México y EE.UU. enconan la rivalidad fronteriza

Al duelo de Estados Unidos-México de este miércoles en Houston vuelve a sobrarle el mote de amistoso. Será una cuestión de vencer a cualquier precio. Más para un México que lleva casi una década sin vencer en suelo estadounidense pese a ser el favorito por tradición.

"A este partido, como siempre, vamos con la idea de ganar", dijo el técnico mexicano Hugo Sánchez, aunque luego disfrazara la realidad con el argumento de la preparación para las eliminatorias mundialistas. "Es un partido para ver jugadores que están en buena forma con sus equipos", añadió el ex jugador del Real Madrid.

Al otro lado de la frontera, su colega Bob Bradley también maquilló el caracter del enfrentamiento. "La naturaleza del duelo Estados Unidos-México es una gran prueba para nuestros jugadores", dijo Bradley. "La experiencia sólo puede beneficiar a nuestro grupo en el intento de hacer un equipo que nos lleve a Sudáfrica 2010".

Los protagonistas en la cancha son más directos que los estrategas a la hora de visualizar el partido. La paternidad de los de las barras y estrellas en la última década definitivamente molesta a los miembros del Tricolor mexicano.

"La gente está esperando un triunfo y nosotros también lo necesitamos", afirmó el estelar arquero Guillermo Ochoa, quien por primera vez enfrentará el clásico de la CONCACAF como titular.

"Pacomemo" aspira a hacer un gran debut y dejar las cosas en su sitio. "Lo vamos a buscar [el triunfo] a como dé lugar y dejar en claro quién es el gigante de la zona".

Al frente de Ochoa estará el enemigo público de la afición Tricolor, el delantero del LA Galaxy Landon Donovan. "Queremos seguir estando encima de ellos, y que sigan ahí", dijo el galáctico, que además busca bautizar a Ochoa en el derby con un gol. "Ojalá se pueda, lo importante será ganar".

Donovan tendrá la compañía de otros nueve jugadores de la MLS, incluyendo jóvenes como Josmer Altidore de los New York Red Bulls, Stuart Holden del Houston Dynamo, y el novato del año del 2007 Maurice Edu del Toronto FC.

A ese grupo Bradley lo reforzó con una legión extranjera de 12 futbolistas comandada por Clint Dempsey (Fulham) y Tim Howard (Everton) de la Premier League de Inglaterra. La convocatoría también incluye al estelar juvenil Freddy Adu del Benfica de Portugal.

Sánchez también pondrá en el césped un equipo que mezcla internacionales, juveniles y jugadores de la liga azteca. Entre los convocados se destacan los regresos de Pavel Pardo del Stuttgart alemán, Adolfo "Bofo" Bautista, de gran arranque en el clausura mexicano con los Jaguares de Chiapas, y el brasileño nacionalizado Antonia Naelson Sinha del Toluca.

"Me hubiera gustado contar con otros jugadores de Europa que estaban contemplados", se quejó Sánchez pese a que contará con tres campeones del Mundial Sub 17 del 2006. Giovani Dos Santos (Barcelona), Carlos Vela (Osasuna) y César Villaluz (Cruz Azul) jugarán su primer duelo contra Estados Unidos.

El duelo en el Reliant Stadium está pactado para las 9:00 ET.

Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.