Lo Bueno, Malo y Bomba: MLSeros en la eliminatoria

BMB_Eliminatorias

Photo Credit: 
Getty Images

LO BUENO: EDDIE JOHNSON BRILLA CON LA SELECCIÓN

Hace unas semanas le pedimos a Jurgen Klinsmann, seleccionador de Estados Unidos, que confiara en los jugadores de la MLS para llegar a Brasil 2014. El alemán de alguna manera escuchó nuestra súplica porque a Antigua y Barbuda llenó de confianza a un pequeño grupo de emeleseros y ellos cumplieron.

Estados Unidos ganó 2-1 con goles de Eddie Johnson, un jugador que Seattle Sounders supo recuperar. Todo el crédito para Sigi Schmid por su capacidad de entender la 'psiquis' de un jugador de excelentes condiciones. Los goles fueron cabezazos de Johnson tras centros de los emeleseros Graham Zusi (Sporting KC) y Alan Gordon (SJ Earthquakes). Gracias muchachos, ustedes son la guía secreta hacia Brasil.

LO MALO: "PESCADITO" RUIZ NO ESTÁ EN LA MLS

Esta vez no hubo  goles de la legión extranjera de la MLS en la Eliminatoria. Pero un ex ídolo de la liga sí estuvo presente con un gol decisivo.

Carlos "Pescadito" Ruiz marcó el gol del triunfo en el 2-1 de Guatemala sobre Jamaica. El gol deja vivos a los chapines en la lucha por un cupo al hexagonal. Con un empate ante Estados Unidos el martes, Guatemala está del otro lado. Hace falta el "Pescadito" en la MLS. Así como Klinsmann escucha consejos para sus convocatorias, un dirigente de la MLS debe volver a traer a este goleador a la liga. No es posible que un hombre que creció profesionalmente en la MLS este jugando en el ascenso de México. "Pescadito": la MLS te espera.

LO BOMBA: CARLOS VALDÉS UNA MURALLA CON COLOMBIA

El defensor del Philadelphia Union volvió a ser titular con la selección de Colombia. Los cafeteros ganaron 2-0 a Paraguay y están segundos en la Eliminatoria de la Conmebol. Valdés también fue titular en la goleada 4-0 a Uruguay, lo que quiere decir que Colombia no recibe goles cuando está el defensor del Union. La prensa colombiana debate su titularidad, pero lo cierto es que en Colombia Falcao hace los goles y Valdés, un emelesero, los evita.