Ricardo Clark marco un golazo desde 30 metros.
Tony Quinn/MLS/WireImage.com

El United jugará con ventaja de local.

En el último partido de la temporada regular, ante un público entusiasta y optimista, DC United le quitó a MetroStars el segundo lugar de la Conferencia y jugará como visitante el primer encuentro de la ronda de playoffs, que arranca el próximo fin de semana.

El equipo de Peter Nowak se adjudicó la Copa Atlántica, un trofeo que le había incluso sido familiar anteriormente, pero que desde la temporada pasada, quedó en las vitrinas del equipo gótico.

Convengamos dos cosas, que considero fundamentales para definir el futuro en el actual torneo de la MLS. La primera, el representante de la Capital de la Nación, fue futbolísticamente bastante más que MetroStars en este partido. La segunda, los dirigidos por Bob Bradley jugaron con un equipo de alternativa, lo que indudablemente induce a pensar que para el primer encuentro de la ronda final, tendremos en el terreno de juego, un panorama totalmente diferente y entonces sí, las posibilidades de seguir avanzando serán mucho mayores de lo se vio en este encuentro, jugado en el estadio Robert Kennedy de Washington. Por otra parte, Nowak puso en la cancha su máximo potencial, incluso utilizó algunas variantes que también se pueden dar en el próximo partido y que pueden haber servido al entrenador gótico para sacar las conclusiones del caso, mientras que para el técnico del D.C. es una verdadera incógnita saber como habrá de plantear MetroStars el compromiso que se jugará en el estadio de Los Gigantes el próximo fin de semana.

Es de esperar una evolución favorable en las lesiones de Pope, lo que lo obligó a salir del campo de juego y de Amado Guevara, que solo jugó el segundo tiempo y Gilberto que estuvo en el banco de suplentes por precaución. Con ellos en la plenitud de sus condiciones e incluso con Fabián Taylor que tampoco fue de la partida en este encuentro, se puede presentar una fuerza capaz de detener a Washington, lo que no será fácil, en función de lo muy bueno mostrado en este partido.

Al panorama defensivo hay que agregarle la expulsión de Craig Ziadie, que obligará a Bob Bradley a realizar un cambio obligado. Quizás pueda ser la oportunidad nuevamente para Pablo Brenes, que a pesar de no ser la posición en la que más rinde, sea el más indicado para jugar por la banda izquierda, pasando Leitch a marcar la punta derecha de la defensa gótica.

En este compromiso previo, los locales mostraron un muy buen fútbol, con tres hombres muy rápidos en el fondo, tres volantes muy trabajadores y dos carrileros muy inteligentes, dejando dos hombres de punta, que siempre tuvieron a mal traer a la defensa visitante. Dentro de ese esquema el trabajo del argentino Gómez y del boliviano Jaime Moreno fueron realmente excelentes, mientras que, los primeros cuarenta y cinco minutos de Freddy Adu, tienen que haber dejado muy conformes a sus seguidores. Quizás las vacilaciones del arquero Rimando, sean un punto flojo, dentro de un equipo que funcionó por momentos realmente muy bien.

En MetroStars hay que destacar el esfuerzo de Wolyniec por pelear todos los balones y algún chispazo de Ricardo Clark con Magee, que hicieron por momentos pensar que se podía lograr un mejor resultado.

Lo dicho, el optimismo debe ser grande. Lo de este encuentro no cuenta. El próximo partido contra este mismo rival, debe ser una historia totalmente diferente.