Eddie Pope y MetroStars lograron un empate en Chicago.
Allen Kee/MLS/WireImage.com

Un buen momento

MetroStars viaja a Chicago este fin de semana en busca de tres puntos que le permitan asegurar el primer lugar de la Conferencia del Este, en espera de los encuentros pendientes que deberá disputar el Columbus Crew y que pueden cambiar la historia. Lo importante para el conjunto de Bob Bradley es confirmar la recuperación que se insinuara el pasado sábado, cuando se logró una merecida victoria sobre San Jose.

El equipo gótico consiguió volver, por momentos, al fútbol ordenado del comienzo de temporada, con pelota a ras del piso, sin olvidar el pelotazo sorprendente para los delanteros de punta, jugando rápido pero no apurado que es totalmente distinto. Si en Chicago se logra un buen rendimiento en el sector medio, donde volverá Eddie Gaven, junto con Amado Guevara, Ricardo Clark y Joselito Vaca, allí puede muy bien estar la clave del encuentro.

De todos modos no hay que descuidar los laterales, donde el rival trabaja muy bien y las vacilaciones a la espalda de nuestros defensores, tanto por derecha como por izquierda, han dejado muchas dudas, obligando a un permanente cierre de los centrales, con los consiguientes riesgos que eso acarrea. Y volverá a ser muy importante, que los marcadores laterales, acompañen a los volantes, o sea, que traten de llevar la última línea a la mitad de la cancha, para forzar el fuera de juego, que se torna decisivo, con hombres de la velocidad por ejemplo de DaMarcus Beasley, que arrancando desde su propio terreno, es realmente peligroso.

En la defensa volverá a ser titular su capitán Eddie Pope, lo que da tranquilidad y sobre todo experiencia, aunque debemos destacar que Kenny Arena jugó un buen partido en la última presentación.

Arriba hay varias incógnitas, incluso algunas ante las lesiones que experimentan algunos jugadores del equipo de Bradley. De estar en condiciones, es seguro que vuelva a ser titular Sergio Galván, quedando a criterio del entrenador si Wolyniec o Magee lo acompañarán en el arranque del compromiso. El primero no jugó bien, pero convirtió un golazo y está pidiendo un lugar, mientras que el segundo, es, sin lugar a dudas, uno de los jugadores de rendimiento más regular, que incluso tuvo que dar una mano en el sector medio, ante la ausencia de Gaven y no decepcionó, con fuerza además para fabricarse alguna chance de gol y forzar a que le cometieran un penal, que Guevara transformó en una segura victoria. Queda en el banco Cornell Glen como alternativa a utilizar en el transcurso del encuentro. Si al buen fútbol que insinuó el pasado fin de semana, se le agrega un mejor aprovechamiento de los espacios, agrandando el terreno por los laterales, es seguro que los hombres de punta, tengan mejores oportunidades para convertir, sin la obligación de recibir siempre de espaldas centros en diagonal.

El panorama de MetroStars aparece con superiores posibilidades, fundamentalmente pensando que Chicago no pudo salir tampoco el pasado miércoles ante New England Revolution, de la racha de seis partidos sin ganar. El técnico Sarachan no encuentra la formación ideal, recurriendo a demasiadas variantes, lo que lejos de fortalecer el funcionamiento colectivo, lo ha debilitado. A su favor, que en el Soldier Field, rara vez le va bien a los góticos, aunque la desesperación del local, debe ser un arma a utilizar por el técnico del visitante. Un par de nombres a no descuidar. Bradley tiene buena memoria y es seguro que no vuelva a dejar suelto a Andy Williams, que de estar inspirado, es capaz de desequilibrar. Junto a él la velocidad de Beasley y la rotación y oportunismo de Damani Ralph, que más de una vez le han amargado la fiesta a MetroStars.

Pero coincidamos que es una magnífica oportunidad para aprovechar el bajo rendimiento del representante de la Ciudad de los Vientos y volver con tres puntos de oro, pensando en la tabla de posiciones y en la revancha frente a este mismo rival en el Estadio de Los Gigantes. El refrán es claro, el que pega primero, lo hace dos veces, y esta no parece ser la excepción.