Kansas derrota a los galácticos 2-0

Dos goles de Davy Arnaud, bastaron para sellar el segundo pase a una final emelesera, para los Kansas City Wizards, quienes ante su afición, derrotaron al Galaxy de Los Ángeles por marcador de 2-0, ante más de 11 aficionados, que asistieron al Arrowhead Stadium la noche del Viernes.

Tras el triunfo y la celebración de su segundo titulo de la conferencia del oeste, Kansas ahora debe esperar al ganador de la serie que disputaran hoy, el D.C. United y el New England Revolution, para conocer quien será su rival en la novena final de la MLS, que se llevará a cabo el próximo domingo, en Carson, California.

Inicio Enredado

Después de un inicio enredado - lleno de pases erróneos y mucho roce - donde ambos elencos se dedicaron al estudiar el uno al otro, fue Josh Wolff al minuto 19 de juego, quien se animó y probó desde los linderos del área, sin embargo el disparo, a pesar de llevar mucha potencia, salió desviado a los graderíos del Arrowhead Stadium.

Tras el primer aviso de los locales, el Galaxy inició a tomar las riendas del juego, y se dedicó a transitar el esférico mediante los botines de Cobi Jones, sin embargo un parpadeo, al minuto 24 de juego, le costó a los galácticos el primer gol en contra.

La anotación de los hechiceros fue obra de Davy Arnaud, quien venció con un caño a Kevin Hartman, tras una gran habilitación de Josh Wolff, ante una desatención de Tyrone Marshall.

Después del gol, los ánimos se caldearon tras un desafortunado choque entre Peter Vagenas y Kerry Zavagnin. Ante la falta, la mayoría de los presentes en el terreno de juego, se hicieron participes de un intercambio de empujones y patadas, que el central jamás controló. Tras la trifulca, el colegiado sancionó a Vagenas con la primer tarjeta amarilla de la noche.

Al filo de la mediahora Kirovski enviaría un disparo tibio a las manos de Oshoyini, echando a perder un contragolpe que involucró a tres atacantes antes dos defensores de Kansas City.

Con el correr del tiempo, el Galaxy mostró más confusión y una pobre habilidad de reacción, teniendo como saldo una serie de errores a la hora de entrega, e indecisión a la hora del volcarse al ataque.

Lo más rescatable en el primer tiempo, fue la única jugada franca de gol, por ambos equipos, que aprovechó Arnaud, para poner en ventaja a su equipo en el marcador.

Tras el reinicio, Hartman evitó el descalabro, al tapar medio gol, tras un disparo de Diego Gutiérrez, quien ingresó al área galáctica ante un parpadeo de ambos centrales, quienes lo dejaron en franca posición de gol.

Con el transcurso del tiempo, el partido se tornó aun más aburrido, y para darle una nueva faceta, Steve Samspon hizo ingresar a Andreas Herzog y Arturo Torres por Cobi Jones y Marcelo Saragosa a los 59 y 62 minutos respectivamente.

Davy Arnaud puso a sonar a todo Kansas City, tras una gran desconcentración de la defensa Angelina y una pésima salida de Hartman, quien permitió al numero 22, patear el esférico hacia el arco verde amarillo, al minuto 68 de juego.

En la jugada Arnaud dispara hacia el arco, sin embargo no es él quien incrusta el esférico en el arco, sino Danny Califf, quien en su afán de despejar, anotó en su propia red, marcando así el 2-0, casi lapidario para los de Sampson.

Tras el Segundo gol, el Galaxy - de escasas ideas - caducó por completo y jamás resucitó de su amnesia futbolística, quedando por Segunda temporada consecutiva, a las puertas de su Quinta final.

Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.