K. Horner/MLS/WireImage.com

Echeverría: El amuleto Landon

La época de Sigi Schmid con el Galaxy de Los Ángeles se distinguía por un factor importante: no sabía ganar sin Carlos Ruiz.

Pero ya pasado el ciclo del ahora seleccionador Sub-20, los angelinos se han venido a estrellar con otro problema: bajo el esquema de Steve Sampson no pueden ganar cuando Landon Donovan se encuentra ausente y lo peor aún, no saben jugar.

Al menos, las dos comparecencias sin su goleador han dejado saldos negativos ante el mismo cuadro, Columbus, que los bautizó en el torneo con un 3-0 y luego les amargó la noche de visita sacándole un empate en casa, que le vedó la oportunidad de acortar distancias con el todavía líder, FC Dallas.

Y es que aunque el cuadro angelino sigue pegado en las posiciones de privilegio, esa inconsistencia es la que podría cobrarle factura al final de la temporada. Falta mucho tiempo para terminar la fase de clasificación, pero los males siguen siendo los mismos, se cae una estrella y la galaxia se derrumba.

Galaxy agrada, gana y resuelve cuando está en el Home Depot Center, pero con Donovan en la cancha. Sin Landon, el cuadro angelino es apático en ofensiva, torpe por momentos a la hora de definir, y por qué no decirlo con menos movilidad.

En los últimos tres años se le criticaba a Schmid por la falta de variantes, que imposibilitaban su regularidad. Pero ahora, con todo y que Sampson ha tenido carta abierta para conformar el equipo que ha deseado, el Galaxy sigue siendo Donovan y diez más. Quizá es un término muy rústico y rudimentario, pero de momento tiene validez por lo mostrado por los angelinos ante la ausencia de su principal refuerzo esta temporada.

Este fin de semana jugará de visita sin salir de casa en un devaluado "Clásico", ante unas Chivas que siguen sumidas en el sótano y que podrían indigestarle la noche por sus propias necesidades.

Quizá esta situación pasa por lo psicológico, ya que es muy inconcebible que un equipo que en distintas oportunidades ha demostrado que necesita de minutos para resolver juegos, luego parece que solamente está trotando en el terreno de juego.

Ningún jugador es indispensable, pero para el Galaxy sí se ha hecho muy necesario. La respuesta a este problema la tienen ellos en sus piernas, porque hace pensar que pasará en el mes de julio, cuando llegue la Copa Oro y en agosto cuando se reinicie la eliminatoria hexagonal de clasificación al Mundial.

El Galaxy debe aprender a vivir, jugar y ganar sin Landon. Lo malo es que los juegos se ganan con goles y si se encuentra ausente quien los hace, no tiene porqué llegar las victorias. Para sus rivales, la respuesta sería más sencilla: deben aprender a sacar provecho de estos males.

Cristian Echeverría es reportero del diario La Opinión de Los Ángeles. Desde 1994 es reportero de fútbol y ha trabajado para varios diarios en Guatemala y El Salvador, así como para la revista Don Balón en sus ediciones de España y México. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o de sus clubes.