El trotamundos del Fire

BRIDGEVIEW, Ill. - Al conversar con Orr Barouch, cualquiera podría pensar que se trata de todo un veterano. Pero, con apenas 19 años de edad, Barouch más que encuentros disputados, tiene aspiraciones para su carrera y actual equipo, el Chicago Fire.

Nacido en Israel, Barouch llegó a los Estados Unidos de niño y fue aquí donde a una corta edad, decidió que buscaría convertirse en futbolista profesional. 

El espigado delantero de más de seis pies de altura empezó jugando en el sistema de academias del equipo Chivas USA de la MLS, algo que según Barouch le ofreció una perspectiva de lo que es el fútbol profesional. 

“Ese fue el primer equipo profesional para el que jugué y me dejo importantes enseñanzas.  Fue importante mi estancia con el equipo (Chivas USA) pues era convocado a entrenar con el primer equipo y adquiría experiencia del trabajo que se realiza previo a un encuentro”, le Barouch dijo a FutbolMLS.com.

Fue durante su estancia con Chivas USA y a los 17 años de edad que Barouch recibió la invitación para irse a probar con las filiales juveniles de Tigres de la UANL donde jugó dos temporadas.  La experiencia según Barouch, fue igualmente enriquecedora para él.  “Se dio el acercamiento por medio del director de fuerzas básicas de Tigres y decidí que sería una buena oportunidad.  Aprendí mucho sobre el fútbol aunque no niego que fue difícil.  Llegue a México sin hablar nada de español y pues me tocó aprender un poco el idioma, sobre la cultura, además estaba lejos de la familia y compartiendo casa con otros cinco jugadores.  La verdad fue igualmente una buena experiencia por todo lo que como jugador me dejó”, expresó el atacante.

Que no se crea que los viajes de Barouch se limiten a su país de origen Israel, Estados Unidos y México, el delantero también pasó una temporada en Bélgica buscando abrirse camino en el balompié de ese país.  “Estuve por dos meses en Bélgica probándome con el Club Brujas pero por algunas diferencias con mi agente las cosas no se dieron así que volví para Estados Unidos y fue cuando decidí intentarlo en México”.

Proveniente de Tigres de México y sin nada seguro, Barouch reportó a pretemporada con el Fire para probarse e impresionar al cuerpo técnico y conseguir que se diera un acuerdo para su préstamo al Fire por un año.

Si bien le ha tocado armarse de paciencia mientras espera en la banca su oportunidad, Barouch asegura estar contento con lo que ha sido hasta ahora su experiencia con el Fire.  “Ha sido la verdad una muy buena experiencia pues estoy aprendiendo de los jugadores que tienen ya tiempo en el equipo y del cuerpo técnico que me ha brindado la confianza.  Si me toca salir de la banca, yo intento hacer lo que el técnico me pide sé que debo ser paciente y aprovechar cada oportunidad de jugar que se me da”.

A pesar de ser aún muy joven, el artillero, que consiguió la noche del martes un gol clave para Chicago en la Copa Abierta, dice sentir el apoyo del cuerpo técnico que más que su edad, ven sus cualidades.  “El cuerpo técnico en ningún momento me ha tratado como un muchachito pues conocen mis cualidades y saben qué pueden esperar de mí en el campo y yo sé cuánto soy capaz de aportar”.

Su familia aun radica en California, estado al que llegaron de Israel pero según Barouch, el apoyo es tal, que sus padres y hermanos no dudan en viajar a Chicago para verle jugar.  “Hace un mes estuvieron acá mis padres y sé que este sábado estarán por acá mis hermanos, ojala me toque jugar”.