Playoffs Scoreboard

Recap
Leg 1
11/23 FINAL
1LA
0SEA
RECAP
Recap
Leg 2
11/30 9:20pm
SEA
LA
ESPN
Western Conference Championship
Recap
Leg 1
11/23 FINAL
1NY
2NE
RECAP
Recap
Leg 2
11/29 3:00pm
NE
NY
NBCSN
Eastern Conference Championship

Joel Soñora de Boca Juniors: "Me siento más argentino, pero fue hermoso ponerme la camiseta de los EE.UU."

Pelotazos: Joel and Diego Soñora

Photo Credit: 
Emmanuel Quispe/FutbolMLS.com

BUENOS AIRES — Su corazón es argentino, aunque su pasaporte indique Dallas, Texas, como lugar de nacimiento.

Y es lógico aquel sentir para alguien que a los cuatro años debió partir a la tierra natal de su familia. Sin embargo, la pasión de Joel Soñora por el fútbol lo ha conducido nuevamente adonde comenzó su historia y son los colores de los Estados Unidos los que hoy representan su sueño de ir a una Copa del Mundo.

“¡Chiche, te buscan!”, avisa el joven ante la llegada de FutbolMLS.com al complejo deportivo que lleva el nombre de su padre, ubicado en el barrio de Haedo. Chiche no es otro que Diego Soñora, aquel histórico lateral derecho de Boca Juniors en los ’90s que jugó cinco años en la MLS, repartidos entre Dallas Burn, NY/NJ Metrostars y D.C. United. Justamente en 1996, el ex número “4” arribó a la temporada inicial de la Liga y fue cuando su primogénito llegó al mundo.

“Me siento más argentino por el hecho de que toda mi familia es argentina; mis amigos son de acá; me crié y viví acá siempre; pero fue hermoso ponerme la camiseta de los EE.UU.”, expresa Joel sobre su experiencia con la Sub-17 el mes pasado en Panamá, en el torneo de Concacaf clasificatorio al Mundial de Emiratos Arabes. Allí, pese a ganarle a Haití y Guatemala, la caída por 3 a 1 con Honduras impidió a los dirigidos por Richie Williams de acceder a la cita en Medio Oriente.

De todos modos, el estadounidense-argentino se muestra satisfecho por aprovechar la oportunidad para enseñar su elegancia al dominar el balón, conduciendo al equipo en los tres cotejos en juego y anotando un golazo que no bastó para torcer la historia ante los “catrachos”. “Me dieron mucha confianza y creo que demostré lo que se”, manifiesta el pibe de 16 años de edad que se afianza como volante creativo en la 6ta División de Boca, hoy incluso por encima de Leandro Suárez e Iván Leszczuk, integrantes de la Sub-17 de Argentina.

Si bien Joel admite que algunos familiares en un principio se oponían a su deseo de acudir al llamado de los EE.UU., más con el antecedente de su padre jugando con la camiseta albiceleste, él se mantuvo firme. “Costó la decisión; pero la Selección de Argentina no me convocó en su momento, por eso creí que los EE.UU. era la mejor opción y no me arrepiento”, asegura.

Por su parte, Diego, quien trabaja en la coordinación general de la cantera Xeneize, se pone un tanto formal y serio al referirse a Joel: “Él eligió jugar en los EE.UU. Yo lo veo súper feliz, lo sigo y acompaño hasta donde él quiera. Y le digo ‘sentite orgulloso porque estás en el mejor equipo de Argentina y en una Selección, y eso no es de todos los días’”.

Mientras Soñora padre cuenta que las críticas sobre su hijo fueron “excelentes” y que el cuerpo técnico de la Sub-17 estadounidense “felicitó a Joel y fue el mejor, dicho por ellos mismos”, confiesa que, por estar en Boca y mostrarse en la Sub-17, se ha acercado gente a preguntar por la situación contractual del juvenil.

“Joel es un pibe de perfil bajo que espera crecer. Su ilusión es jugar en la Primera de Boca y hoy está jugando, que no es poco porque hay miles de chicos que vienen a probarse al club. Hoy ya tiene situaciones del exterior por jugar para los EE.UU., ya no por Boca. Ha pasado cosas muy fuertes en estos meses y estamos más sorprendidos de lo debido”, subrayó Chiche de su heredero.

Eso sí, existe una pregunta reiterada a todo hijo que sigue el mismo oficio de su padre: ¿Hasta dónde juega el apellido? Joel reconoce que antes le pesaba un poco: “Cuando te empiezan a conocer se dan cuenta de que no jugás por el apellido. Siempre te miran y dicen ‘el hijo de…’ o ‘este tiene que llegar a Primera, como el padre jugó en Boca…’, hay una expectativa alta; pero es una presión que se aguanta”. Diego, en tanto, sostiene que no influyó llevar el “Soñora” en el dorsal para llegar a la Selección estadounidense: “A él lo ayuda ser jugador de Boca. Eso le da crédito, no mi apellido. ¡Jugar en Boca es muy fuerte!”.

Y hablando de seguir los pasos del padre, Joel en un tono optimista en cuanto a su futuro desliza que en algún momento le gustaría jugar en la MLS al igual que Chiche. Aunque Dallas es su ciudad natal, reconoce que le tiran un poco más los colores de D.C. United por una razón obvia: allí su padre fue campeón de la Copa MLS 1999.

Desde U.S. Soccer, la federación estadounidense, prometieron volver a convocar a Joel y él espera a la distancia dar el siguiente paso a la Sub-20 para lucir otra vez sus nuevos colores y dejarlo todo por sus sueños de fútbol. Con Soñora repatriado, los EE.UU. tiene enganche para rato.

EL MENOR DE LOS SOÑORA

Joel tiene un hermano dos años menor. Se llama Alan, nació en Nueva York y también juega en las Inferiores de Boca. “Es americano; pero es un chico que se ilusiona en jugar para Argentina”, comenta su padre, quien además reconoce que ya lo han llamado para jugar por la Sub-14 estadounidense. Sin embargo, Alan no considera otra opción que no sea la albiceleste.

“Lo conocen mucho a Alan. Estuvo 20 días en La Masía y es jugador de Barcelona porque tiene un porcentaje de él. Es zurdo, rápido mentalmente, tiene cosas muy fuertes, aunque es pequeñito; pero de acá a dos años va a pegar un ‘estirón’”, describe Chiche a La Pulga, un apodo que a Alan le sienta a la perfección.