Para MetroStars más que un debut

No será un debut fácil para MetroStars. Hace dos años atrás, con la llegada de Bob Bradley comenzaba un proceso que se esperaba culminara, por lo menos, con la posibilidad de estar en la definición de la pasada temporada. Por diferentes circunstancias no pudo ser y si bien, la continuidad del Cuerpo Técnico tiene una particular importancia, no es menos cierto, que el ideal hubiera sido poder mantener el mismo grupo.

El 2005 se comienza prácticamente de cero, con el agravante de ausencias que disminuirán en gran porcentaje, el potencial del equipo en su primera presentación, a lo que se suma, la presencia de varios es jugadores góticos, lo que genera una rivalidad muy especial, que quedará de manifiesto cuando comience a rodar el balón el sábado por la noche.

El representante de la Capital del Mundo ha prescindido de los servicios de un gran número de jugadores, algunos de los cuales, fueron figuras indiscutidas durante la campaña 2004. El capitán Eddie Poppe, quien no pudiera repetir en MetroStars todo lo bueno que se le conoce por su anterior gestión en DC United y en la selección norteamericana, parecería ser la ausencia menos añorada, pero junto a él, salieron del equipo el lateral Craig Ziadie, titular indiscutido, el defensa Tenywa Bonseu, quien jugara un buen número de encuentros en diferentes posiciones defensivas, el juvenil Ricardo Clark, un muchacho de estupendas condiciones que no se adaptara al libreto propuesto por Bradley, el mediocampista Joselito Vaca, para mi gusto, uno de los mejores jugadores que tuvo el equipo y los delanteros Corneil Glen y Fabián Taylor.

Por más que cada uno sea una historia diferente, se pueden analizar en forma individual los motivos de las transferencias, lo concreto es que son demasiados cambios y sea quien sea que llegue, tendrá que tener su tiempo de adaptación, tanto al medio, como al planteamiento táctico de Bob Bradley.

El problema será entonces exclusivamente para el entrenador, a quien se le van agotando los plazos para imponer lo suyo. Si no le conformó el plantel, ni en el 2003 ni en el 2004, será su exclusiva responsabilidad poder formar en poco tiempo, un nuevo MetroStars, que llegue con posibilidades de ingresar, por primera vez en la historia, a una final de Liga. La historia, por supuesto, no tiene porque cargarla sobre su espalda el técnico, pero tres años son suficiente plazo para armar, por lo menos, un equipo que conforme.

Lo concreto, de acuerdo lo visto hasta ahora, es que se vuelve al sistema táctico del comienzo de la temporada pasada. Cuatro hombres en el fondo, marcando en zona, un volante central, delante de la última línea y tres de armado casi en línea, aunque quien juega por izquierda, generalmente lo hace algo más adelantado. Es seguro que Zach Wells tendrá la oportunidad de ser nuevamente el portero. En su debut, el pasado año, tuvo de las buenas y otras no tanto, demostrando excelentes condiciones, pero que aún no estaba pronto para un puesto de tanta responsabilidad. Quizás los partidos, sobre todo los internacionales, le han dado un fogueo diferente, aunque sigue estando muy lejos del titular, que por bien de los góticos, debe seguir siendo Jonny Walker. La experiencia de Jeff Agoos será de tremenda importancia para esa línea final, ya que por derecha, Carlos Mendes es debutante absoluto en la Liga, como compañero de zaga lo hará el juvenil Jeff Parke, por más que resultara figura en la mayoría de los partidos que actuara la pasada temporada y por izquierda, Chris Leitch, un luchador incansable, aunque a la hora de la técnica, su puntaje rara vez supera los siete puntos.

Todo vuelve a depender, por lo menos en el comienzo del talento de Amado Guevara. Y habrá que ver si el técnico se decide a soltar al hondureño, o éste deberá ir nuevamente al sacrificio, jugando como volante de contención, para ser una salida egoísta con el espectáculo. Guevara en función exclusiva de ataque, significa mucho más para el equipo y para el fútbol, aunque siempre está dispuesto a dar una mano, donde el entrenador lo necesite. Tanto Mark Lisi, como el brasileño Gilberto están magníficamente dotados, pero el primero viene de una lesión y el segundo, con demasiados altibajos, nunca pudo alcanzar regularidad en sus actuaciones. Junto a ellos en mitad de terreno, otro problema, Eddie Gaben, quizás pronto para Real Salt Lake, pero desgastado físicamente con su actuación en la sub 20 Nacional, lo que lo obligará a parar por unos días, luego del primer compromiso.

Y de arranque, las mismas dudas del 2004. Será Wolyniec y Magee, será Wolyniec y Galván, o Galván y Magee. Para ser honestos, depende exclusivamente de tipo de fútbol que se intente practicar. Si se insiste en pelotas por aire, jugadas al vacío, es seguro que Wolyniec será inamovible, sobre todo, después de la salida de Glen y Taylor, los dos jugadores que mejor se adaptaban a la filosofía del entrenador. Pero el argentino colombiano ha realizado un gran trabajo de pretemporada y Magee, viene también de una lesión y no está para los noventa.

Para ponerle un condimento muy especial al encuentro, el Real Salt Lake llega con Pope, Mathis, Nelson Akwari y Brian Kamler, todos jugadores que pasaron por las filas del rival e intentarán mostrar su valía. Sumado a ella, el equipo debutante en la Liga, cuenta con elementos muy valiosos, como Andy Williams, que inspirado, puede ser desequilibrante en el armado, un muy buen arquero en D.J. Countess y fuertes defensas en Chris Brown, Rusty Pierce o Evan Whitfield.

Para MetroStars, el compromiso de comenzar a mostrar que puede ser un buen animador, pese a estar lejos del mejor potencial y para Real Salt Lake, arrancar ganando como visitante, sería una gran tranquilidad para encarar el futuro.

Robert Sierra, comparte la conducción del programa "Sólo Fútbol" y en las transmisiones radiales del MetroStars por Radio WADO en Nueva York, es un periodista con años de experiencia en Uruguay y en los Estados Unidos. Si quiere hacerle algún comentario, escríbale a Sierramls@yahoo.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.