Torneos de invierno, ¿Por qué no?

La temporada 2005 está a la vuelta de la esquina. El décimo año de la Liga es una gratísima realidad y con él la presencia de dos nuevos equipos, lo que constituye, sin duda un gran acontecimiento. De la eliminación de dos franquicias, Miami y Tampa, y el escepticismo de muchos con relación al futuro hace muy poco tiempo, nos encontramos hoy con una MLS renovada, con la presencia de las Chivas USA y el Real Salt Lake, que habrán de ser grandes animadores del año que se inicia.

Las perspectivas no pueden ser mejores, la aparición del club de ascendencia mexicana, creará en la zona una auténtico clásico con el Galaxy, y es seguro, que ningún aficionado de la zona se querrá perder esos duros enfrentamientos. El calor y colorido en las tribunas es seguro y las contrataciones de los comandados por Don Jorge Vergara, generan un optimismo muy grande con relación a lo que puede ser su debut para pelear el campeonato. Para nadie es novedad el carácter ganador del propietario del equipo, una auténtica motivación para que otros compatriotas suyos, se lancen a la aventura de incursionar con buenas inversiones en el atractivo mercado norteamericano.

El buen futuro de la zona Oeste no está en duda, más allá de la obtención o no de campeonatos por sus representantes y algunos altibajos en los conjuntos que han sido tradicionales hasta este momento. Incluso la visión de la Liga, trabajando en conjunto con los dirigentes locales, lleva a que permanentemente el aficionado disponga de espectáculos futbolísticos de categoría como InterLiga, Prelibertadores, Copa de Campeones de CONCACAF, etc. Un panorama diferente al del resto del país, en donde la excusa del clima, parece ser el arma fundamental para no insistir en que el fútbol es un deporte de todo el año, y no de seis o siete meses. Desde luego que nadie pretende que se juegue el medio de la nieve y temperaturas congelantes, pero esas condiciones se han dado en contadas ocasiones. También en Europa hay frío y nieve y a nadie se le ocurre que por esa razón deban suspenderse todos los torneos, que a esta altura, están en plena competencia.

La idea es buscar adaptar el fútbol al clima, a los escenarios, a las ciudades y a todo lo que haga falta para alcanzar una continuidad que a esta altura, se me ocurre imprescindible, como paso fundamental para seguir con un crecimiento que no se detiene. De la misma forma que se trabaja para instaurar nuevas divisiones, llegará el día en que tengamos también ascensos y descensos y clubes que puedan tener mayor autonomía, desde luego con la supervisión de la Liga, debemos ajustar algunos detalles para que el desarrollo sea completo.

Por ejemplo, con todo el valor y el respeto por los entrenadores que buscan siempre los lugares ideales para procurar implantar un sistema de juego y trasmitírselo a sus jugadores, las pretemporadas en el exterior, se parecen más a un premio para estudiantes que algo realmente positivo. En la mayoría de los casos, los equipos no cuentan con la totalidad del plantel, ni con los jugadores bases, algunos por no haber regresado de sus países de origen o por tener compromisos con sus selecciones nacionales y otros porque ni siquiera se les ha contratado todavía, lo que lleva, a que en realidad sean poco atractivo y terminen solamente practicando en los lugares que visitan.

Si a la pretemporada que se realiza en forma conjunta generalmente en la Florida, se le suman encuentros internacionales de jerarquía, es seguro que además del rendimiento deportivo, se le pueden sacar excelentes dividendos. Y no estoy hablando de jugar exclusivamente en ese estado, sino en todos los escenarios disponibles a lo largo del país que estarían deseosos de observar equipos sudamericanos o europeos, jugando contra los nuestros, en torneos de invierno que serían de gran atracción.

No es un problema de inversión, que estoy seguro es mínima para que nuestros equipos viajen a Sur o Centroamérica, Europa, Asia o África en los meses previos a la apertura de la temporada, la idea es darle espectáculos a nuestros aficionados de todo el país para que no pierdan la costumbre de ir al fútbol y terminen pegados al televisor, buscando afanosamente en que canal pueden ver los equipos de sus respectivos países de origen. Y además generar divisas que muy bien le vendrán, tanto a los clubes como a la Liga.

Y les recuerdo, si bien en el Oeste la situación es mucho más alentadora, en el Centro y el Este, cada año debemos hacer enormes esfuerzo para que los fanáticos vuelvan a los estadios, lo que en general sucede, cuando la temporada lleva ya un número importante de encuentros disputados.

Se me ocurre que es un tema importante y a tener en cuenta. Estoy seguro que no soy el inventor de la pólvora y que ya se debe estar trabajando sobre ello, pero en momento en que algunos de nuestros equipos comienzan a ir y venir sin demasiados argumentos que lo justifiquen, es importante volver sobre el tema.

Robert Sierra, compartiendo la conducción del programa "Sólo Fútbol" y en las transmisiones radiales del MetroStars por Radio WADO en Nueva York, es un periodista con años de experiencia en Uruguay y en los Estados Unidos. Si quiere hacerle algún comentario, escríbale a Sierramls@yahoo.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.