Guevara y Djorkaeff han sido decisivos

EAST RUTHERFORD, NJ. - Sin perjuicio de admitir que el astro francés Youri Djorkaeff ha sido un pilar fundamental para la clasificación a los playoffs de la temporada 2005, debemos recordar en primer lugar a Amado Guevara, quien ha sido el jugador más parejo en rendimiento a lo largo de todo el año, el que además, tuvo que aceptar, en más de una ocasión, jugar en una posición que indudablemente no era la que más se adaptaba a sus condiciones naturales.

Por cierto, es realmente incomprensible aceptar que pueda prescindirse de un jugador de las condiciones de Amado Guevara en la creación del fútbol de un equipo, para limitarlo a recuperar balones y a llegar hasta donde su fuerza física le alcance, por cierto, mucho más lejos del área rival que si jugara de media cancha hacia arriba.

El hondureño desde su llegada al equipo ha sido y será pieza clave. Su claridad de panorama, su buen dominio del balón, su concepción técnico táctica, lo colocan lejos de la mayoría. Sus condiciones naturales, lo ubican siempre cerca de sus compañeros, aún en circunstancias desfavorables y ello ha llevado a que se le obligue en ciertos momentos, a ser el representante de ellos dentro y fuera de la cancha, con el riesgo que implica.

Guevara es hoy por hoy, uno de los mejores jugadores del fútbol norteamericano y prescindir de sus servicios, ayudará muy poco a mejorar el funcionamiento colectivo. Será realmente difícil conseguir un jugador de su categoría fuera de fronteras y dentro, prácticamente imposible.

Sus goles y su esfuerzo son responsables en gran medida de la clasificación a los playoffs y de su buena o mala tarde, es posible que dependa toda la suerte de MetroStars en la semifinal restante y en los partidos futuros, si es que el equipo deja por el camino a New England Revolution.

Con tres o cuatro actuaciones notables sobre el final de temporada, Youri Djorkaeff mostró que aún tiene plena vigencia de sus facultades. Y no estamos hablando de que no contribuyera en el resto del año, pero pareció, siempre en una opinión muy personal, querer resolver todos los problemas por su cuenta, lo que, en un deporte esencialmente colectivo, resulta realmente muy difícil.

Lo importante para MetroStars ha sido tenerlo cien por cien sobre el final. Es otro de los puntos altos, de los que en los momentos finales, puede ponerse el equipo a su espalda. Por encima de sus notables condiciones técnicas, de su habilidad para ser el lanzador, fabricando algunas paredes que han encontrado en Galván Rey y el propio Guevara los intérpretes ideales para la devolución. Djorkaeff posee también una gran personalidad, que lo obliga a asumir un rol más que preponderante en los últimos encuentros.

El argentino colombiano Sergio Galván Rey no contribuyó como se esperaba con muchos goles en la temporada 2005. Pero desde luego que no se puede convertir goles desde el banco de suplentes y esa no ha sido su responsabilidad. Como tampoco esperar el milagro de que los convierta en diez minutos. De todos modos, desde que asumió Mo Johnston la conducción técnica, se ganó la titularidad por méritos más que propios, ha sido desequilibrante en el orden táctico y quizás se le brinde como nunca, la gran revancha de estar presente en el marcador en los encuentros que definan el torneo.

En orden de méritos deberíamos hacer tres menciones extras. Una para el veterano Tony Meola, que desde su vuelta ha trabajado intensamente en el orden físico para recuperarse plenamente y cuya experiencia y condiciones, han sido realmente de gran ayuda en los últimos encuentros. En la recta final, atajó todo, debajo de los tres caños y saliendo incluso a buscar balones aéreos, pese a no ser su fuerte, convencido de que realmente sí se puede. El actual portero, llenó un vacío bien grande dejado por otro excelente profesional, que dejó un magnífico recuerdo, Jonny Walker.

Y por último dos juveniles que han ido creciendo con el transcurso del año, al punto tal de convertirse en titulares indiscutibles. El primero Michael Bradley, en la mayoría de los partidos, obligado a bailar con la más fea, luchando solo contra la superioridad numérica de varios de los equipos rivales y saliendo airoso siempre, quizás sin un gran lucimiento personal, pero de un enorme rendimiento para recuperar balones para el equipo e incluso, convirtiendo un gol de enorme importancia, ante las Chivas USA en el Home Depot Center, en momentos decisivos para la clasificación.

Carlos Méndes fue también tomando fuerza, acoplándose con sus compañeros de defensa e imponiendo su personalidad. Buena ubicación y una fortaleza física imprescindible para su posición han resultado de gran utilidad. Con centrales que ganan premios al jugador más limpio, difícilmente se pueda salir campeón. Méndes es de los que se juega la vida en cada pelota y por eso, nadie puede dudar que debe continuar en MetroStars.

Robert Sierra, comparte la conducción del programa "Sólo Fútbol" y en las transmisiones radiales del MetroStars por Radio WADO en Nueva York, es un periodista con años de experiencia en Uruguay y en los Estados Unidos. Si quiere hacerle algún comentario, escríbale a Sierramls@yahoo.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.