Pope se prepara para su último Mundial

Salt Lake City .- Bajo una mañana parcialmente nublada, el plantel RSL realiza uno de sus habituales entrenamientos. A lo lejos se percibe una de las más reconocidas figuras del balompié norteamericano, el zaguero central Eddie Pope, que permanece ocupado haciendo ejercicios diseñados a rehabilitar su espalda.

La lesión tiene que mejorar, pero no desea agravarla. Puede jugar con dolor, como muchas veces antes lo ha hecho, pero esta vez pondría en riesgo su esperada participación en la Copa Mundial Alemania 2006. Probablemente su última Copa Mundial vistiendo la camiseta de las Barras y las Estrellas.

George Edward Pope nació en Greensboro, Carolina del Norte. Más conocido como Eddie, el espigado jugador fue criado en High Point. Desde pequeño era activo tanto en su hogar como en su escuela y su iglesia. Sus días estaban llenos de actividades como los Boys Scouts, además de la práctica de deportes como voleibal, béisbol, fútbol americano y por supuesto, el fútbol. Desde sus años de secundaria Southwest Guilford como miembro de los "Falcons" hasta sus años universitarios como "TarHeel" en Chapel Hill, Carolina del Norte, Pope demostró una gran dedicación y seriedad hacia los deportes, en especial a su adorado "soccer". En 1996 fue elegido por D.C. United en la primera ronda del SuperDraft Universitario de la temporada inaugural.

Después de 7 años con D.C. United y un par de temporadas con el equipo de Nueva York, Pope fue adquirido por Real Salt Lake para ser el ancla de la nueva y rediseñada defensa del estratega y director técnico John Ellinger. El defensa Se mudó con su familia a Salt Lake City, su esposa Corina y su hijo Emilio. Luego de una temporada con altos y bajos, en donde fue llamado en repetidas ocasiones a representar exitosamente la selección nacional tuvo que al mismo tiempo ser testigo de una temporada inicial digna para el olvido.

Recientemente, durante un encuentro internacional en preparación para el mundial, Pope se lesionó la espalda al ser arremetido con fuerza en una falta clara desde atrás. El dolor debió ser intenso para él, pero siguió jugando y contribuyó enormemente al triunfo de la selección.

Luego del partido, el dolor continuó y como medida de precaución no tomó parte en el encuentro contra Alemania, partido que el equipo estadounidense perdió 4-1.

Al preguntarle cómo estaba su espalda, el zaguero central de la selección quizás trató de minizar la seriedad de la lesión o tal vez la recuperación había sido más rápida, cuando respondió que se encontraba mucho mejor. Simple y directo, este mundialista no permitiría que esa lesión se convirtiera en excusa.

El internacional cree que el de Alemania será su último Mundial como jugador.
"Definitivamente sería mi último mundial. Tengo 32 años y soy un hombre viejo (para el fútbol). En cuanto al mundial, tengo la esperanza de ser convocado. Quisiera participar con los mejores del mundo".

Según Pope, sus problemas en la espalda están mejor. El jugador trabaja diariamente en su recuperación. Pope también viene analizando a los rivales de Estados Unidos en el Mundial.

"Italia es Italia. En cuanto a la República Checa, que te puedo decir, son muy buenos y peligrosos. Lo que me tiene preocupado es Ghana. Cada mundial, un equipo africano es el que sorprende. Espero que no sea Ghana. Son muy rápidos y no podemos ir al encuentro confiados, ellos son los que me preocupan. La meta principal será salir de la primera ronda, de allí, todo puede pasar".

El zaguero, como muchos otros, considera que el gran favorito es Brasil, pero no descarta lo que pueda hacer Argentina, precisamente el país de donde es oriunda su esposa Corina.

"Pienso que Brasil, los actuales campeones. Tienen un equipo lleno de figuras y talento. Creo que otro equipo que tiene la capacidad para vencer a Brasil es Argentina. Por otro lado los Alemanes están en casa y pudieran ser un fuerte rival".

En cuanto a los Estados Unidos como equipo, Pope es optimista. "El técnico Bruca Arena ha ensamblado a un muy buen equipo, tenemos jugadores con experiencia y queremos llegar muy lejos en este mundial".

Pope sabe que los días para defender la camiseta nacional están por acabarse, mira hacia atrás y recuerda una carrera futbolística exitosa y muy difícil de igualar, pero mira hacia adelante y observa el legado que seguirá dejando, tanto dentro como fuera del campo de juego, a las generaciones por venir.

H. Daniel Advíncula es el editor ejecutivo del Periódico Panorama News Utah y a cargo de la sección deportiva. Colabora con sus artículos en MLSnet.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).