Marco Pappa, del abismo neerlandés a una segunda oportunidad en la MLS | Primer Plano

Special: Marco Pappa FMLS

Photo Credit: 
Action Images / USA Today Sports

El fútbol ha probado ser la vía única capaz de cambiar el destino en la vida de sus protagonistas. 

Y es que a muchos futbolistas, les ha tocado experimentar el llegar a la cúspide de sus carreras tras muchos años de trabajo para después probar la amargura de una caída en picada de un solo zarpazo.

Para el fortunio de muchos, el fútbol también se jacta de brindar segundas oportunidades, renovar el espíritu de superación y recompensar los sacrificios de aquellos que esperan ávidamente el cambio en su destino.

El día en que Marco Pablo Pappa Ponce firmó el precontrato que lo ligaba por cuatro temporadas al cuadro neerlandés SC Heerenven, el guatemalteco se hallaba en la cúspide de su carrera futbolística con apenas 24 años de edad.  Sus cuatro temporadas y media con Chicago Fire, además de su vasta experiencia en la selección de su país, hablaban de los pergaminos del joven futbolista.

El chapín, empero, no contaba con que su periplo en tierras neerlandesas y apenas duraría un año y seis meses, jugando tan solo 12 partidos, contribuyendo con seis asistencias, y lo peor,  no teniendo respuestas concretas del porque la banca de suplentes se había convertido en su mejor posición en la cancha.

CONDENADO AL OSTRACISMO POR MARCO VAN BASTEN

2906052.jpg

Marco Pappa (medio) firmó con el Heerenveen de la Eredivisie neerlandesa en agosto de 2012.

 - Cortesía del Heerenveen

Ni bien Pappa pisaba el Abe Lenstra Stadion y el Heerenven ya estaba experimentando un periodo de transición en el banquillo técnico.  Las dos temporadas del estratega neerlandés Ron Jans habían llegado a su fin para darle el relevo al mítico Marco van Basten.

Este cambio, según Pappa, le permitió palpar desde el inicio que se vendrían momentos muy turbios en su estadía en el cuadro blanquiazul ya que desde el comienzo no contaba con el espaldarazo del nuevo timonel.

“Pensé que estaba pasando por una situación normal, porque al principio me metían la excusa de que ‘te estás adaptando’; después me decían que era el nivel físico, y llegaron a ser demasiadas excusas”, le confesó Pappa a FutbolMLS.com desde Charlestton donde el equipo se concentró para la pretemporada.

“A pesar de la poca participación que tuve, les hice seis asistencias en 200 minutos; cuando entraba jugaba bien y los mismos compañeros no entendían porqué no estaba jugando, porque sabían que me mercería más", agrega Pappa.  "Y a la larga me fue afectando poco a poco, y cuando me di cuenta fue todo muy político”.

Pappa asegura nunca haber recibido justificaciones y respuestas concretas sobre el por qué no estaba teniendo los minutos suficientes para demostrar sus condiciones, pues afirma que a pesar de mantener un diálogo fluido con Van Basten, éste le hablaba de absolutamente todo menos de fútbol.

“Como persona es un buen ser humano, se me acercaba, platicábamos y hablábamos de mis cosas personales, pero no de fútbol y yo llegue ahí a jugar futbol”, asegura Pappa.

“Aparte yo estaba entre los más experimentados, tengo 26 años de edad, había jugado en selección, y sabían que yo tenia todo el deseo de jugar en Europa", continúa el chapín.  "Y cuando yo me acercaba a preguntarle qué hacíamos y cuál era la idea con la que me habían traído, él me decía que siguiera buscando esa oportunidad porque tenía buen fútbol, pero no entendía el porque si me decía que tenía buen fútbol, no me daba la oportunidad”.

A pesar de las respuestas ambiguas y la poca actividad, el guatemalteco siguió luchando en busca de satisfacer las necesidades futbolísticas del técnico frisio, sin embargo, lo peor aun estaba por venir.  El presidente del club que había avalado su fichaje, Robert Veenstra, estaba inmiscuido en una serie de conflictos internos y administrativos en el equipo, y ante la rebelión de parte la afición, patrocinadores y empleados del Heerenven, Veenstra dejó su cargo en junio del 2013.  Pappa había quedado absolutamente desprotegido.

“Literalmente me quedé solo. Ya no tenia apoyo”, dijo Pappa.  “Van Basten me saludaba, todo normal, no teníamos problemas pero a la larga yo era un jugador más, no me tomaba en cuenta. 

“Yo podía entrenar bien y no le importaba, yo podía entrenar mal y no le importaba; entonces lo que yo hiciera no era su problema”.

REPLANTEANDO OPORTUNIDADES Y LA MLS ASOMA NUEVAMENTE

2906052.jpg

Pappa salió del equipo neerlandés tras un cambio en la dirigencia y falta de comunicación con el entrenador Marco van Basten.

 - Action Images

Con la nueva administración al mando liderada por el directivo Gaston Sporre y un gran déficit de presupuesto salarial en el plantel, todas las interrogantes que saltaban era hacia donde apuntaría el futuro del volante guatemalteco.

Los números no lo avalaban, pues apenas había disputado once encuentros, diez de ellos en la Eredivise y uno en la Copa de los Países Bajos; mucho menos la continuidad de Van Basten quien se había convertido en prácticamente en su verdugo mayor.

Y lo peor del caso es que si bien la posibilidad de ir a otro club siempre estuvo latente, el alto costo pagado por el Heerenven por su traspaso – cerca de 700 mil euros - perpetuaban su agonía ya que el club tampoco estaba dispuesto a cederlo a un bajo costo.

Las opciones se iban agotando.

“Hubo algunos equipos en Europa que querían que me quedara, pero ya no me estaban respetando el contrato, [la parte económica] no era conveniente”, le confesó Pappa a FutbolMLS.com.  “No solo eso, sino que tenía un año y medio sin jugar y encima, tomaba un riesgo más en Europa sin saber donde me iba a meter como lo hice. Ya no iba a ser una año más sino dos años y medio más sin jugar”.

La Major League Soccer, entonces, asomaba como la opción más apetitosa y anhelada por el jugador. Tras rescindir contrato con los frisios en enero de 2014, Pappa inició las negociaciones de inmediato para buscar opciones en una liga a la que él considera como su casa.

“Necesitaba tomar decisiones y siempre uno como jugador y como persona quiere estar en el lugar que está contento.  No estaba contento en el lugar que estaba trabajando y llegamos a un acuerdo, regresamos aquí a la liga, así que estoy muy contento de estar de vuelta en la MLS, ha sido una puerta muy importante en mi carrera”, dijo Pappa quien en todo momento aceptó con humildad el sinsabor vivido por casi 18 meses en los Países Bajos.

“Son experiencias de fútbol, me quedo muy tranquilo porque me di cuenta que estaba para jugar en el nivel de [los Países Bajos], pero no hubo oportunidad, fue una situación extraña.  De situaciones difíciles también se que estoy hecho, y me di cuenta que a pesar de la situación difícil quise seguir luchando, me mantuve con la cabeza en alto.

“Yo me hubiera quedado ahí luchando porque tenia dos años y medio más de contrato, pero entonces fui muy honesto con ellos, dejé una buena imagen, hice amigos que fue algo muy positivo.  Y vengo con mucho ánimo y muchas ganas de trabajar y aprovechar esta oportunidad”.

¿A FALTA DE FIRE BUENOS ESTÁN LOS SOUNDERS?

2906052.jpg

Marco Pappa llega a Seattle Sounders a inicios de 2014 con la expectativa de convertirse en uno de los referentes del club esmeralda.

 - USA Today Sports

Para nadie es desconocido el cariño e idolatría mutua entre Marco Pappa y el Chicago Fire.

Fue precisamente con los hombres de rojo que el habilidoso volante hizo un nombre en sus exitosas cuatro temporadas y media en un equipo que en el que experimentó de todo.

No obstante, por reglamentos de la liga, Chicago se despojó de derechos deportivos del jugador en la MLS después de aceptar el costo de transferencia cuando el jugador fue transferido al Heerenveen en agosto del 2012.

Esto le impidió al club negociar directamente con el jugador, y el mismo fue asignado a un equipo mediante el proceso de escala de adjudicación donde Seattle Sounders FC encabezó la lista.

Tras un intento fallido de negociación entre los Sounders y el Fire, Seattle finalmente se quedó con la joya guatemalteca.

“Como profesional hay que verlo todo. Chicago fue una parte muy importante en mi carrera, me dejó muchas cosas lindas”, reconoció Pappa.  “Los dos primeros años, lo que logré experimentar porque llegué muy joven, de 19 años de edad acá, es lo que más recuerdo porque fue una de mis primeras oportunidades de hacerlo bien y recuerdo un buen equipo de Chicago que llegamos a finales de conferencia, un equipo luchador que con los años cambió mucho.

“Pero en el fútbol hay que darle vuelta a la página, y hoy tengo la oportunidad de estar acá en los Sounders.  Estoy muy contento de estar aquí con el equipo, hay un grupo de chicos que conozco y que hemos jugado en contra muchas veces, y ahora somos compañeros.  Estoy buscando tener otra vez mi nivel físico y futbolístico y esa fue la idea con la que también regrese la liga”.

OBJETIVO COPA MLS

Si en cinco años en la MLS el título le fue tan esquivo, el objetivo trazado a largo plazo con Seattle Sounders debe ser uno solo: La Copa MLS.

Pappa reconoce el tener un poco de ansiedad y presión por querer recobrar su nivel futbolístico y ganarse el respaldo absoluto del DT Sigi Schmid para retribuir la confianza y la segunda oportunidad brindada al jugador en el fútbol.

“Era lo que yo estaba buscando, necesito presión, necesito responsabilidad, necesito jugar fútbol, entonces esa es la idea por la que estamos acá, vamos a buscar ser responsables, y ser parte importante del equipo.  Cuando se pueda aportar, aportar, cuando se deba luchar, luchar, eso es lo que yo necesitaba.

“Mi objetivo es sacar el título, sería un sueño hecho realidad.  Estar bien en mi estado físico, muy importante para mi y lo principal poder enseñar un buen futbol, que es lo que me caracteriza…, demostrarlo en la cancha no solo hablando, vengo a demostrar y a tomar esa responsabilidad, así que espero ir mejorando poco a poco, trabajar muy fuerte y hacer una buena temporada para Seattle que sea ese equipo competitivo que ha sido siempre, que pueda estar en la Concachampions (sic), que pueda estar en la Open Cup y en las finales, estar en playoffs, y creo que va a ser unos de mis trazos como persona este año”.

UN PAPPA MADURO VE SU FUTURO EN LA MLS

A la hora de pensar en su futuro, Pappa no duda en asegurar que su futuro está en los Estados Unidos. 

El volante agradeció el interés de varios clubes de su país, que a su breve paso por Guatemala le ofrecieron retornar al fútbol local, pero afirma que tiene la MLS para rato.

“Por ser guatemalteco, la oportunidad de estar en el extranjero es grande.  Eres la persona que representas a tu bandera.  Yo estuve en Guatemala y la verdad se me acercaron varios equipos a ver si quería quedarme a jugar, y a veces te pones hasta pensar, bueno tengo seis años afuera, capaz seria bueno estar un poquito más con mi familia, tengo sobrinos, cosas que uno se va perdiendo por estar viviendo afuera, pero es el sacrificio que uno tiene que hacer.

“Me veo en el extranjero aun en los próximos años, pero estar bien, mantenerme bien que es lo importante, con el fin de mostrar que aun se puede y que aun se quiere”.