Llega Youri... viva Youri

La llegada a los Estados Unidos del astro francés Youri Djorkaeff, abre una nueva esperanza en el equipo que lo ha contratado y sus fanáticos, pero sobre todo, le dará un nuevo impulso a una zona que mucho lo necesita. El internacional de larga trayectoria y tantos logros en su carrera, parece estar dispuesto a culminar su brillante actuación como futbolista, con un par de temporadas en Nueva York, demostrando que su fútbol está aún en plena vigencia.

Djorkaeff aceptó incorporarse a la MLS sin presión y con muchas ganas, sin la necesidad de un dinero que ha sido atracción para muchos anteriormente y que no ha traído buenos resultados, aunque de ganar el campeonato, obtendrá por supuesto una suma nada despreciable. Pero su estabilidad económica no depende de su presencia en el equipo. El desafío para Youri es mostrarle a los norteamericanos que aún puede, y de ser así, el fútbol de la Liga, habrá conseguido quizás, a uno de sus jugadores más importantes en su historia.

Con la presencia del francés está en juego una de las grandes oportunidades de demostrar que vale la pena su contratación y que con ella se puede, no solamente ganar un torneo, sino brindarle a los aficionados el fútbol que están esperando desde hace mucho tiempo. Su aporte será fundamental, pero desde luego, por mejor que Djorkaeff pueda desempeñarse, los logros no van a depender exclusivamente de su actuación, sino de un grupo que definitivamente deberá tomar el rumbo.

No puede discutirse que las grandes figuras son un imán para los parciales no solo de su equipo sino del fútbol en general y que su presencia, será un motivo fundamental para estar presentes en el Giants Stadium a partir del sábado 2 de abril, oportunidad en que seguramente se producirá su debut oficial con la casaca del conjunto gótico, enfrentando en esa oportunidad nada menos que al Real Salt Lake, que en su primera incursión en la Liga, venderá también muy cara su derrota.

Convengamos que la misión de Youri no será nada fácil, por más que haya transitado por países muy ricos futbolísticamente hablando, Francia, Alemania, Inglaterra, Italia, han sabido de su gran talento y de su coronación como Campeón del Mundo, Copa de Naciones, e innumerables torneos locales e internacionales. Pero la MLS es otra historia y es de esperar que el desafío llegue, en un momento en que todavía le quedan fuerzas para enfrentar un sistema táctico muy distante del que está acostumbrado, un esfuerzo múltiple como el que deberá realizar y un físico capaz de soportar el rigor de jugadores que no serán demasiado habilidosos, pero que juegan rápido y fuerte, aunque sin mala intención.

Youri ha manifestado haber conversado largamente con el entrenador Bob Bradley en la visita que éste realizara a Inglaterra meses atrás, pero no es fácil entender la filosofía del técnico, lo que dependerá en gran medida de la humildad con que el francés llegue dispuesto a poner en práctica, para salir adelante y del estado físico que mantenga, a pesar de no haber tenido una actividad continua en los últimos meses.

Por ahora, la presencia es muy positiva, su imagen infunde respecto y apoyo y creará una expectativa muy particular. Hay que explicarle todavía que el fútbol está algo lejos aún de la Capital del Mundo, que el mundo de su equipo se desarrolla generalmente fuera de la ciudad y que por más que las luces de la Gran Manzana lo deslumbren, es mejor mantenerse alejado de todo el ruido que significan sus grandes atracciones. Me hubiera gustado escuchar que el gran sueño era terminar su carrera en un club de la MLS y no que Nueva York era un sueño largamente acariciado por la familia Djorkaeff, pero tampoco podemos seguir siendo injustos, basándonos en experiencias anteriores que no fueron las mejores.

Hoy por hoy, Youri tiene su carta de crédito intacta y con un buen saldo a su favor. Esperamos la gran oportunidad de seguir pensando que vale la pena contratar grandes estrellas, por más que estén muy cerca del final de su carrera. Su solo nombre atraerá un gran número de espectadores, que llegarán para verlo jugar y es posible que se transformen en fanáticos de su equipo. Es un momento muy particular, la Liga crece aún con dificultades día a día, le pese a quien le pese. En el Este la competencia de otros deportes y de otros intereses económicos que lo ven como un rival con gran potencia, capaz de comprometer los enormes beneficios de grandes corporaciones, está aún en plena vigencia, y necesitamos muchas grandes estrellas para poder dejarlos por el camino.

La imagen de Youri será nuevamente importante para los jóvenes, los que arrancan su actividad que lo verán como un ejemplo, ojalá el mejor y los pequeños, que empezarán a ver su camisa como un sueño que acariciarán por años, esperando llegar a poder vestirla alguna vez. Su habilidad con el balón, su gran panorama de cancha, su fuerza anímica, su espíritu de sacrificio, su entrega y su carisma volverán a ser decisivos para continuar adelante.

Se abre una nueva esperanza, como antes con Guevara, Walker y todos aquellos que han llegado a aportar en los últimos tiempos. Los dirigentes del equipo vuelven a realizar un gran esfuerzo, lo que siga en adelante no es su responsabilidad, dependerá exclusivamente del futbolista, su técnico y sus compañeros.

Llega Youri, hoy estamos todos contentos y brindamos por él y por su fútbol. Que así sea.

Robert Sierra, compartiendo la conducción del programa "Sólo Fútbol" y en las transmisiones radiales del MetroStars por Radio WADO en Nueva York, es un periodista con años de experiencia en Uruguay y en los Estados Unidos. Si quiere hacerle algún comentario, escríbale a Sierramls@yahoo.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.