Temporada cabalística

Si veinte años no es nada, como dice el famoso tango, diez, son mucho menos.

Sin embargo, para la Major League Soccer, celebrar su décima temporada de existencia resulta por demás algo digno de elogio y el arribo a ésta mayoría de edad coincide con el incremento de sus clubes afiliados, en lo que pudiera ser un despegue definitivo hacia las alturas que sus fundadores y sus actuales dirigentes siempre han soñado.

Porque a la presentación en éste campeonato 2005 de dos nuevos miembros de la familia emelesera, Real Salt Lake y CD Chivas USA, se pueden sumar en un futuro no muy distante otras franquicias, nuevas plazas, así como la posibilidad real del ingreso a la aventura del fútbol profesional estadounidense, por parte de nuevos inversionistas que ven con optimismo el futuro del balompié en éste país.

Mucho se ha mencionado el nombre de las Águilas del América, uno de los clubes más importantes del fútbol mexicano, dándose por hecha la incursión de esa entidad en el mercado estadounidense.

Se vinculó insistentemente al club americanista con el Terremotos de San José, sin embargo el esperado anuncio que hiciera oficial el aterrizaje del América a territorio estadounidense, no llegaba.

Y hasta pareció que se había dado carpetazo al asunto, más que nada, porque en el seno del equipo que tiene como propietaria a una de las empresas televisoras más importantes de nuestro continente, se experimentaba una crisis que tenía a todos los interesados en el club, ocupados en su resolución.

Hoy ha vuelto el tema a ser motivo de discusión en los círculos futbolísticos de ambos lados del Río Bravo.

Todo, porque Javier Pérez Touffer, ex-presidente del América y designado por su empresa para encabezar del proyecto de las Águilas USA, sugirió en declaraciones realizadas recientemente, que se haría "un anuncio oficial en unas cuantas semanas", en torno a la expansión del equipo de Coapa, en la capital mexicana, al vecino país del norte.

Pérez Touffer hasta mencionó a la ciudad de Houston, Texas, como la sede de la filial aguilucha, algo que coincide con las pretensiones y aspiraciones de esa entidad por unirse a la MLS.

Cabe también apuntar que, de convertirse en realidad el matrimonio tripartita Águilas-Houston-MLS, tal unión iría en detrimento de las aspiraciones de otra plaza texana que no quita el dedo del renglón, y quiere una franquicia emelesera a la mayor brevedad posible: San Antonio.

De ser ese el caso, se trata de un hermoso problema el que la dirigencia de la liga tiene en sus manos, un pastel para repartir entre demasiados comensales.

Porque no sólo es la comunidad texana la que ve en el fútbol profesional el camino hacia el futuro, sino que en otras plazas como Rochester, Nueva York, Seattle, Portland, Cleveland, Atlanta y varias ciudades más a través de toda la geografía del país, pretenden llevar al fútbol de la MLS a sus aficionados.

Todo eso podría propiciar que se aceleren los planes de expansión de la liga, cuya pretensión es la de alcanzar unos 18 ó 20 clubes entre sus participantes.

Pero no sólo hay un creciente interés en la MLS por parte de ciudades estadounidenses y del vecino México.

Además, Joan Laporta, el presidente del FC Barcelona, actual líder de la primera división de España, uno de los clubes emblemáticos de ese país y uno de los más importantes, ricos e influyentes del mundo, ha declarado que el club catalán tiene entre sus planes de expansión por varios puntos cardinales del planeta, la Major League Soccer.

Es claro que la MLS no busca, ni debería convertirse en el patio trasero, en el laboratorio o el semillero de los grandes y famosos del mundillo futbolístico, pero llama la atención que instituciones tan importantes como las que ya se han mencionado, se asomen al proyecto de la liga estadounidense y vean en ella una opción atractiva para la inversión, no sólo económica o comercial, sino también una estrategia de crecimiento futbolístico.

Después viene el tema de los estadios, que empiezan a florecer, a reproducirse y multiplicarse a partir de los modelos de Columbus y Carson.

Se viene la inauguración del Complejo de Frisco, Texas. Después, la construcción de la nueva casa del Fire de Chicago, la del MetroStars de Nueva York y la del Real Salt Lake.

Y, ¿Porqué no?, tal vez hasta la permanencia del Wizards y del Terremotos en sus plazas actuales, pero en casa nueva, sea posible.

Es que nos encontramos en los albores de lo que será una temporada cabalística, histórica y se vale soñar.

Rigo Cervántez es un conocido periodista con más de 20 años de experiencia, trabajando con medios de renombre como Televisa y La Opinión. Hoy en día se desarrolla como comentarista en las transmisiones radiales de RadioVisa 830 AM en Los Ángeles de los partidos del Galaxy. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).