WFC: Kempes: Lo que significa el World Football Challenge para EE.UU.

Mario Kempes

Photo Credit: 
ESPN Deportes

Llámese World Football Challenge o solo partidos amistosos de verano sin trofeo de por medio, la afición estadounidense ha respondido en masa a los estadios en los que se han realizado los encuentros. Este sábado se disputará el último de estos juegos cuando Real Madrid se enfrente a Celtic en Filadelfia.

¿Pero qué dejan en lo futbolístico estos partidos?, ¿Cómo lo asumen los jugadores?, ¿Realmente marca diferencia un rival en pretemporada y otro en plena competencia?, le llevamos los interrogantes a un ícono del fútbol sudamericano y mundial. Un personaje que por haber jugado mundiales, torneos europeos, estar en la historia del fútbol y ser hoy por hoy comentarista de televisión, tiene autoridad más que suficiente.

FútbolMLS.com conversó con Mario Alberto Kempes, parte del equipo de transmision de ESPN Deportes, y esto fue lo que nos dijo “el matador”.

¿Más allá del espectáculo, qué dejan estos partidos para el fútbol de Estados Unidos?

A la gente en EEUU cada vez le gusta más el fútbol y mientras mejores equipos se traiga, más se van a llenar las canchas. En estos momentos el fútbol de la MLS ya está muy asentado y arraigado y a medida que vengan estos equipos creo que se puede aprender cada vez más.

¿Y los europeos vienen solo por la calidad de las instalaciones, el mercadeo y la tranquilidad o cree que también encuentran rivales que valgan la pena?

Una pretemporada es pretemporada. Ya sea en EEUU, en Emiratos Árabes o donde sea. Lo que pasa es que si acá tienen la oportunidad de jugar con equipos que dan competencia y a la MLS de jugar con equipos de envergadura, siempre se saca provecho de las circunstancias. Y si se trata de AC Milan Chelsea, Real Madrid siempre se saca ventaja. Es obvio que las posibilidades grandes son que se pierda el partido, pero enfrentarse a estos grandes deja mucho.

El jugador siempre quiere decir que lo toma con seriedad. Pero usted que ha vivido estos partidos, ¿Cómo se enfrentan individualmente?

La motivación siempre es extra. Jugar con estos equipos siempre motiva, por más que el entrenador advierta que es amistoso y para divertirse, el jugador no lo toma como un divertimento porque sabe que hay mucha gente que los ve, no solo en el estadio sino en televisión. Lo van a jugar como si fuera por los puntos. A pesar que se puede pensar en la interna que se va a perder y que la idea es perder por lo menos posible, siempre van a poner el poco más para que no le pasen por encima. Uno siempre tiene amor propio.

¿Y con la afición?, si se gana se le gana a los suplentes del Madrid o el Chelsea, pero si se pierde entonces se demuestra lo pobre de la liga…

Ese es el gran dilema. Pero a veces los suplentes juegan mucho mejor que los titulares porque ellos también se quieren hacer ver. Entonces creo que hay que ver es el trabajo más allá del resultado como tal. Así es el fútbol, y estos equipos que vienen de pretemporada normalmente te hacen una mezcla los primeros 45 minutos, y en el segundo entran 11 nuevos porque la idea es darle minutos a todos.

El asunto es que acá no le dan importancia porque si pierden, bueno perdió contra Madrid por ejemplo. Pero si Madrid pierde con un equipo aquí, por más que jueguen suplentes o canteranos, la resonancia es magnífica afuera. Eso se siente en todo el mundo, ellos tienen que cuidar también la marca y no pueden dar ventaja porque a nivel mundial es importante.

¿Se acercan las eliminatorias, está muy lejos el nivel de CONCACAF y CONMEBOL?

No es que esté lejos, lo que pasa es que la mayoría de los jugadores de las selecciones de Suramérica juegan en Europa, mientras que los de CONCACAF están en sus países y eso a veces marca diferencia, pero ahora esas diferencias se han acortado.

Y durante las fechas FIFA, encontramos a veces partidos de rivales muy desbalanceados o incluso partidos que se juegan tres o cuatro veces al año…

Hoy por hoy el objetivo de estas convocatorias es ahorrar dinero. Cada uno de alguna manera busca intentar que no cueste mucho el traslado, que no sean tan caros los días de hotel, y hacer el fútbol. Por ejemplo México y Estados Unidos van a jugar, y se conocen a la perfección, ya son como hermanos que pelean cada rato pero viven juntos.