Stub

D.C. United con ventaja, pero...

D.C. United aparece con mejores posibilidades de llevarse la ansiada Copa MLS 2004. Si analizamos los antecedentes de uno y otro a lo largo de la temporada, quizás la teoría del favoritismo de Washington deje de tener validez, pero si nos remitimos a lo hecho por ambos equipos en el final del año, tenemos que coincidir que los dirigidos por Peter Nowak, han alcanzado un nivel bastante más alto, de lo que se preveía.

El entrenador del equipo capitalino ha logrado llegar a la recta final en el mejor momento, consiguiendo un excelente funcionamiento colectivo, amparado en un padrón de juego establecido y aprendido a la perfección, con un sistema táctico moderno y que se adapta en excelente forma, a las características de sus jugadores.

Delante de un arquero, Nick Rimando, que si bien tiene altibajos, pudo ser figura en los momentos decisivos y se ganó la confianza de todos, juegan tres hombres que generalmente son Namof y Petke marcando con referencia personal sobre los delanteros de punta rivales y Nielsen como último marcador, cuidando la espalda de sus compañeros. El ex defensor de MetroStars recuperó confianza y tiene temperamento para crecer en una final. Los tres son rápidos, ágiles y trabajan muy bien las pelotas aéreas, condiciones imprescindibles para ese estilo defensivo. Dos carrileros o volantes por afuera, como usted les quiera llamar, con gran experiencia y aún sin tener una gran velocidad, son capaces de sacar el balón en forma muy rápida y sorprender al rival. Ernie Stewart por el sector derecho y Derma Kovalenko por la izquierda, en ausencia de este último jugó el último encuentro Josua Gross, con características personas diferentes, con más marca pero menos talento que el anterior. Juegue quien juegue, tienen la responsabilidad de tapar la subida de los marcadores laterales del rival o de los volantes que intenten agrandar el campo. Dos recuperadores que no se den pausa en medio juego, Brian Carroll y Ben Olsen, éste último se arrima un poco más al área rival, pero sin descuidar nunca su trabajo de contención. Delante de ellos, aportando la cuota de fútbol más interesante en ese sector, el argentino Christian Gómez, un auténtico lanzador, capaz de tirar paredes permanentemente e ir al área a buscar la devolución, de rematar de media distancia o de buscar cabecear alguna pelota perdida. La presencia de Gómez la ha dado personalidad al equipo, es de los jugadores que a la hora de la final, siempre dirán presente. Como delanteros de punta, un Jaime Moreno que increíblemente vuelve a pasar por un momento excepcional, aunque esté casi al final de su carrera. Su sola presencia es sinónimo de gol y su capacidad técnica le permite definir como habilitar magníficamente a sus compañeros. El boliviano es, sin duda, la cuota de mayor talento que dispone DC United, si puede mantener y aguantar el ritmo de una final, es un jugador decisivo. Junto a él, Alecko Eskandarian, buscador, de los que le gusta encarar siempre hacia la portería rival y jamás da un balón por perdido y que ha conseguido un muy buen rendimiento en los últimos encuentros.

En la manga de Peter Nowak, como variante a utilizar si las circunstancias lo requieren, el chico Freddy Adu, quien sin haber brillado, ha mostrado que tiene argumentos que justifican su gran promoción. Si su equipo va en ventaja y le dan la oportunidad, puede liquidar el encuentro en dos jugadas. Si por el contrario, debe dar vuelta el marcador, la situación se complica y no sería inteligente recurrir a sus habilidades, que son muchas, pero de un chico al fin. En el plantel con posibilidades de ingresar Brandon Prideaux, puede dar una mano tanto en defensa como en media cancha, lo mismo que Ezra Hendrickson, quien jugará como central en el último compromiso ante la ausencia del capitán Nelsen, en una posición que no es la ideal para sus características, pero que por los laterales puede dar una mano con experiencia y mucha fortaleza física. Y en ataque Santino Quaranta, importante cuando de aguantar un resultado se trata. ¿Qué tiene y cómo juega Kansas City? Comencemos por la principal, un gran técnico, responsable absoluto de las victorias que el equipo ha conseguido en el correr del año, dígase la Copa Abierta de los Estados Unidos y la Conferencia del Oeste. Bob Gansler, hombre de experiencia, que ha sabido manejar incluso la propia Selección Nacional, consiguió con un plantel de jugadores parejos, sin gran talento, ser protagonista en todos los torneos que ha disputado, algo que no parece lógico sin comparamos los planteles y los altos presupuestos de algunos de los equipos, que han quedado por el camino.

Aún debiendo realizar sustituciones de jugadores que parecían ser la base del plantel, Tony Meola, Preki, ambos lesionados, el mismo ruso Simutenkov, de rendimiento intermitente, el técnico mantuvo su propuesta, sencilla, simple pero efectiva. Una rotación constante y permanente, el buen manejo de pelota por bajo, casi sin pelotazos aéreos, con pases en profundidad pero buscando siempre un destinatario, llegando por los laterales y sorprendiendo con paredes que dejan rivales por el camino con mucha facilidad, Kansas City es menos en la faz individual que su oponente, pero está en condiciones de amargarle la jornada. En general tres defensas, García, Conrad, una muralla por arriba y por bajo difícil de superar en los mano a mano y Burciaga por el sector izquierdo. Jewsbury, Zavagnin, Zotinca, Stephenson, todos prácticamente dentro del mismo nivel y una consigna, trabajar permanentemente, aunque la duda es saber cuanto se puede lograr de esa forma. Diego Gutiérrez es quien más recupera y quien mayor liderato parece tener, aunque su temperamento, lo lleva en ocasiones a cometer excesivas faltas, que deberá cuidar en la final. Como alternativa Francisco Gómez con más fútbol pero menos marca que los anteriores. Y como delanteros netos, Josh Wolff y David Arnaud, lo más interesante del equipo en las últimas presentaciones. Ambos están motivados y agrandados en el mejor sentido de la palabra y quieren demostrar que sus actuaciones recientes, no han sido casualidad.

Sigo pensando que las finales deben contar más allá de la táctica, con los hombres capaces de desequilibrar, aquellos que surgen para ponerse el equipo sobre su espalda, los que en los momentos más difíciles sacan un conejo de la galera y de su magia cuenta el saborear el champagne de la Copa. Por ese lado Washington, es el gran favorito, incluso por contar con una rica historia, que ha sabido de tres estrellas y una jerarquía de ganador en cualquier terreno. Pero convengamos que como nosotros, Gansler sabe muy bien todo lo anterior, y es muy seguro, que habrá tomado muy en cuenta esos factores y contará con las armas como para contrarrestar esa superioridad.

Por lo realizado por ambos rivales en sus últimos encuentros, es de esperar una gran final. DC United y New England Revolution, brindaron hace una semana uno de los mejores partidos en la historia de la Liga. Por qué no pensar que puede ser la del domingo, una final que marque el punto más alto de la MLS 2004.

Robert Sierra, compartiendo la conducción del programa "Sólo Fútbol" y en las transmisiones radiales del MetroStars por Radio WADO en Nueva York, es un periodista con años de experiencia en Uruguay y en los Estados Unidos. Si quiere hacerle algún comentario, escríbale a Sierramls@yahoo.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.