A pitazo limpio

Cuando la luz parece no encontrarse al final del túnel siempre existe una respuesta inteligente que encuentra una salida y esa parece ser la actitud de FIFA por estos días cuando en Frankfurt se han dado cita los zares del fútbol para desde muy temprano trabajar en el tema arbitral con un objetivo claro como el Mundial del 2006 en Alemania. Unificar criterios debe ser la frase clave de instructores jefes y árbitros y de esa manera evitar escándalos y malas interpretaciones en el máximo evento del deporte mundial.

Corren aguas turbias por el mundo del referato y más cuando el silbato alemán Haskel revolvió el ambiente hace unos días reconociendo artimañas que arreglaron partidos y poniendo a los silbantes, una vez más, en entredicho. No ha querido la FIFA evitar el tema y por el contrario se habla de investigaciones y de severas sanciones, pero quizá eso no alcanza para detener el inmenso flujo de información que en negativo se vierte sobre el tema del fútbol en los medios y de paso hace sonar las alarmas de directivos, futbolistas, aficionados y periodistas.

Bien por la FIFA que con este recién concluido seminario ha tomado el toro por los cuernos en un momento candente y busca hallar soluciones más que ahondar en los problemas. El arbitraje siempre ha sido el tema controvertido de los grandes eventos y es casi imposible esculcar en la historia de un mundial y no encontrarnos con errores y con quejas que de alguna manera desataron escándalo en su momento.

Pero ¿porqué ocurrió todo eso? Quizá por falta de unificación en los criterios y porque nunca antes se había reunido la familia del referato para intentar mirarse hacia adentro con criterio autocrítico. Siempre el árbitro salió a defenderse y no debe ser así porque las mismas premisas del fútbol nos enseñan que el mejor arbitro no es quien nunca se equivoca, sino quien menos se equivoca. La perfección en este tema será imposible porque el fútbol nuestro no es una ciencia exacta y se basa en la interpretación de las normas mucho más que en la lectura literal de cada una de ellas.

La tecnología no ha existido y aun no se le permite su entrada, salvo que en la reunión de la junta directiva del 26 de febrero se diga lo contrario y por ello todos quienes vivimos alrededor del fútbol debemos entender que el margen de error va a existir aunque todos por igual tendríamos que aceptar de la misma manera que las equivocaciones son de buena fe, aunque Hazkel nos hizo por estos días pensar lo contrario.

Cuarenta y seis árbitros se dieron cita en Frankfurt, oyeron discursos y en algunos casos serios reclamos, pero es solo el comienzo de la tarea que como objetivo tiene llegar a Alemania con criterios y con interpretaciones similares no importa que un silbato pite en México, Estados Unidos o en España. El árbitro en el fútbol es la máxima autoridad como lo enunciara el presidente de FIFA Joseph Blatter, pero con su buen rendimiento y máxima aplicación debe demostrarlo para en muchos casos recuperar respeto. Abogados con cursos sobre principios legales y hasta sicólogos que enseñan el manejo directo de la tensión en la psiquis humana hacen parte de un trabajo que solo buscar profesionalizar el arbitraje para que esté al mismo nivel de los profesionales del fútbol. Alemania a la vista.

Ricardo Mayorga es el primer comentarista de las cadenas Univision y Telefutura en Estados Unidos además de periodista sindicado de radio y columnista de periódicos como Triunfo en Atlanta, El Tiempo Latino de Washington y HOY en Nueva York, Chicago y Los Angeles.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).