El 'Lobo' (izq) anoto de penal para Metros en el 84.
J.G. Hoop/MLS/WireImage.com

Empate con sabor a victoria

MetroStars consiguió un punto de gran trascendencia en su visita al Soldier Field de la Ciudad de los Vientos, empatando en un tanto por bando un encuentro que se presentó realmente muy difícil en los primeros cuarenta y cinco minutos.

Por fortuna el técnico Bob Bradley le encontró la vuelta al partido, realizando un par de variantes que fueron decisivas para alcanzar la paridad e incluso, pelear el triunfo en los momentos finales del compromiso.

La primera etapa fue para Chicago, que manejó mejor los espacios, utilizó en forma adecuada la habilidad y velocidad de DaMarcus Beasley y de manera especial la movilidad de Damani Ralph, quien a pesar de no encontrar por momentos la compañía adecuada, fue quien le complicó durante todo el partido la noche al conjunto visitante.

No funcionó bien la defensa gótica, ante un rival que puso gente muy trabajadora en el sector central, con Chris Armas a la cabeza, bien secundado por Logan Pause y Justin Mapp y un Nate Jaqua que arrancando desde atrás era también importante. Pero convengamos que aún siendo mejor, no existía gran diferencia entre uno y otro conjunto, y que de no mediar un clarísimo error del capitán Pope, le hubiera sido muy difícil ponerse arriba en el marcador.

En definitiva Chicago logró su gol y usufructuó las fallas del rival en los primeros 60 minutos del compromiso, cuando saltaron al terreno de juego el boliviano Joselito Vaca y Mike Magee, quienes dieron vuelta por completo el trámite del encuentro. Vaca transitó con mucho criterio el sector central y con su presencia permitió que Ricardo Clark actuara con mucho mayor suceso que Kenny Arena como volante central, mientras que Magee fue salida por izquierda, puso habilidad y temperamento e incluso llegó en un par de ocasiones con posibilidades de convertir sobre el área rival.

A esa altura Chicago ya era otro equipo, se limitaba a aguantar y contragolpear cuando podía y pese a que el técnico Sarachan incluyó a Orlando Pérez para fortalecer el medio juego, no podía contener los ataques constantes del rival, que ya contaba con un Amado Guevara mucho más inspirado y sobre todo, mejor acompañado. Llegó la jugada del penal de Brown, bien sancionado por el árbitro y el catracho, con gran categoría lo transformó en el justo empate.

De allí en más los visitantes pudieron incluso ganar el juego, frente a la desesperación del dueño de casa, que una vez más veía como se le escapaba la victoria. Chicago no pudo romper la racha y ahora son siete los encuentros que lleva sin conocer el triunfo, mientras que la victoria número cien de Bob Bradley, deberá esperar hasta el próximo fin de semana. Una oportunidad magnífica para confirmar la primera ubicación en la Conferencia del Este y festejar ambos acontecimientos. En este momento, no caben dudas, MetroStars es bastante más que Chicago, sólo hay que sacar las conclusiones de este partido y es seguro que encontrará el camino de la victoria.