Pases del Sur: Estadounidense Ponce vive el sueño mexicano en las olimpiadas

CIUDAD DE MÉXICO – Sus padres se fueron a Estados Unidos en búsqueda de un mejor futuro, pero Miguel Angel Ponce ha cumplido todos sus sueños deportivos, hasta ahora, en la tierra que ellos dejaron. En dos años, desde su debut en la Primera División con Chivas Guadalajara, ha conseguido todas sus metas y ahora ya consiguió una más, la más grande quizá, estar en la Final de los Juegos Olímpicos, la primera para México en la historia de esta competencia.

Ponce, quien por su doble nacionalidad —nació en Sacramento, California, de padres mexicanos— era elegible para jugar con cualquier de las dos selecciones, EEUU y México, siempre tuvo en claro lo que quería, y aunque en algún momento llegó a pensar en que jugaría con la primera que lo llamara, hoy ha visto recompensada su decisión.

“Nací en Estados Unidos, pero en mi caso mi familia es mexicana entonces soy más mexicano que estadounidense. Estoy orgulloso de jugar en un equipo al que quiero, pero si México o EE.UU. me convocan y necesito jugar para un equipo (nacional), entonces tendré que ver que hago. Hay que esperar y ver.

“Si en EE.UU. están interesados, no lo he notado, pero Chivas de Guadalajara es un equipo mexicano y solamente mexicanos juegan allí”, dijo Ponce. “Si jugara para EE.UU. entonces no lo podría hacer para Chivas; si me convocan, tendría que pensar muy seriamente lo que haría”, dijo Ponce en septiembre de 2010, justo cinco meses después de su debut en Primera.

El desempeño del californiano con su equipo, en el cual también marcó un precedente al ser considerado al pesar haber nacido en Estados Unidos, le hizo merecedor a las convocatorias para las selecciones menores. A un año de su debut, fue convocado para la Selección que representaría a México en la Copa América 2011, un torneo donde el equipo mexicano no tuvo un buen desempeño. En agosto, recibió el llamado para los Juegos Panamericanos celebrados en Guadalajara, donde se ratificaron los pronósticos y el Tri ganó la medalla de oro.

La continuidad seguida por el equipo de Luis Fernando Tena lo llevó a jugar el torneo clasificatorio a Londres 2012, en el cual jugó 5 partidos y anotó un par de goles. Ahora, ya aseguró jugar la final y, al menos, la medalla de plata, aunque luchará por la de oro contra el Brasil.

"Desde el primer momento que me llamaron para comenzar a entrenar pensando en esta selección me imaginé que podía estar aquí. Me siento orgulloso de todo lo que ha pasado en mi carrera ya que se me ha dado muy rápido, son ya casi dos años en los que he tenido mucha actividad tanto en el torneo local como en selección, y pues ahora en Panamericanos que mejor que podamos concluir este torneo con una medalla de oro", dijo Ponce antes de los Panamericanos del año pasado.

En la primera ronda, Ponce jugó ante Corea todos los minutos; ante Gabón salió en el minuto 46 por Giovani dos Santos; ante Suiza entró al minuto 79 por su compañero de equipo Marco Fabián. En la segunda ronda, entró ya en los tiempos extra ante Senegal y ante Japón no vio acción por decisión táctica.

Ponce ha hecho historia ya con un equipo y, sin duda, es parte de la generación de futbolistas mexicanos que están rompiendo paradigmas a nivel internacional. Primero lo fueron los jóvenes de la Sub 17, que ganaron ya dos mundiales de la categoría; luego con la selección panamericana y ahora con la Olímpica. Y será, sin duda, una de las cartas fuertes para el mundial de Brasil 2014.