Jonny Walker couldn't keep D.C. off the score sheet.
R. Schultz/MLS/WireImage.com

Kansas City ganó bien

MetroStars no pudo volver a la senda de la victoria, cayendo en Kansas City frente al equipo local por la mínima diferencia. El gol de Wolff en el minuto 42 de la primera parte, fue suficiente para permitirle al equipo dirigido por Bob Gansler, alcanzar la cima del torneo.

De principio a fin hubo un mejor manejo del balón por parte del local, con una firme defensa fundamentalmente en el trabajo de los dos marcadores centrales, Thomas y Conrad y facilitada por la reiterada centralización del fútbol de ataque de MetroStars, permitiendo que los laterales, tanto García por derecha como Burciaga por el sector izquierdo, no solo controlaran su sector, sino que se proyectaran en forma peligrosa sobre campo rival.

No pudo conseguir un buen rendimiento Bradley con la presencia de Clark y Regan, los recuperadores que seguramente estaba buscando y las ausencias de Amado Guevara y Mike Magee fueron demasiado importantes. El visitante perdió el balón en gran parte del encuentro, le costó muchísimo armarse y de esa manera, los dos atacantes de punta no encontraron el apoyo imprescindible para poder concretar sobre el arco custodiado en forma correcta por el portero Oshoniyi. Y como MetroStars no tenía la pelota, tampoco podía general el fútbol que se necesita para llegar con buenas posibilidades a campo rival. De esa forma, se perdió en medio de los muchos hombres que en ese sector colocaba el local Gaven y solo en forma muy esporádica apareció Pablo Brenes, un jugador de grandes condiciones, que siempre juega bien el balón, pero que permanece muchos minutos sin intervenir en el trámite del encuentro, un lujo demasiado grande que no puede permitirse el equipo dirigido por Bradley.

De esa forma Kansas utilizó mejor los espacios y transitó con demasiada comodidad en el medio juego donde Gutiérrez y Gómez en los primeros cuarenta y cinco fueron los que tuvieron la pelota y marcaron el ritmo del encuentro. Por fortuna la labor de Arena y Parke resultó muy efectiva y ambos se las ingeniaron, junto a Walker, sobre todo en la segunda mitad para convertirse en pilares e impedir que la diferencia en el marcador fuera más amplia. Pero otra vez existieron graves fallas defensivas en los laterales, sobre todo por el sector derecho, donde Bonseu no siente esa función e incluso cuando va arriba, no se le cubre adecuadamente la espalda y por allí se generó la jugada que en definitiva le dio la victoria al dueño de casa.

En el segundo tiempo con el ingreso de Taylor, MetroStars tuvo un par de jugadas que pudieron emparejar las cifras, pero fue más producto del esfuerzo personal, que del fútbol asociado que no apareció a lo largo de los noventa minutos y también vía contragolpe Kansas pudo, en más de una ocasión aumentar las cifras.

Contra Kansas se perdieron solo tres puntos y aún resta mucho camino por recorrer, aunque habrá que sacar las conclusiones del bajón del equipo en los últimos encuentros, más allá de las importantes ausencias que debió soportar una vez más. Cuesta creer que el fútbol ordenado en todas sus líneas que el entrenador había implantado, sea solo un recuerdo y seguramente se trabajará para obtener el mismo rendimiento de las primeras jornadas del torneo. La victoria del local no puede tener objeciones, sin perjuicio de establecer que MetroStars es bastante más en todos los aspectos que el equipo que perdió hoy frente al líder absoluto del torneo.