Revolution está para más

Ha sido gran animador de las últimas temporadas. En algunas de ellas con un arranque muy flojo para con el transcurso de las fechas, convertirse en protagonista y estar incluso en la definición de ambos torneos. New England Revolution es de los equipos que lo tiene todo para ofrecer y que además, algo que no es fácil de conseguir en esta etapa de la MLS, cuenta con un público entusiasta y numeroso que lo acompaña en cada uno de sus presentaciones.

Amparado en su majestuoso estadio Gillette, con comparte con los Patriotas de Nueva Inglaterra en el fútbol americano, New England ha logrado reunir para esta temporada, un grupo de jugadores de gran experiencia y alta calidad técnica. Sin embargo, en estas fechas que se llevan jugadas de la temporada 2004, no ha podido lograr el rendimiento buscado por el técnico Steve Nicol, quien tomo las riendas del equipo el año anterior, sustituyendo a Fernando Clavijo. Solo ha logrado en este torneo una victoria, empatado tres encuentros y perdidos la misma cantidad.

Visto así, no se ve muy halagador, pero si en realidad miramos los números, nos damos cuenta que esto recién está comenzando y que la diferencia entre New England, que hoy por hoy ocupa el último lugar en la Conferencia del Este y los punteros, es solamente de cuatro puntos, lo que significa un partido y un cuarto, muy fácil de remontar, especialmente en un torneo marcado por la paridad y la irregularidad de la mayor parte de los participantes.

La táctica del conjunto de Boston

Delante de Matt Reis quien ha alternado con cierto suceso el arco con Adin Brown, en entrenador del Revolution para tres hombres de muy diferentes características. Por derecha Jay Heaps, de los mejores marcadores laterales por su panorama de cancha y por la forma que se adapta tanto a jugar con tres hombres en el fondo y dos carrileros, como en línea, marcando con cuatro defensores. Es de los hombres que se proyecta al área rival y llega hasta el fondo para enviar el centro hacia atrás, sumamente peligroso para las defensas rivales. Como central en la mayor parte de los encuentros ha jugado Brian Kamler y lo ha hecho en buena forma, pese a que su posición original es la de volante y es allí donde puede darle un mejor rendimiento a su equipo. Las circunstancias lo han llevado a ser el último hombre y ha dado una buena mano en ese difícil sector del campo de juego, tras la salida del equipo del colombiano Carlos Llamosa, que lesionado no podrá actuar en toda la temporada. Por la izquierda se ha acomodado el joven Marshall Leonard, con altibajos propios de su inexperiencia, pero con chispazos interesantes, sobre todo cuando pasa al ataque y sorprende.

Como volante tapón, marcando a todo el mundo con un excelente rendimiento mientras le dan las fuerzas, actúa Sharie Joseph, quien en ocasiones aparece muy solo para cumplir una función muy dura, como es la de destruir el medio juego de los rivales. Casi en una misma línea, aunque sin tanta responsabilidad de marca, Clint Dempsey, con buenas actuaciones y otras en que ha pasado prácticamente desapercibido. Como receptor de la mayoría de los balones y lanzador del equipo, además de ejecutar tiros libres y de esquina, el uruguayo José Cancela es la base del armado, aunque para mi gusto, podría rendir aún más si jugara en una misma línea con sus compañeros de media cancha. Cuando sale Cancela, se apaga la luz de la creación del buen fútbol y queda mucho esfuerzo pero poca inteligencia en ese sector. Por la izquierda el capitán Joe Franchino que está tratando de cumplir una misión que no le era habitual, mucho más acostumbrado al sector defensivo. Como volante trata de jugar sencillo y aprovechar algún remate de media distancia. A su favor, haber entendido que es más importante la inteligencia que la fuerza y lo aplica con el criterio que le dan varios años en la Liga.

En ataque por derecha Steve Ralston es figura clave
Cuando triangula con Heaps y algún compañero de ofensiva, Ralston es capaz de desequilibrar. Jugador importante por su temperamento, de los que nunca da un encuentro por perdido. Junto a él, un Taylor Twellman, de notables condiciones técnicas, que no ha podido reeditar aquellas actuaciones del comienzo de su carrera, haciéndonos pensar que estábamos en presencia de una estrella de características internacionales.

Por momentos brilla y luego se pierde, le falta continuidad en su fútbol, pero es seguro que va a crecer con el transcurso de la temporada. Y completando el panorama ofensivo, Pat Noonan. Va muy bien a buscar envíos aéreos, hábil para rotar permanentemente por el frente de ataque y zafar de la marca rival. Es sinónimo de gol y merece una atención especial al enfrentarse a su equipo.

El próximo encuentro del Revolution es en su propia casa, pero recibiendo a un D.C. United que no puede dejar tampoco un solo punto por el camino en su afán de estar entre los punteros. Después viajará a Kansas City el 2 de junio, siempre difícil para cualquier rival sobre todo en su escenario, para continuar en el Gillette ante Columbus Crew, en lo que parece ser el encuentro más accesible de sus rivales más próximos. De todos modos, New England no se desespera, está seguro que hay material humano para un superior rendimiento y que en la medida que se corrijan algunos errores, otra vez será gran animador de la Copa.


Robert Sierra, compartiendo la conducción del programa "Sólo Fútbol" y en las transmisiones radiales del MetroStars por Radio WADO en Nueva York, es un periodista con años de experiencia en Uruguay y en los Estados Unidos. Si quiere hacerle algún comentario, escríbale a Sierramls@yahoo.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).