Cruz Azul 2-0 Tijuana | La máquina cementera remonta y disputará el título de la Concachampions

Cruz Azul llegó a su décima final en 11 años al vencer 2-0 a Xolos de Tijuana en el partido de vuelta de la semifinal de la CONCACAF Champions League. El equipo cementero remontó una serie que perdía 1-0 desde la ida. Cruz Azul se medirá a Toluca en la final.

Los goles cementeros llegaron a los tres minutos en un autogol de Javier Güemez y en el minuto 50 por medio de Julio César Domínguez.

Tijuana insinuó que no fue a esconderse en el estadio Azul. El equipo de la frontera fue el primero en amenazar con un remate de Fernando Arce que Jesús Corona retuvo. De inmediato, una jugada desafortunadamente cambió la historia del partido y la serie. Cruz Azul atacó por derecha, un centro impreciso de Gerardo Flores fue desviado por Güemez que desacomodó a Cirilo Saucedo para empatar la serie.

El tanto despertó a Cruz Azul, que en el primer tiempo fue mejor que la visita. Sin embargo, el equipo local tuvo que remar contra la corriente al perder por lesión a Amaranto Perea y Joao Rojas. En sus lugares entraron Emmanuel Loeschbor y ex seleccionado Pablo Barrera. La ausencia de Rojas fue notable ya que el Azul perdió desborde. 

Xolos jugó fiel a su nombre, mostrando los colmillos. El equipo de César Farías lució pasado de revoluciones, con los jugadores al filo de la navaja. 

Para el segundo tiempo, la Máquina aceleró y a los cinco minutos pudo sumar el tanto definitivo. Un centro de Rogelio Chávez termina en los pies del defensa Julio César Domínguez, que no desperdició su incursión ofensiva para marcar el 2-0. 

Con la serie a favor, el Cruz Azul intentó controlar el partido. El ingreso de Christian Giménez ayudó en el objetivo. El argentino pudo poner las cosas 3-0 con un fuerte remate que Saucedo tuvo que controlar a dos tiempos.

Tijuana apuró en los últimos 10 minutos pero Corona y los defensores cumplieron con sus roles a la perfección en tres ocasiones de riesgo, entre ellas una del estadounidense Edgar Castillo. 

El partido terminó con una pequeña riña en el área de Corona, pero nada cambió que Cruz Azul alcanzara una nueva final, esta vez a nivel internacional.