La Previa: Klinsmann va por el primer triunfo de EE.UU. en el Azteca

Nunca un encuentro de fútbol entre México y Estados Unidos puede pasar desapercibido. Con los años, se han sumado motivos para estar atentos a lo que puede pasar con los dos rivales más poderosos de la Concacaf sobre la cancha. El del miércoles, será el duelo 61 entre ambos, y apenas el 18 de carácter amistoso, y llega en un momento en que los mismos estadounidenses, reconocen, México es superior.

Los logros de las selecciones nacionales tricolores avalan sus palabras: campeón Sub 17, campeones panamericanos, campeones olímpicos, campeones de la Copa de Oro.

"(México) ha mejorado todo lo que ha hecho, han avanzado y creo que es una de las mejores selecciones del mundo", dijo, tajante, José Francisco Torres, jugador del Pachuca y uno de los elementos más firmes en la nueva era de la selección estadounidense, hoy bajo la dirección del alemán Jurgen Klinsmann.

Para el técnico alemán, México tiene una importancia superlativa. Fue la selección ante la que debutó como DT de EEUU, en un partido que terminó empatado a uno, celebrado en agosto del año pasado. Ahora pagará la visita y podrá sentir lo que implica meterse al máximo escenario del fútbol mexicano, el Estadio Azteca, donde su actual selección nunca ha ganado un partido. El saldo es de 8 derrotas por un empate, conseguido en noviembre de 1997.

Buscar el primer triunfo para su equipo en esta cancha es una razón más para tomar este duelo muy en serio.

“No conocía ese antecedente, pero entonces creo que ya es hora de ganar”, dijo Klinsmann en conferencia de prensa celebrada este martes. “Respetamos lo que ha hecho México, tenemos admiración por ello pero venimos aquí a ganar, no venimos a defendernos o simplemente a vernos bien sino a tratar de ganar mañana y le haremos duro el partido a México”.

En días anteriores, el alemán había reconocido la brecha que actualmente existe entre el fútbol de ambos países, y ganar en el Azteca, sin duda, se presenta como la gran oportunidad para demostrar que la brecha entre ambas selecciones no es tan grande, como a nivel de selecciones menores, reconoce, ha quedado demostrado.

"Hay una brecha. Sería una tontería no reconocer eso. Si un equipo no califica para los Olímpicos y el otro los gana, hay una brecha. A nivel mayor, ellos (México) también han hecho las cosas bien en los últimos dos años. Hay que felicitarlos por eso. En ciertos aspectos, hay una brecha, en otros, podemos acercamos ahora".

Klinsmann ha echado mano de una mezcla interesante de jugadores para enfrentar este partido. El hecho de llamar a seis futbolistas que militan en equipos mexicanos habla claro de sus intenciones: contrarrestar el estilo de juego azteca con elementos que lo conocen a fondo, y más que eso, que lo llevan hasta en la sangre, pues cinco de estos seis tienen sangre azteca en las venas: Hérculez Gómez, José Torres, Joe Corona, Edgar Castillo y Michael Orozco.

"Es un orgullo, un placer sin siquiera hablar de futbol", reconoció Gómez ante la prensa mexicana. "Estoy muy orgulloso de las raíces mexicanas que tengo por mi familia, pero me considero americano; nací allá, tengo toda mi vida allá, educado allá, pero este tipo de juego es entre rivales, que se vive intensamente".

Klinsmann podrá contar también con el jugador más odiado por la afición mexicana, Landon Donovan, que no había sido convocado desde el 11 de septiembre pasado, y cuya presencia por sí sola intimida.

Por el lado de México, José Manuel de la Torre ha tenido que prescindir de los campeones olímpicos, pero sí contará con cinco de sus elementos más regulares que militan en el extranjero: Guardado, Ochoa, el Maza Rodríguez, Moreno y el Chicharito, además de una columna vertebral conformada por ocho elementos que juegan para dos de los equipos más regulares de los últimos años: Tigres y Monterrey, lo cual le garantiza cierta cohesión entre las líneas.

“Tomamos en cuenta la rivalidad, pero al final no deja de ser un partido más de preparación, siempre jugamos a ganar”, dijo el lunes el "Chepo" de la Torre ante las insistentes preguntas sobre la rivalidad entre los dos gigantes de Concacaf. Sobre su colega de la banca de enfrente, dijo conocerlo más como jugador que como técnico, "aunque sabemos la forma como ha venido jugando su equipo y siempre lo evaluamos de esa manera”, añadió.

Este será el último duelo de preparación de ambas selecciones previo a su siguiente partido eliminatorio rumbo a Brasil 2014. Ambas jugarán de visitantes el 7 de septiembre, el Tri ante Costa Rica y EEUU ante Jamaica.

El duelo será a las 7 pm hora del centro de México y se pronostica lluvia en la zona del estadio.

Así llegan a este duelo:

EE.UU. empató de visita ante Guatemala 1-1

México derrotó 1-2 a El Salvador

Ambos equipos son líderes de sus grupos: EE.UU. del A con 4 puntos; México del B con 6.