Jaime Penedo se repuso de la derrota con Panamá, clasificando a los Playoffs con LA Galaxy

CARSON, Calif. – Clasificar a los Playoffs es motivo de felicidad para cualquier equipo, pero al ver las reacciones de los jugadores del LA Galaxy, después del empate sin goles contra San Jose Earthquakes, es entendible que ellos sintieron que solo se cumplió parte del objetivo.  LA Galaxy sintió que desaprovechó una oportunidad enorme de subir escalones.

El Supporters’ Shield es ahora inalcanzable y los galácticos igual tenían la expectativa de obtenerlo.  Pero también le apuntaban al primer puesto de la Conferencia del Oeste.  La opción se mantenía, ya que Real Salt Lake y Portland Timbers empataron y no avanzaron mucho en la cima, dejándole la posibilidad a los de Bruce Arena de tomar la punta.

Los ‘Quakes’ llegaron al StubHub Center con la idea de seguir su racha invicta y sobrepasar la línea divisora de los que entran y salen, pero se encontraron con un Jaime Penedo que fue figura y truncó el ataque de los ‘terremotos’.  Penedo tuvo que usar su elasticidad y exigirse al máximo para evitar la caída de la valla local.

Ganar era prioridad, pero también lo era el no perder y así lo aseguró Penedo después del partido.  “Si no se gana, lo importante es no perder.  Sabíamos que teníamos una oportunidad de ganar, de acceder al primer lugar, ese era nuestro principal objetivo, pero creo que el partido fue tomando otro rumbo, fue muy abierto y son partidos que hay que tener mucho cuidado”.

Aunque estaban contentos, no hubo felicidad completa, ya que el plantel del Galaxy entiende que la posibilidad de que Portland y Real Salt Lake pierdan, es una combinación difícil para el último juego de la temporada regular.  Los galácticos tienen que salir a ganar ante Seattle Sounders y esperar que alguno de los primeros caiga para apoderarse de una posición más alta, el segundo lugar de la conferencia. 

San Jose jugó urgido y busco el resultado.  Penedo notó que los visitantes presionaron hasta más no poder para llevarse el triunfo.  “Tuvimos en frente un equipo muy necesitado, se vio en los últimos minutos.  Se partió sin descaro y se vinieron con todo al ataque.  Si nosotros hubiéramos tenido algo de calma adelante, tal vez hubiéramos hecho más daño.  Este fue un partido diferente.  Si ellos no hubieran tenido la necesidad, seguramente hubiera sido de ida y ven, ida y ven.  Un partido aparte”.

La tristeza aún se reflejaba en la cara de Penedo, no tanto por no ganar el partido ante los Earthquakes, pero por la de su Selección de Panamá.  Los canaleros acariciaban la clasificación al repechaje ante los estadounidenses y en los minutos de reposición, les voltearon el marcador.  Este encuentro ante los ‘Quakes’ fue el primero desde aquel juego en Panamá.

La herida de ese cotejo aún se mantiene fresca en la mente del guardameta y dijo tratar de mantener el pensamiento alejado para poder afrontar su presente con Galaxy.

“Yo estoy agradecido con ‘diosito’ de que hoy pudimos acceder a los Playoffs, pero te miento si te digo que estoy que salto de alegría.  El otro complemento me hace falta, es un duro golpe el que sufrí el pasado martes, del cual trato de recuperarme un poco.  A veces la gente piensa que por ser futbolista es fácil, pero si supieran que uno sufre derrotas así como no tienes idea.  Cuando me acuesto a dormir y me levanto pienso como ‘¿Será que paso? ¿Será que…?’  Bueno, poco a poco hay que ir pasando la página y tocará vivir con eso”.

Dicen que el ‘tiempo cura las heridas’ y Penedo mantuvo que “es cuestión de objetivos, yo tenía dos objetivos muy marcados que eran: la clasificación al mundial y hacer las cosas bien en el equipo y lograr el campeonato.  Lastimosamente nos quedamos cortos, pero hay que enfocarse en esto.  No es fácil, como tú me dices, hoy me pare y dije ‘bueno, vamos a jugar y no pensar en lo que paso en Panamá y jugar sencillo’, y bueno es lo que hice”.

El último partido de la temporada regular de la Liga MLS para el Galaxy, será cuando visite a Seattle Sounders el domingo 27 de octubre en el CentruyLink Field a las 9:00 p.m. hora del Este.