Pelotazos | Michael Hoyos: "Deseo jugar en la selección de los EE.UU. porque nací allá, me crié y viví mi infancia"

Pelotazos: Michael Hoyos

Photo Credit: 
Action Images/Reuters

BUENOS AIRES, Argentina — Las ilusiones se renuevan para Michael Ryan Hoyos.

El estadounidense-argentino que jugará a préstamo en el OFI Creta de Grecia la próxima temporada, entiende este paso a Europa como una chance de darle un giro radical a su carrera y cumplir ese postergado deseo de entrar en la consideración de la selección de los Estados Unidos.

Después de ser campeón con Estudiantes de La Plata del Torneo Apertura 2010 de Argentina, ser seleccionado Sub-20 de ese país (por su ascendencia paterna) y posteriormente sufrir un grave accidente automovilístico que lo relegó en el cuadro platense, Hoyos transmite toda su ansiedad por este nuevo desafío en el viejo continente, aunque su satisfacción no termina de ser plena.

“Estoy muy contento, pero hubiese querido irme de otra manera, consagrarme en Estudiantes y después pegar el salto a Europa”, reconoce a FutbolMLS.com el pibe de 21 años de edad nacido en Orange County, California, que prácticamente jugó los últimos dos años en Reserva y no tuvo grandes chances en el primer equipo de Estudiantes.

“Triste, no; pero sí desilusionado porque no pude ganarme otra vez el lugar que yo pensé y estaba seguro que podía ganarme”, dice desairado el volante ofensivo mientras no termina de explicarse la falta de oportunidades. Y agrega: “Luego del accidente me costó más de un año recuperar mi nivel, en Reserva me sentía muy bien y capaz de entrar en el primer equipo; pero se me dejó de lado. Aunque fueron momentos difíciles, nunca bajé la cabeza y seguí adelante”.

Superado aquel obstáculo, ahora Hoyos se pone el listón bien alto, a tal punto que no oculta su sueño de escuchar en su teléfono ese acento inglés con aire alemán de Jürgen Klinsmann: “Deseo jugar en la selección de los EE.UU. porque nací allá, me crié y viví mi infancia hasta los 15 años. Me encantaría ir; pero tengo que demostrar nuevamente mi nivel para ser tenido en cuenta”. Así de contundente manifiesta su sentir el californiano, quien a pesar de haber sido Sub-20 argentino, no jugó nunca para la selección absoluta de ese país y aún podría hacerlo en la estadounidense.

El “Gringo” cree que son mayores las posibilidades de volver a Norteamérica para ser parte del equipo de Klinsmann, aunque tampoco se anima a desestimar a Argentina: “Con las vueltas de la vida uno no puede descartar nada, tuve un paso en la Sub-20 y uno no se olvida nunca de eso; pero tampoco me olvido del país donde nací, por eso es un deseo muy grande que tengo de jugar en la selección estadounidense”. Y por si quedaba alguna duda, remató: “Si un día me llegan a ofrecer algo (de EE.UU.), no lo dudaría”.

A menos de un año para el Mundial de Brasil 2014, la esperanza de Hoyos de acudir a la cita se ha revitalizado con su traspaso a Grecia; pero con cierta mesura subraya que deberá trabajar y mucho: “Teniendo continuidad, tal vez tenga buenas chances. Lo primordial es jugar y demostrar nuevamente el futbolista que soy”.

En ese tramo de la charla sobre “soccer”, el ex Estudiantes revela que tanto Seattle Sounders como Real Salt Lake lo contactaron semanas atrás; pero dichas opciones no prosperaron al tener que responderles en plena disputa de la liga argentina, cuando además aguardaba disponer de mayor tiempo para analizar esas y otras propuestas: “Hubiera sido bueno ir a la MLS para estar más cerca de la Selección; pero dándose esto de Europa creo que también me puede abrir una puerta grande para llegar a ese objetivo. Igualmente agradezco su interés por querer abrirme las puertas de la liga, ya que en algún momento me encantaría jugar en la MLS”.

De cara al futuro, el mediocampista desborda de optimismo con un conjunto que estuvo peleando por evitar el descenso en la última Superliga de Grecia, y al que ve como “un trampolín para progresar y dar un salto más grande aún en Europa”. Los sueños están para cumplirse y en la isla de Creta, Hoyos intentará hacerlos realidad.