Un auténtico terremoto

A inicios de temporada nadie podía pronosticar el exito de San José Earthquakes. Todos hacían planes o especulaciones sobre el futuro de uno de los equipos con más historia en la liga, pero que en el 2004 parecía se desmoronaba por aspectos más administrativos que futbolísticos.

Su posible venta, traslado a otra ciudad o incluso desaparición ponía en entredicho un futuro promisorio para el cuadro campeón en 2001 y 2003. Pero los del norte de California marchan a toda máquina en la Conferencia del Oeste y con ello también barren dentro del terreno de juego el fantasma de la desaparición.

Y es que el éxito logrado por los Earthquakes es de admirar por distintos motivos. El primero de ellos es porque la última temporada dejaron escapar a su jugador emblema, Landon Donovan, quien luego de una mala y breve experiencia en Alemania recaló en la franquicia enemiga territorialmente hablando, el Galaxy de Los Ángeles.

Luego su gerente Alexi Lalas se mudó, y los rumores de un traslado obligado hacían de San José un volcán a punto de hacer erupción. Algunos hablaban de que el América de México tomaría el lugar del equipo y lo mudaría a Houston, o bien la misma entidad azteca haría una reconstrucción de un proyecto encaminado a conquistar a los aficionados latinos del área de la bahía.

Todo apuntaba al fracaso, y no a la sorpresa para la camiseta azul. Pero muchas veces el síndrome del arrepentimiento puede hacer equipos campeones. El salvadoreño Ronald Cerritos retornó a la MLS para convertirse en uno de los elementos clave en el cuadro josefino, con el que ya saboreó las mieles del triunfo en el 2001.

Luego de probar suerte en distintos cuadros emeleseros como el D.C. United y en el Alianza de su país, Ronald volvió al equipo que lo hizo uno de los goleadores históricos de esta liga.

Junto a él aparece un "Tanquecito", Alejandro Moreno, quien luego de ser despreciado por Steve Sampson en Los Ángeles, llegó a una franquicia en la que hace lo que mejor puede: pelear cada centímetro de la cancha.

Pero Moreno no es el único ex-galáctico que cumple una gran función, más detrás suyo, el defensor Danny Califf ha tomado un segundo aire a demostrar que merece volver a la selección de Estados Unidos y también una oportunidad en el extranjero, precisamente la que buscó al moverse de Los Ángeles.

Si a ello le sumamos que Dominic Kinnear tiene en sus filas al mejor armador de la liga: Mark Chung, a otro artillero en busca del reconocimiento, Brian Ching, y a un Dwayne DeRosario que siempre da qué hablar, a nadie debería sorprender el buen momento del club del norte de California.

Todos ellos complementados con la garra de elementos de la talla de Brian Mullan y la sorpresiva habilidad individual del juvenil Ricardo Clark. Incluso, las taquillas han mejorado ostensiblemente este certamen, principalmente, cuando llegan rivales odiados para la gente local como L.A. Galaxy y Chivas USA.

Y aunque no será, sino el título el que haga a este cuadro inmortalizarse en la historia de la liga, los Terremotos han encontrado en un buen fútbol, el epicentro que podría desencadenar en un movimiento telúrico que los vuelva a ratificar en el área.

San José cerrará como líder indiscutible del Oeste, y aunque eso no le asegura el título, sí lo convierte en el gran ganador del torneo obteniendo ya la medalla del triunfo a la adversidad.

Cristian Echeverría es reportero del diario La Opinión de Los Ángeles. Desde 1994 es reportero de fútbol y ha trabajado para varios diarios en Guatemala y El Salvador, así como para la revista Don Balón en sus ediciones de España y México. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o de sus clubes.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).