Monarcas analizan la última derrota ante Chivas

Ante la experiencia de un marcador tan pronunciado de 5 a 1 en contra del Real Salt Lake por parte de Chivas USA vienen a la mente dos dichos: "Querer tapar el sol con un dedo" y "los toros no es lo mismo verlos desde la barrera que estar adentro".

Salt Lake venía de disputar dos partidos sólidos frente a Los Ángeles Galaxy y MetroStars. Se veía un gran progreso y el ambiente en los vestidores era de puro optimismo. Se pensaba que los errores se habían corregido y enmendado. Ya que los progresos que se pensaba que se estaban dando, realmente no era en el equipo completo, sino en la labor individual de algunos jugadores que realmente se entregaban y mantenían presencia en la cancha.

El partido entre las Chivas USA. Ahí se vio muy claro de lo que Real Salt Lake carece. La lucha constante de Clint Mathis, Jason Kreis y Jamie Watson quienes querían resolver ellos mismos el partido, mostró desesperación ante una media cancha y defensa totalmente perdida, sin movimiento y una total falta de coordinación.

La defensa, se comía los amagues, ante los pases a fondo, de un Taylor que se convirtió en la pesadilla constante y un Héctor Cuadros que entraba como que estuviera en su casa, que si lo estaba. El mismo Countess tenía que resolver, como ya es costumbre, con saques largos para dificultar a la defensa del chiverío y exigir a sus delanteros una individualidad, que no es mala, pero ante una defensa bien parada es pedir demasiado.

El pensar que un equipo debe depender de sus individualidades, sería un fracaso rotundo cuando menos en el fútbol actual. Y me atrevo a pensar que eso estaba o está pasando en el Real Salt Lake. Las ausencias de Eddie Pope que participa con la selección en la Copa Oro y Andy Williams también por parte de Jamaica, los suspendidos por diferentes razones y lesionados (Brian Dunseth, Rusty Pierce y Broome), me parece que confirma lo dicho. Por supuesto que debilita a cualquier equipo unas ausencias así, pero es ahí donde el director técnico establece los elementos necesarios par definir estrategias de juego que no afecten los resultados. Ellinger resumió la situación actual con un simple: "Es frutrante".

La frustración más grande se hizo visible en la inhabilidad de la zaga para mantener la marcación y despejar los balones que paseaban libres por el área chica.

Una falta de reagrupación entre la defensiva y la media nunca va a generar peligro en un partido. La posibilidad de ser constante en la conducción del balón y tener al rival encerrado en su cancha, por el juego ofensivo, lo cual se logró en momentos con Chivas, sin la agrupación mencionada, no se mantiene por mucho tiempo y le abre la cancha al enemigo para producir contragolpes por los costados. Y eso fue lo que vimos este sábado pasado. No se mantuvo esa recepción, conducción y buen manejo de la media cancha para general pases a fondo.

Los tiempos eran importantes y no fueron manejados apropiadamente. La posibilidad del empate estaba ahí y nadie dudaba que no viniera cuando menos como se vio jugar a los Monarcas en el último cuarto del primer tiempo.

Dejando atrás, pero no olvidar, este fatal encuentro y marcador, paso al otro dicho. Porqué no es lo mismo ver a los toros, en una fiesta taurina por supuesto, desde la barrera que estar adentro. Esto habría de ser respondido por Ellinger. Me parece que fue sorprendido por la astucia y experiencia de un Hans Westerhof que planteó un partido, determinado por una media cancha que surtía a sus volantes lo suficiente para generar oportunidades de gol. Ellinger, aunque venía con ánimo de cambiar esa mala racha de visitante, pareciera que le pesó todas esas ausencias más que a sus propios jugadores. Pero aquí se me viene otro dicho que dice: "No mal que dure 100 años", y eso lo vimos en las Chivas USA que ahora se levanta la moral con un triunfo de pocos en la MLS. Pero eso que se llama moral, también será importante ahora levantarla en los Monarcas, no sólo con palabras sino con un análisis a fondo de la reales posibilidades del equipo como conjunto.

Un nuevo planteamiento en su defensa y una media que no sólo dependa de Kenny Cutler sino que establezca un desarrollo constante en recepción, conducción y sobre todo exigir a la defensiva manejar su área sin descuido alguno. En el caso de los delanteros, es todo lo contrario, no deberían estar tan exigidos y jugar con mayor comodidad y sobre todo acompañados, de esa manera muy posiblemente la cuota de goles subiría.

Real Salt Lake tiene todo para ser un equipo competitivo en la MLS. La definición e identidad de cada uno de sus jugadores y cuerpo técnico tendrá que ser valorada por su directiva de donde salga un criterio afín con las expectativas de los fanáticos.
Bien, los dados están puestos en la mesa, ahora habría que ver, quien los va a jugar.

H. Daniel Advíncula es el editor ejecutivo del Periódico Panorama News Utah y a cargo de la sección deportiva. Colabora con sus artículos en MLSnet.com. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).