Getty

Primer Superclásico de Liguilla termina igualado

En un juego aguerrido, en el que los errores de parte y parte fueron los protagonistas de la jornada, el Galaxy y Chivas USA igualaron a dos goles en el cotejo de ida de la primera fase de la Liguilla 2009.

El equipo comandado por Bruce Arena se encontró con un rival bien parado que le complicó las cosas y lo puso en aprietos desde el mismo pitazo inicial de Kevin Stott.

De hecho, recién a los 4 minutos, los rojiblancos se pusieron adelante en el marcador del Home Depot Center cuando un error en el mediocampo galáctico, más precisamente en los pies de Mike Magee, le dejó el balón a Sacha Kljestan para que éste metiera un pase largo al lateral derecho y Maicon Santos, al encontrarse con espacios cerca del área, colocara el balón abajo a la izquierda, venciendo al portero Donovan Ricketts.

Arreciaba la presión de Los Ángeles, que reaccionó ante la tempranera anotación con un simple centro al área que fue mal rechazado por el defensor local Yamith Cuesta, permitiéndole al mismo Magee fusilar al cancerbero Zach Thornton y empatar el primer Superclásico de la postemporada.

Y pese al recio accionar de las dos escuadras, y de varios momentos en que parecía se iban a ir a los golpes, el marcador permaneció igualado hasta casi el final del primer tiempo.

Sin embargo, una pésima devolución de Santos a cuatro minutos del descanso le regaló a Landon Donovan una oportunidad de oro que el capitán galáctico no desaprovechó y convirtió en el segundo de los "visitantes".

Cinco minutos después de la reanudación, el cubano Maykel Galindo le madrugó a una pésima devolución del zaguero Omar González para devolverle la paridad al juego y las esperanzas al Rebaño angelino.

Luego del gol del 2-2, el Galaxy siguió aguantando una feroz embestida de un Chivas USA que, de no ser por el arquero Ricketts, le hubiera colado por lo menos otras dos anotaciones en menos de diez minutos: la espectacular atajada ante un riflazo de Paulo Nagamura en el minuto 56 dejó en claro porqué el golero jamaicano se ganó el premio de la prensa local al Defensor del Año entre los comandados por Arena.

En el ataque, el Galaxy de la segunda parte no pudo concretar las escasas oportunidades creadas por su mediocampo, y sus delanteros desaprovecharon las pocas ocasiones en que quedaron solos frente al marco defendido por Thornton.

Y en la retaguardia, no fue este el juego de uno angelinos que dejaron a sus rivales en una posición muy cómoda de crear peligro frente a la valla de Ricketts.

Al final, un juego de mucha entrega en que los nervios dejaron su huella a manera de errores, específicamente en los cuatro goles, lo que en cierta medida le quitó el brillo a la garra de los 22 futbolistas sobre la cancha.

Para el partido de vuelta, el próximo 8 de noviembre en el mismo recinto de Carson, las dos escuadras deberán definir de una vez por todas quién se quedará con la supremacía en el sur de California y quién pasará a la siguiente ronda de los playoffs.

Armando Varela colabora con sus artículos en FutbolMLS.com.