ward, otro joven con grandes condiciones que semana a semana va confirmando lo acertado de la elección para marcar el sector izquierdo y convertirse en una interesante salida.

El mediocampo, aún sin llegar al mejor rendimiento, tiene en Bradley y Lisi dos buenos recuperadores, y en Guevara y Gaben, dos talentos como para no despreciar. Arriba son varias las opciones, con Djorkaeff y Magee, con Galván o Wolyniec, todos están a la orden y eso es lo bueno, las variantes que el entrenador puede tener en la manga, en función de cómo se dé el trámite del encuentro.

MetroStars no ha ganado como local en el 2005 y ésta, será una gran oportunidad para confirmar que las victorias en Colorado y Chicago no han sido producto de la casualidad, sino de un fútbol que comienza a ser una auténtica realidad.

Desde luego que New England está también seguro de lo suyo. Ha logrado un rendimiento parejo en todas sus líneas, con hombres de experiencia y sobre todo un funcionamiento colectivo que impresionó de entrada y sacó una ventaja considerable sobre el resto. Quizás lo más importante pase por las condiciones de un goleador de raza como Pat Noonan o por el talento de Taylor Twelman, sin olvidarnos que son casi 400 los minutos que la valla de Matt Reis no conoce un gol en su portería.

Todos son argumentos como para pensar en un gran partido, que es seguro tendrá el marco apropiado. Nadie querrá perderse la oportunidad de ver una nueva victoria de MetroStars, que necesita en su casa desde todo punto de vista y está en condiciones de lograr, sin duda alguna. Pero New England tampoco está dispuesto a hipotecar la tranquilidad de seguir acumulando puntos que desde ya le aseguren un lugar en la definición del campeonato.

Robert Sierra, comparte la conducción del programa "Sólo Fútbol" y en las transmisiones radiales del MetroStars por Radio WADO en Nueva York, es un periodista con años de experiencia en Uruguay y en los Estados Unidos. Si quiere hacerle algún comentario, escríbale a Sierramls@yahoo.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.