Todavía se puede ganar en D.C.

Nada es imposible y mucho menos en fútbol, aunque convengamos que no será fácil para MetroStars, alcanzar un resultado cómodo, con una diferencia de tres goles, que le permita seguir en carrera rumbo a la final de la temporada 2004 de la MLS.

D.C. United estableció en los dos últimos partidos, una superioridad futbolística que no se esperaba, de acuerdo a la campaña realizada por uno y otro equipo a lo largo del año. El equipo de Peter Nowak ha ido en ascenso y al funcionamiento colectivo más que aceptable que mostrara, se le sumaron algunas actuaciones individuales de mucho mérito.

Los dirigidos por Bob Bradley no han perdido la confianza y saltarán al estadio Robert Kennedy de la Capital, con la ilusión de dar vuelta a la situación, pero tendrán que respaldar esa actitud con un fútbol más eficaz que el mostrado en los dos encuentros últimos, frente a este mismo rival.

En ese aspecto las variantes técnicas que se trataron de aplicar no dieron los resultados esperados. El sábado no se permiten distracciones en ninguna línea y para ganar, el equipo debe tener una gran concentración y entrega en lo colectivo, más allá de admitir que también resulta imperioso, que aparezcan los grandes protagonistas, que puedan ser capaces, con su sola presencia de ponerse el equipo al hombro.

MetroStars debe sorprender al D.C. United. De nada sirve sacar un resultado decoroso, que de todas maneras signifique la eliminación. La consigna debe ser una sola, atacar permanentemente, establecer un padrón de juego, con la absoluta convicción de que sea el mejor y jugarse la vida, a lo largo de los noventa minutos, en cada pelota dividida.

Seguimos pensando que hay buen material. Que en la temporada que finaliza, se contó con uno de los mejores planteles en la historia de MetroStars y tampoco sería una gran novedad, que la opaca gestión de la última presentación, se transformara en una superioridad que debe aparecer para aspirar a continuar con vida.

Pero desde luego que hablando no se arregla nada y es con hechos que los jugadores deben demostrar que son capaces de volver a aquellas actuaciones de alto mérito, como la victoria en California por goleada, ante el Galaxy, que marcó el mejor momento de los dirigidos por Bradley en esta temporada.

Quizás la vuelta de Ziadie le permita al entrenador fortalecer la última línea y tener con los marcadores laterales, dos hombres que además de cumplir su función defensiva, se proyecten permanentemente al ataque, impidiendo de esa manera que D.C. United empuje a los visitantes contra su propio terreno. Esa muy bien puede ser la clave, habrá que tener la pelota y saber que hacer con ella, proponer el partido y no esperar y contragolpear, estilo que le ha sido más propicio y que en esta oportunidad es seguro que no puede funcionar. Si se consigue por lo menos un gol en los primeros cuarenta y cinco minutos, es posible que también los nervios comiencen a jugarle en contra al dueño de casa y no todo estaría perdido para el equipo gótico, que con dos, llevaría la serie a un alargue, con la ventaja física de tener jugadores más jóvenes, que pueden perfectamente jugar los ciento veinte minutos sin inconvenientes.

No será fácil, pero tampoco es imposible y tanto Bradley como los jugadores conocen la situación y estamos seguros, pondrán el mayor esfuerzo físico, pero también toda su inteligencia para contrarrestar a Washington.

D.C. marca siempre con tres hombres en el fondo, es imprescindible agrandarle el terreno, hacerlos correr, sacar del medio a los centrales e intentar que los dos volantes por afuera, Stewart y Kovalenko, que ya sienten el peso de los años, deban realizar un doble esfuerzo, de creación y de contención. Y desde luego que hay jugadores a los que no se les puede dar espacios, que les molesta una marca pegajosa, que los obliga a un esfuerzo extra, caso Jaime Moreno y el propio Christian Gómez. Y así podríamos seguir con detalles que es seguro el técnico de MetroStars ya ha analizado a fondo con sus dirigidos. Lo concreto es que quienes mejor juegan al fútbol deben estar en el campo de juego.

Será un partido excepcional, con un trámite intenso y con la posibilidad, por lo menos en lo previo, de demostrar que lo bueno de MetroStars no fue un sueño, que son capaces de dar una gran batalla final, mucho más allá del resultado del encuentro.

Robert Sierra, compartiendo la conducción del programa "Sólo Fútbol" y en las transmisiones radiales del MetroStars por Radio WADO en Nueva York, es un periodista con años de experiencia en Uruguay y en los Estados Unidos. Si quiere hacerle algún comentario, escríbale a Sierramls@yahoo.com.
Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.