Houston se complicó ante el Atlante

El debut 2009 del Houston Dynamo en casa no fue como todos lo esperaban, ya que terminó dividiendo honores con el Atlante de México al empatar 1-1 en el partido de ida de su serie de cuartos de final de la Liga de Campeones de la CONCACAF.

Empate que deja al equipo Naranja con la obligación de buscar una victoria en calidad de visitante el próximo 3 de marzo cuando le toque jugar en la ciudad de Cancún ante los mismos Potros del Atlante en el choque decisivo de la llave.

El Dynamo arrancó presionando arriba al Atlante y con ello le quitaba los balones y se insinuaba como claro dominador en los minutos iniciales, específicamente en el costado derecho, donde Brian Mullan penetraba con velocidad y fuerza generando peligro por esa banda.

Sin embargo, al minuto seis los azulgranas lograron sacudirse un poco y generar una acción peligrosa en donde se juntaron Luis Gabriel Rey y Gabriel Pereyra, obligando al portero local Pat Onstad a lanzarse para detener un balón que llevaba camino de gol.

Algunas imprecisiones defensivas fueron evidentes en elenco Narnaja, y las mismas le permitieron a los Potros arrimarse al arco rival y por momentos mostraban un mayor volumen ofensivo.

Después del minuto 20, el accionar del Dynamo fue mejor, y Stuart Holden tomó la riendas del medio campo y comenzó a gravitar con entregas precisas a sus delanteros Brian Ching y Kei Kamara, a quienes lamentablemente les hacía falta mayor contundencia. Pero fue Kamara quien tuvo la primera opción de anotar mediante un cabezazo que pudo controlar el arquero mexicano Omar Ortíz.

Un fuerte aroma a gol comenzaba a sentirse en el Estadio Robertson, Houston atacaba por todos los frentes, mientras el Atlante se defendía. Hasta que llegó la apertura del marcador al minuto 34 con un golpe de cabeza del defensa Bobby Boswell, ante cobro de tiro de esquina de Brad Davis.

Con la ventaja mínima, los dirigidos por Dominic Kinnear siguieron atacando en busca del segundo tanto. Dos oportunidades más tuvieron, pero los palos no lo permitieron. En una fue un cabezazo de Kamara, el otro fue Boswell, sin lugar a dudas la figura de los primeros 45 minutos del juego.

En el complemento, el Atlante adelantó sus líneas, mientras que el Dynamo se replegó en el fondo y apretó en marca para tratar de mantenerse arriba en el marcador, apostando al contragolpe.

Cuando todo parecía que los dueños de casa controlaban el juego y que ya se alzaba con la victoria, llegó el gol de la paridad a ocho minutos del final.

El cuadro Naranja le había puesto un cerrojo a su zona defensiva, pero en una inesperada jugada de tiro de esquina cobrada desde la izquierda y al segundo palo, Luis Vanegas recibió la pelota y la volvió a centrar para que se levantara Gabriel Pereira y la empujara al fondo de la red.

Durante los momentos finales, Houston intentó dar vuelta a la historia, pero sus intentos fueron en vano y tuvo que conformarse con un empate 1-1 que lo obliga a ganar en México la próxima semana.

Carlos Mojica colabora con sus artículos en MLSnet.com.