Federación Australiana le pide a la FIFA que le reembolse lo invertido en su candidatura para Mundial 2022

Mientras la FIFA examina tomar una decisión tan trascendental como mover la Copa Mundial de Catar 2022 a invierno, una de las figuras más poderosas del fútbol australiano le ha hecho una petición especial al órgano rector del deporte.

Frank Lowy, el magnate multimillonario que se desempeña como presidente de la Federación de Fútbol de Australia, ha causado conmoción en el mundo luego que instó a la FIFA el lunes a devolverle a la federación de Australia y al resto de los licitantes que perdieron la postulación para 2022, que les devuelva los millones de dólares que estos países gastaron en su fallido intento de llevar el Mundial en 2022, a cada lugar, si el campeonato se traslada a invierno.

"Australia, al igual que las otras naciones que se postularon, fue requerida de acuerdo con las normas de la FIFA lanzar la candidatura para una Copa Mundial para jugarse entre junio y julio", indicó Lowy en un comunicado difundido por la federación australiana. "El cambio de fechas es equivalente a cambiar las reglas después de que el concurso haya terminado. Si eso ocurre, se debe compensar a todas las naciones que inviertieron muchos millones, así como el prestigio nacional, en la licitación para un evento de verano".

De acuerdo con un informe publicado por FoxSports Australia, la candidatura australiana de 2022 gastó más de $43 millones de dólares australiano - alrededor de $40 millones de dólares americanos -, pero terminó quinto en la votación final detrás de Catar, Estados Unidos, Corea del Sur y Japón. Todo el proceso está siendo investigado por el comité de ética de la FIFA.

El secretario general de la FIFA Jerome Valcke ya ha declarado que la FIFA no estaría dispuesto a reembolsar a Australia, o a ninguna de las otras ofertas que perdieron en la votación, según varios informes.

El Comité Ejecutivo de la FIFA se reunirá el próximo mes para discutir la recomendación del presidente Sepp Blatter de jugar el Mundial de Catar 2022, entre los meses de noviembre a enero, con el fin de evitar las altas temperaturas de verano en el hemisferio norte que pueden llegar a superar los 50 grados centígrados en el Medio Oriente. La polémica idea tiene a muchas ligas, productoras de televisión y federaciones de fútbol en contra de la medida.

"La FIFA tiene ahora la oportunidad de hacer lo mejor de una mala situación embarcándose en un enfoque transparente y ordenado, a diferencia del proceso que condujo a la decisión errónea inicial en diciembre de 2010", añadió Lowy. "Es mejor dejar que el proceso de investigación independiente siga su curso natural y luego, con esos asuntos resueltos, hacer una evaluación clara sobre aplazamientos y de sus posibles consecuencias".

"La FIFA defiende la noción de ' Fair Play ' y ese principio debe aplicarse a las decisiones que tome en los próximos meses", indicó Lowy.