Dynamo es bicampeón de la MLS

El Dynamo de Houston revalidó su título de la MLS al derrotar al New England Revolution 2-1 en la Copa MLS 2007 en un electrizante partido celebrado en el Estadio Robert F. Kennedy de la capital estadounidense.

Casi 40 mil almas disfrutaron de un emotivo encuentro en el que Taylor Twellman (min. 21) abrió el marcador para los Revs, antes de que el nigeriano Joseph Ngwenya (min. 61) empatara por Houston y su compañero, el canadiense Dwayne De Rosario, (min. 74) anotara el gol del triunfo.

Houston saltó al engramado del RFK con la ausencia de su estelar goleador Brian Ching, quien no se recuperó a tiempo de un desgarro en la pantorrilla sufrido en la final de la Conferencia Oeste y ni siquiera pudo estar entre los suplentes.

El técnico Dominic Kinnear alineó en la delantera a sus otros dos estelares, Nate Jaqua y Joseph Ngwenya, mientras que su colega Steve Nicol colocó a sus titulares Twellman y Pat Noonan en su línea de ataque, buscando la misma efectividad que lo acompañó durante la campaña regular y la postemporada.

Nicol inició el partido con su formación habitual de 3-5-2 con su titular Matt Reis bajo los tres palos, con Michael Parkhurst como defensa central y Avery John y Jay Heaps como zagueros.

En la zona media formaron Thompson, Joseph, Larentowicz, Smith y el capitán Steve Ralston, quien se convirtió en el futbolista con más partidos oficiales disputados en la MLS.

Kinnear tampoco varió su planteamiento y abrió con su característico 4-4-2, con una línea final integrada por Waibel, Cochrane, Robinson y Wade Barrett, un cuarteto temible a la defensiva que sólo permitió poco más de 20 goles en la campaña regular.

Mullan, De Rosario, Mulrooney y Brad Davis completaron el plantel abridor.

Al minuto cuatro hubo un descuido de la defensa del New England después de un centro de los Revs desde la izquierda que casi abre el marcador y mostró debilidad en la línea final de los Revs.

Tres minutos más tarde, fue Twellman quien intentó rematar un centro dentro del área chica, pero el balón le pasó muy alto y fue rechazado al tiro de esquina.

Fue en la zona de volantes donde ambos clubes realizaron sus mayores esfuerzos en el primer cuarto de hora del encuentro, tratando de descifrar el planteamiento rival, siendo el Dynamo el que llevó más peligro en esta fracción al área de los Revs.

Houston jugaba con más orden y armó varias jugadas con cierto peligro. Pero en el fútbol no basta con jugar bien, hay que defender y marcar y ahí fue donde falló el Dynamo en las primeras de cambio.

Pasados los 20 minutos, Shalrie Joseph conectó un balón para Ralston, quien se desplazaba por el sector derecho y se quitó la marca de Barrett. Éste centró con mucha precisión adonde entraba Twellman, quien remató contundentemente de cabeza y dejar sin ninguna oportunidad al portero Pat Onstad de Houston.

El 1-0 motivó a De Rosario a intentar un tiro cruzado al arco desde la punta izquierda del área grande, un balón que le salió con mucho efecto pero por encima del poste posterior de la valla custodiada por Reis.

El gol de Twellman le dio mucha confianza al equipo bostoniano que en los próximos diez minutos fue el que amenazó más con batir la meta rival y abultar el marcador, ante una irreconocible defensiva de Houston, que por momentos parecía desintegrarse ante el acoso de los Revs.

Khano Smith por el sector izquierdo se deshizo de tres marcadores y centró para Twelman quien remató dentro del área chica a la izquierda de Onstad pero el portero se lanzó bien para atajar el balón, una buena intervención que impidió el segundo de Twellman y New England.

En en la zona media el Dynamo se defendía bien, pero cuando los Revs recuperaban el balón en ese sector su avance era letal.

Otra vez al 38, Ralston combinó un balón al centro del área, esta vez para Pat Noonan, quien remató de cabeza un poco desviado.

Pero Dynamo quería el empate y cinco minutos antes del final de la primera mitad, el volante Brad Davis avanzó por la izquierda y centró con precisión para Ngwenya quien remató sin puntería pero con mucho peligro para la portería de Reis.

En el descuento, New England volvió a llegar con un remate salvado por Onstad, que generó un tiro de esquina sin consecuencias para Houston en lo que fue la última acción de la primera mitad, muy poco ofensiva con dos tiros a gol por parte de cada club.

Nicol y Kinnear se mantuvieron fieles a su planteamiento inicial y regresaron para la etapa complementaria con los mismos jugadores.

Houston se insinuó primero por intermedio de Ngwenya quien disparó fuerte de pierna derecha, cruzado a la mano izquierda de Reis quien llegó con tiempo de quedarse con el balón.

Al 55 volvió a llegar el Dynamo en una jugada que al final remató el defensa Craig Waibel fuerte y con buena dirección pero el balón se fue por la raya final.

El encuentro se había jugado limpiamente hasta que en el minuto 57 se produjo la primera tarjeta amarilla del encuentro mostrada por el árbitro principal, Alex Prus, a Barrett del plantel "Naranja".

New England sabía que nada estaba seguro y en el 59 Noonan remató en el aire un centro de Thompson.

Al 61 llegó el empate de Houston cuando hizo aguas la defensa de New England. El zimbabuence Ngwenya se aprovechó de un descuido de los defensores de los Revs y una apresurada salida de Reis para rematar un pase de De Rosario y empatar las acciones.

El canadiense quería más y al 74 se aproximó al área para rematar de cabeza el último hilo de una jugada iniciada en el mediocampo por sus compañeros, Davis y Waibel, para dar la ventaja a Houston 2-1.

Al 78, Noonan estuvo a punto de empatar por los Revs, antes de que el estratega Nicol ingresara a Andy Doorman por Steve Ralston para inyectar fuerza en la zona ofensiva del mediocampo.

Kinnear respondió con la incorporación de Stuart Holden por Ngwenya.

Onstad salvó a su club en las postrimerías del partido cuando paró el más peligroso remate de los Revs en la segunda mitad, una acción que prácticamente sentenció el partido.

Pero Revolution no se rendía y sobre los 90 minutos Andy Dorman cobró un tiro libre cerca del ángulo izquierdo del área grande pero tiró directo a puerta y Onstad pudo contener sin problemas, en la última acción ofensiva del partido.

Minutos después, el capitán de Houtson Craig Waibel levantaba la Copa MLS 2007 en el centro del campo del RFK.

Miguel Guilarte es editor de deportes de El Tiempo Latino de Washington, D.C. y colabora con sus artículos en MLSnet.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.