Crónica: Galaxy 0-1 Red Bulls…Sorpresa en California

Se esperaba que en la batalla de gigantes el LA Galaxy saliera victorioso con todas sus estrellas ante un New York Red Bulls que no contaba con ninguna de ellas. Sin embargo, con un gol de Joel Lindpere y una excelente organización en defensa, los taurinos salieron victoriosos, propinándoles a los angelinos su tercera derrota casera de la temporada.

Con el resultado, los Red Bulls retienen el tercer lugar de la Conferencia del Este, mientras que los galácticos se mantienen en los últimos lugares de la Conferencia del Oeste.

EL PARTIDO

Como era de esperarse, los galácticos salieron desde el primer minuto a atacar al debilitado conjunto taurino, acercándose con peligrosidad al minuto 7, cuando el portero Ryan Meara tuvo que salvar un cabezazo de Edson Buddle.

Al minuto 13, Robbie Keane fue quien estuvo más cerca de abrir el marcador cuando englobó un balón por encima del portero solamente para que el defensa Tyler Ruthven sacara el balón de la última línea. Tres minutos después, Landon Donovan intentaría, pero el atento Meara taparía su tiro rastrero.

Con toda esa presión, los Red Bulls – quienes no llegaban con peligrosidad – aprovecharon los espacios y sorprendieron a los de casa al minuto 19 cuando Jan Gunnar Solli encontró dentro del área a Lindpere, quien definió de manera perfecta al techo del arco angelino, poniendo a ganar a los taurinos.

Después del gol, los Red Bulls se tomaron mas confianza e incluso de acercaron un par de ocasiones mas, especialmente al minuto 33 cuando Kenny Cooper mandó un balón desviado que pasó muy cerca de la portería del Galaxy.

La misión del Galaxy para la segunda mitad era clara: evitar otra embarazosa derrota casera. Por eso mismo, el resto del partido se jugó prácticamente en su totalidad en el terreno de los Red Bulls, quienes de defendieron con uñas y dientes.

Al minuto 74, el Galaxy tuvo secuencia mas cercana de la segunda mitad luego de una excelente combinación entre Beckham y Donovan. El estadounidense le terminó dejando el balón servido a Buddle, pero este mandó un balón cruzado que salió desviado.

Al 82’, fue Juninho quien probó suerte de media distancia, pero Meara nuevamente logró desviar el balón.

El Galaxy basó su ataque en los centros consistentes de David Beckham y Landon Donovan, pero el gol no llegó gracias al organizado trabajo defensivo de la joven e inexperta zaga de los Red Bulls, quienes trabajaron diligentemente para no dejar que Buddle o Keane – y después Chad Barrett –  llegaran a esos centros.