Getty Images

Seattle no se hizo respetar en casa

SEATTLE -- A nadie le gusta perder en casa. Sobre todo cuando es frente a más de 36.000 personas que pagaron por verte, tal como le ocurrió a Seattle la noche del sábado en el Qwest Field, donde cayó 1-0 ante los Red Bulls sin ser inferior al rival.  

“Es la belleza del juego. Para los aficionados, es el hecho de que a veces estadísticamente dominas un partido pero te quedas con nada, y el fútbol es así”, dijo el técnico local Sigi Schmid una vez consumada la derrota de los Sounders.

“No estoy decepcionado con nuestro esfuerzo, ni con nuestra habilidad de llegar adelante, estoy decepcionado con nuestra falta de finiquito”, expresó.

De igual forma pensaba el defensor Jhon Kennedy Hurtado.

“Pues uno se queda con el sinsabor, porque pusimos todo el terreno de juego. No hicimos un gol, y ellos hicieron uno y ahí fue la diferencia del partido”, comentó el defensor colombiano que cumplió brillante papel marcando a su compatriota Juan Pablo Angel.

“No es que hayan atacado mucho, pero tienen buenos jugadores adelante, y fue un partido exigente”.

Además, los jugadores del equipo local estuvieron de acuerdo que un buen portero, y un error, hicieron la diferencia en el partido

“(Bouna Coundoul) es un muy buen portero, cada vez que tirábamos una bola al centro siempre la tenía y se nos hizo muy difícil anotarle hoy”, explicó el volante cubano Osvaldo Alonso.

El portero senegalés de Red Bulls atajó o desvió cinco remates a quemarropa para conservar su arco invicto.

Por su parte, Leo González, que, a pesar de una correcta actuación, terminó jugando de villano, tras el rechazo a medias que costó el gol de Macoumba Kandji.

“Es un tiro de esquina donde pierdo la noción de la pelota, y cuando ya la veo toca rechazarla, la rechazo mal y le queda a un jugador de ellos”, confesó el costarricense.

En general, el cuadro esmeralda se mostró tranquilo a pesar de la derrota, y ya mira hacia su primer encuentro de visitante, la próxima semana, contra el Real de Salt Lake.

“Para nadie es un secreto que perder en casa es muy doloroso, pero no podemos bajar los brazos; tenemos que recuperar los puntos perdidos en casa en Salt Lake”, finalizó González.