Garber presenta en público el plan de expansión en Nueva York

NUEVA YORK — Anteriormente, hemos visto a directivos de la MLS presentar la propuesta de un estadio en Queens con el fin de expandir un segundo equipo en Nueva York. Hasta este pasado martes, solamente lo habían hecho a los medios de comunicación a través de conferencias de prensa y telefónicas.

Pero, por primera vez el Comisionado de la MLS Don Garber, y el presidente de la liga Mark Abbott llevaron a cabo una presentación en público en el Queens Theatre, ubicado en el parque Flushing Meadows, donde se ubicaría el pensado estadio. Más de 500 residentes locales acudieron a la reunión donde también se respondieron algunas preguntas.

“Yo soy de Queens”, señaló Garber, acompañado por el grupo de simpatizantes Borough Boys. “Así como muchos de ustedes, mi familia, padres y abuelos llegaron a este país, y se establecieron en Queens. Aquí pasé la mayor parte de mi infancia… Estoy seguro que cuando mis abuelos llegaron, jamás se imaginaron que un niño de Queens pudiera estar en este momento en frente de ustedes cumpliendo nuestro sueño, el de traer nuestro deporte a la Ciudad de Nueva York”.

El Comisionado continuó entregándoles a los asistentes un resumen del plan para la construcción del estadio, con fondos 100 por ciento privados: fechas a seguir, dos mil cien nuevos trabajos, $60 millones de dólares en aporte a la economía local anualmente, y la promesa del servicio a la comunidad.

Adicionalmente, se presentaron detalles acerca de la capacidad que tendría el estadio.

“Estamos buscando construir un estadio para 25,000 personas”, dijo Garber. “Dentro de los 30 años siguientes podríamos expandirlo a 35,000 asientos, porque creemos que será un equipo con alto apoyo popular. No tomaremos más área de la establecida, ni tampoco construiremos más alto de lo que está permitido”, concluyó.

El impacto sobre el parque mismo fue otro de los temas importantes. La MLS reiteró que buscará reubicar cada acre de tierra – “un compromiso contractual” – y renovar los campos de fútbol que ya existen y necesitan desesperadamente una modernización.

“[Jugadores locales] siempre están protestando, ‘¿por qué no arreglan las canchas?’”, señaló Luis Montoya, presidente de las ligas Big Apple Soccer, que juegan en estas canchas. “Es muy simple. [El parque] no tiene los recursos para hacerlo. Ahora el problema está resuelto”, afirmó.

Montoya fue uno de los representantes de varias organizaciones locales que asistieron en apoyo al proyecto. Entre directores de sindicatos (quienes ovacionaron fuertemente a Garber), representantes de la Cámara de Comercio de Queens, la Asociación de Pastores Hispanos del condado, y varios equipos de fútbol escolares de Queens, apoyaron la iniciativa.

Políticos locales también se dirigieron a la audiencia y expresaron su interés en conocer más acerca de los términos del acuerdo financiero con la Ciudad de Nueva York y de los planes específicos para remplazar la tierra ocupada. Sin embargo, también demostraron su apoyo a la construcción de un estadio, que no solo cambiaria la cara de la ciudad, sino también de la liga, según Garber.

“Nuestro objetivo es ser una de las ligas más importantes del mundo en 2022. Este estadio y su equipo nos ayudarán a conseguirlo”, afirmó el Comisionado. “No se puede ser una liga de fútbol dominante sin tener un equipo dominante en la ciudad más grande e importante del mundo”, reflexionó Garber.