Juan Pablo Angel

Las cosas no se dieron para Red Bulls en Chicago

Pese a jugar gran parte del encuentro con un hombre más, Red Bulls no pudo doblegar al Fire en el Toyota Park y sigue sin conocer el triunfo luego de tres fechas en la temporada 2009 de la MLS.

El 1-0 a favor de Chicago dejó a muchos en el cuadro taurino rescándose la cabeza, ya que desde el minuto 14, por la expulsión del local John Thorrington, contaron con contaron con la ventaja numérica sobre el terreno de juego del Toyota Park.

Sin embargo, los dueños de casa se las arreglaron para hacerse presente en el marcador y mantener en cero a su rival pese a las adversidades y aun sin su figura Cuauhtémoc Blanco, quien vio todo el partido desde el banco de suplentes por una lesión.

Las inclemencias del tiempo en la fría tarde de la Ciudad de los Vientos impedía a los 22 hombres sobre el terreno de juego conseguir un buen ritmo, ni generar mayor peligro sobre los respectivos arcos, por lo que ambos equipos recurrieron a los balonazos sin dirección durante los primeros compases.

Parecía que la fortuna le sonreiría a Red Bulls al minuto 14 cuando Thorrington detuvo con falta un avance de Macoumba Kandji, infracción que a juicio del árbitro Tim Weyland ameritó la roja directa.

Con un hombre más, Nueva York intentó sacar provecho del criterio rigorista del colegiado y adelantó sus líneas en busca del tanto de la apertura.

No obstante, el Fire no se quedó con los brazos cruzados y también se atrevió en ataque, en una clara muestra que tenía pensado hacerse respetar en casa.

Y así fue como al minuto 33 Chicago pudo romper el hielo, gracias en gran parte a la complicidad de Red Bulls. Un tiro libre del colombiano Wilman Conde fue flojamente despejado por la zaga taurina, y Marco Pappa no perdonó la pésima reacción del visitante, soltando un zurdazo desde las inmediaciones del área que pegó en la base del poste izquierdo antes de besar las redes.

Para el arranque del segundo tiempo, el técnico local Denis Hamlett empezó a pensar en preservar la ventaja mínima, por lo que sacó al medio atacante Justin Mapp para enviar a Brandon Prideaux, otro defensa, al campo de juego.

Esta estrategia sirvió para resistir los constantes embates de Red Bulls, que, pese a dominar la mayoría de las acciones en el complemento, no tuvo puntería frente al arco de Jon Busch.

Tanto Dominic Oduro como el normalmente confiable Juan Pablo Ángel le perdonaron la vida al portero rojo en varias oportunidades. El mejor ejemplo de esto ocurrió a doce del final, cuando el ariete colombiano remató directo a las manos del cancerbero, y cuando apareciía el africano para conectar el rebote, llegó Conde para despejar el peligro.

Durante los últimos minutos, Chicago se atrincheró en su área para aguantar el asedio de Nueva York mientras miraba el reloj de reojo. Al final, los taurinos no pudieron romper el cerrojo defensivo del Fire, que celebra su primer triunfo en casa y sigue invicto en la joven temporada 2009, mientras Red Bulls aún no saborea las mieles de la victoria.

Raquel Ortiz colabora con sus artículos en MLSnet.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.