Jonny Walker espera por el futuro

Nadie duda que Jonny Walker es un portero de jerarquía internacional y mucho menos aún, que cualquier equipo, con mucho más razón en este medio, se sentiría muy cómodo con su presencia bajo los tres caños.

Cuando Walker apareció como candidato para ocupar el arco de MetroStars, la elección pareció perfecta. Poseedor de un excelente récord, capaz de realizar tapadas espectaculares, era capaz de transformar lo difícil en algo sencillo, con un temperamento que le permitió ganarse rápidamente a la tribuna.

Un portero completo, que sumaba a sus grandes condiciones técnicas, la experiencia de varios años en el complicado fútbol sudamericano donde los resultados, generalmente son los que mandan. Walker fue figura fundamental en un club con tanto prestigio como Colo Colo de Chile y eso no es casualidad.

Jonny cosechó siempre elogios, de la mano de sus grandes reflejos debajo del arco, aunque en lo personal, no se define como un arquero que le gusta quedarse debajo del marco sino todo lo contrario. Le gusta ser dueño del área, salir cuando se hace necesario y ser capaz de achicar el terreno, transformándose en el último hombre de su equipo, cuando las circunstancias lo requieren.

Para aumentar los argumentos a su favor, Jonny, pese a haber nacido en los Estados Unidos, habla perfectamente el español, lo que le permite una comunicación mucho más directa con todos sus compañeros, especialmente en una zona de tanta responsabilidad como la defensa. Si a eso le agregamos su don de mando, su espíritu ganador, su liderazgo y su facilidad para relacionarse, tenemos que coincidir que la elección era perfecta y que su proyección indicaba estar en presencia, de uno de los jugadores más importantes, que incluso podría ser el capitán del equipo.

Su carácter jovial lo lleva siempre a tener palabras muy positivas, "lo importante es que el equipo gane, cada triunfo nos permite seguir soñando con ganar un campeonato, que es siempre la meta de todos, solo soy una pieza más y si mi actuación ayuda, mejor aún", fueron palabras que generalmente salieron de sus labios.

Hoy Walker es mucho más cauteloso. Analizó los defectos que a su criterio tuvo su equipo en la temporada anterior y sacó sus conclusiones. Tras superar una rebelde lesión en su hombro derecho, trabaja con la responsabilidad de un profesional, pero ha perdido la alegría, esa confianza que lo hacía por méritos propios, sentirse pieza clave dentro del esquema de MetroStars. Por delante está un joven de gran futuro como Zach Wells, pero que hoy por hoy no podría comprometer su titularidad. Sin embargo, no está claro si volverá a ser el dueño de una posición en la cual sigue siendo necesario.

"Estaré pronto para el segundo partido de la temporada", dijo Jonny hace un par de semanas, pero no será de la partida tampoco en esa oportunidad. Walker sigue la recuperación, aunque sin decirlo, da la sensación de no estar en los planes de Bob Bradley para la presente temporada.

Jonny Walker es un portero de selección, seguramente los ofrecimientos abundan, aunque la pregunta es sencilla, por qué prescindir de una estrella internacional, apostando a la presencia de un chico que en el futuro puede ser el mejor, pero que necesita tiempo. Desde luego que la respuesta no está en quien escribe.

Robert Sierra, comparte la conducción del programa "Sólo Fútbol" y en las transmisiones radiales del MetroStars por Radio WADO en Nueva York, es un periodista con años de experiencia en Uruguay y en los Estados Unidos. Si quiere hacerle algún comentario, escríbale a Sierramls@yahoo.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.