Otro penal priva a San José de un triunfo ante Rapids

Por segunda vez en menos de una semana, un penal de Conor Casey en los descuentos le dio a Colorado un sufrido empate 1-1 ante San José.

Al igual que el pasado viernes en el Estadio Buck Shaw, los Rapids, esta vez jugando frente a su público en el Dick's Sporting Goods Park, rescataron la igualdad a un gol en los últimos estertores del duelo para privar a los Earthquakes la posibilidad de sumar el triunfo.

Esta vez, Omar Cummings fue derribado por Jason Hernández dentro del área visitante, permitiéndole a Casey nivelar la cuenta tras el tanto, también desde los 12 pasos, de Chris Wondolowski, quien a los 67' convirtió una mano de Pat Noonan en la apertura de la cuenta.

A diferencia de su rival, que está prácticamente eliminado de la lucha por los playoffs, Colorado necesitaba los tres puntos para mantenerse en una buena posición para lograr la clasificación. Sin embargo, pese a controlar las acciones sobre el terreno de juego, el equipo de casa no encontraba la manera de trasladar ese dominio al marcador.

Con cuatro remates versus apenas uno de los Quakes en la fracción inicial, el cuadro vinotinto pudo generar peligro sobre el arco de Joe Cannon, pero sin la profunidad necesaria para romper el cero.

De hecho, Cummings desperdició una oportunidad de oro al minuto 22 al rematar muy desviado cuando se encontraba frente a frente con el guardameta.

El artillero jamaicano volvió a la carga poco después del reinicio, arrastrando la marca de varios defensores antes de mandar un centro peligroso a la olla que no encontró receptor alguno.

Luego, Casey le perdonó la vida a San José al cabecear un centro de Jordan Harvey directo a las manos de Cannon, todo cuando tenía el portero a su merced.

Como el que perdona lo paga, Colorodo se encontró en desventaja al minuto 67, cuando Nonnan intentó controlar un tiro libre indirecto de los Earthquakes con la mano. El colegiado Ricardo Salazar no dudó en cobrar la pena máxima y Wondolowski se encargó de meter el 1-0 parcial.

A partir de ese momento, los Rapids aumentaron la presión, arrinconando a su rival en su propia mitad de cancha en busca del gol que les permitiera salvar el honor y por lo menos un punto.

Tal como ocurrió el pasado viernes, cuando Ryan Johnson cometió infracción sobre Drew Moor en tiempo agregado, San José volvió a descontrolarse en los minutos finales. Esta vez, Hernández fue el culpable, fouleando a Cummings en la zona de castigo y dejando a Salazar sin ninguna otra opción que cobrar penal.

De nuevo, Casey batió a Cannon y le dio un sufrido empate 1-1 a los Rapids.

Owen Perkins colabora con sus artículos en FutbolMLS.com.