Stub

Al caído, caerle

En el peor momento de Diego Armando Maradona, habló Pelé en España y el reconocido astro brasileño no tuvo contemplaciones con el "aporreado" Diego, que por estos días decidió adelgazar en una lujosa y exclusiva clínica italiana.

Lo cierto es que Maradona recurrió, luego de los horrorosos resultados de la Selección Argentina, a la vieja historia del avestruz en la que esconder la cabeza bajo tierra era la solución con la que la veloz ave presumía ser invisible. Y Diego se equivoca, porque la mejor manera de contener la catarata de críticas es dando la cara en casa y ordenando metódica y profesionalmente el trabajo de la selección.

Él dirá que no se está escondiendo, pero todos sus movimientos así lo demuestran. No asistió a la reunión que había pautado el presidente de la AFA con todo el cuerpo técnico y prefirió tomar un avión a Europa, cuando a menos de quince días se juega un amistoso con el el ya clasificado Ghana y el 10 de octubre juega sus restos ante Perú en casa y el 14 ante Uruguay en Montevideo. La salud es básica, ¿pero era un tema de salubridad o era una cosmética improvisada de última hora para apagar los incendios de los resultados? Sólo Diego tiene sus respuestas.

La verdad es que a Madrid llegó Pelé con la vistosa chaqueta roja de su nuevo patrocinador y se despachñi muy duro contra Diego, aunque en algunos apartes de su alocución también intentó justificarlo. Que no sabía jugar con el pie derecho, que era bajito y que no sabía cabecear fueron algunas de las criticas que reformuló Pelé hacia Maradona, inclusive recordando que el "único gol con la cabeza de Diego, había sido con la mano".

Y no es de ahora lo de Pelé. Equivocado o no, siempre ha sido coherente desde su discurso sobre el Diez, lo que sucede es que las críticas son tan inoportunas como el viaje de Maradona a Italia. No es el momento de "pegarle" al colega abatido, es el tiempo de alcanzar una mano y de ser más grande desde la grandeza.

Que fácil es criticar cuando el enemigo comete errores, aunque Pelé muy político y quizá previendo las reacciones que podrían traer estas declaraciones, levantó su voz a favor de la Argentina haciendo un merecido reconocimiento a Di Stefano. Ahí apareció el Pelé político que quiso de alguna manera compensar sentimientos y que por primera vez cede su trono al que para muchos sí ha sido el más grande de la historia: Don Alfredo.

A él no lo vimos en vivo y sólo sumamos su información por los apasionados relatos de nuestros padres que se emocionaban mencionado su nombre por lo que vieron. Argentina, Colombia y España lo disfrutaron en una época desafortunadamente no mediática, pero tan grande debió ser su mito que a pesar de ello hoy en su lucida vejez sigue disfrutando las mieles de la gloria. Hoy Pelé nos lo recordó y le entregó su puesto. El Rey es él. "Ni Diego ni yo" . Di Stefano fue el más grande.

Fueron las dos caras de Pelé en su última salida mediática. Quedó claro que no es nada contra Argentina, pero sí un "mucho" contra Maradona y lo pero de todo es que para eso, Diego sigue ayudando.

Ricardo Mayorga, ha sido comentarista por doce años de Telemundo, Univision y Telefutura en Estados Unidos además de periodista sindicado de radio y columnista de periódicos como Triunfo en Atlanta, El Tiempo Latino de Washington y HOY en Nueva York, Chicago y Los Ángeles y colabora con sus artículos en FutbolMLS.com. Todas sus columnas pueden ser leídas en su página www.mayorgadefrente.com