La verdadera MLS

Cuando alguien me pregunta por la Major League Soccer, su nivel y cualidades, siempre advierto que la temporada tiene dos caras: antes y después del Partido de Estrellas. Y para que la liga gane un aficionado más, siempre será mejor invitarlo a seguir a esa segunda parte de la temporada, que llega en la recta final de ese verano de exhibiciones, celebraciones y SuperLiga.

En el horizonte sólo se vislumbra la Liguilla, la tabla se aprieta en cada jornada y los equipos mueven sus últimas fichas antes del cierre de transferencias de jugadores. La única novedad esta temporada es la participación de cuatro equipos (Chivas USA, D.C. United, Houston Dynamo y New England Revolution) en la primera edición de la Liga de Campeones de la CONCACAF, que en algún punto de los próximos meses obligará a los equipos a definir sus objetivos. Será un torneo o el otro, como suele ocurrir en otras regiones del planeta fútbol.

Los resultados de la última semana de la MLS sirven de ejemplo de lo que se avecina. Se jugaron cinco partidos a un ritmo frenético. Toronto FC y Chicago Fire dieron sus golpes de visitantes. El equipo canadiense se apuntó en Colorado una valiosa victoria (1-0) y sueña con darle a su afición la alegría del fútbol de postemporada en su segundo año en la liga. El Fire mantuvo su paternidad sobre el Revolution (2-1), que venía animado por el título de SuperLiga. La brújula roja fue nuevamente Cuauhtémoc Blanco, que se dio el gusto de ver salir expulsado a su estelar marcador Shalrie Joseph, el hombre más importante de los Revs.

En Kansas City, los Wizards pasaron del sosiego que les daba un 3-0 a la angustia de un 3-2 final sobre Chivas USA. Sin el poder ofensivo de las temporadas anteriores, el Rebaño angelino comienza a ver limitadas sus posibilidades de una tercera Liguilla consecutiva.

Pero ha sido el duelo del domingo el que más claro ha enviado el mensaje de lo que se trata el "después del Partido de Estrellas". En el Clásico del Este, los New York Red Bulls batieron 4-1 al D.C. United, saliendo del último lugar de la Conferencia y acercándose a la zona de clasificación. Con un Juan Pablo Ángel fulminante, los taurinos lavaron la mala imagen que dejaron el miércoles cuando el Barcelona español los goleó 6-2.

El DT Juan Carlos Osorio refrescó la alineación titular, pero el nivel de su delantero compatriota fue el elemento clave del triunfo. Ángel se despachó con dos goles y desequilibró cada que vez que tuvo el balón en sus pies. Cuando está en plenitud de condiciones, prueba que la norma del Jugador Franquicia vale la pena, es uno de esos aliños necesarios para el plato final de la fiesta emelesera.

Juan Mesa ha sido productor editorial de FutbolMLS.com y es coanfitrión del podcast de fútbol Manzana Pecosa. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.