New England Revolution se quedó corto ante New York Red Bulls

HARRISON, N.J. - Este sábado fue una mala noche para el New England Revolution en el Red Bull Arena.

Buscaba un triunfo para darle algo de alegría a su fanaticada y a todo Boston tras el atentado durante el Maratón de esa ciudad en la que murieron tres personas y más de 170 quedaron heridas.

Pero fue humillado por el New York Red Bulls 4-1, unos de sus rivales clásicos.

El equipo que dirige Jay Heaps no jugó al nivel de las circunsancias, aunque hasta incluso corrió con suerte con un gol en propia puerta del rival al minuto 6 para desaparecer la desventaja en la que cayó dos minutos antes. Pero Fabián Espíndola cerró esa brecha al 8 para darle a los dueños de casa la ventaja que nunca volvieron a perder.

"La primera primera mitad fue pareja. Nos sorprendieron temprano en el marcador. Tuvimos suerte que ellos se equivocaron. Pero nos desdibujaron en la segunda parte", dijo el atacante hondureño Jerry Bengston.

El equipo quería el triunfo, pero se quedaron con el deseo.

"No fue un buen partido. Obviamente queríamos el triunfo para nuestros fans. Ha sido una semana dura para todos, pero estábamos ante un equipo difícil con excelentes jugadores. No hicimos una buena segunda mitad. Dejamos muchos espacios y ellos aprovecharon", añadió el artillero catracho.

Y es que Red Bulls, con Jonathan Steele en el medicampo, aprovechó esos espacios y Thierry Henry al 82 y el propio Steele al 89 sentenciaron el encuentro a favor de Red Bulls.

El Revolution con el revés cayó al moveno puesto de la conferencia Este ahora tan solo con un partido ganado y 5 unidades.