Los malabares del calendario

La eliminatoria mundialista vuelve a cruzarse irremediablemente en el camino de la MLS y Bruce Arena tiene toda la razón al enfadarse y señalar lo delicado de una situación que es única en el mundo. Una liga con actividad regular de sus clubes, cuando virtualmente todo el mundo se detiene para dar paso a los juegos de selección nacional en ruta a la próxima cita mundialista.

El próximo fin de semana es Fecha FIFA y la Major League Soccer debería ser congruente con el movimiento internacional del balompié, porque, de otra forma, todos salen perdiendo, los clubes y las selecciones nacionales cuyos jugadores militan en los clubes de ésta liga.

Pero muy particularmente, se limita el accionar del seleccionado estadounidense, inmerso en una etapa decisiva del proceso que tiene como destino final el Mundial de Alemania 2006.

El próximo fin de semana se disputa la penúltima fecha de la temporada regular de la MLS en la que algunos equipos deciden su pase a la serie de postemporada, mientras que los ya clasificados buscan el mejor pertrecho en la tabla de posiciones de cara a los playoffs.

Al mismo tiempo, entre el sábado 9, el domingo 10 y el miércoles 13 de octubre, Estados Unidos y el resto de las selecciones de la Concacaf disputan puntos cuya posesión podría ser la diferencia entre la eliminación definitiva o avanzar al hexagonal final, donde se decidirán tres pases directos y otro con escala, a la cita de Alemania.

Definitivamente no es poca cosa lo que está en juego, por ello desconcierta la ligereza con que se realiza el calendario emelesero, sin considerar la trascendencia de los eventos internacionales en un deporte donde ninguna asociación nacional afiliada a FIFA, ningún país, puede conducirse como una isla o navegar contra la corriente del futbol mundial.

El seleccionado estadounidense tiene en su siguiente compromiso, una riesgosa visita a San Salvador, donde el representativo local se juega el todo por el todo, porque ganar los tres puntos le permitiría llegar a 6 y revivir de esa forma sus aspiraciones, bajo la batuta de un nuevo seleccionador.

Por su parte, la oncena de Bruce Arena aspira a salir el sábado con todo el botín de la minada aduana cuscatleca y de esa forma alcanzar 8 puntos para enfilar con banderas desplegadas hacia el hexagonal, pues cuatro días después hace los honores a la complicada selección panameña, esta vez jugando en el Estadio RFK de la capital del país.

Por ello el seleccionador requiere de todo el talento a su disposición para intentar el asalto al Estadio Cuscatlán. Con los 'europeos' no hay conflicto alguno, pues las ligas del Viejo Mundo observan el paro dictado por la FIFA y los clubes dan la luz verde a todos sus internacionales.

Pero en la MLS, varios clubes quedaran 'chimuelos' al perder algunas de las piezas más importantes de sus rompecabezas.

Porque si el choque entre estadounidenses y salvadoreños es vital para la calificación, lo mismo se puede decir del Costa Rica-Guatemala, Honduras-Canadá, el México-San Vicente, Panamá-Jamaica y el de Trinidad y Tobago frente a San Cristóbal.

Y en todos y cada uno de ellos hay jugadores de la MLS comprometidos.

Ezra Hendrickson, Damani Ralph, Pat Onstad, Dwayne DeRosario, Amado Guevara, Tyrone Marshall, Cornell Glenn, Fabian Taylor y algunos otros internacionales, son los nombres que se suman a los estadounidenses Cobi Jones, Jonny Walker, Landon Donovan, Eddie Pope, Tony Sanneh, Cory Gibbs, Pablo Mastroeni, y el resto de la aportación de la MLS al equipo nacional, hasta completar el 50 por ciento del personal a disposición de Bruce Arena.

Bajo ese panorama, el equipo más perjudicado de toda la MLS es el MetroStars que puede perder hasta siete de sus jugadores en la próxima jornada eliminatoria mundialista.

Es algo que se debe considerar seriamente por quienes toman ésta clase de decisiones en la dirigencia de la liga, especialmente para la temporada 2005, cuando la disputa de los boletos al Mundial 2006 llega a su momento culminante, en todo el mundo. Se entiende que la construcción de estadios para el futbol es uno de los pasos que la MLS esta tomando para así eliminar la dependencia a la renta de estadio ajenos y formar su propio calendario, al igual que el pendiente desarrollo de la liga inferior para proveer recursos a las nominas.

Una de las soluciones temporales es la programación de fechas a mitad de semana, con todos los inconvenientes que eso implica y que la MLS y la US Soccer mantengan una mejor comunicación para coordinar sus respectivas actividades

Porque en lo que se refiere a la actual temporada, ya el daño está hecho y ni llorar es bueno.

Rigo Cervantez (pupyodie@hotmail.com) es un conocido periodista de mas de 20 años, trabajando con medios de renombre como Televisa y La Opinión. Hoy en dia se desarrolla como comentarista en las transmisiones radiales de RadioVisa 830 AM en Los Angeles de los partidos del Los Angeles Galaxy. Este artículo no fue sujeto a la aprobación de la Major League Soccer o sus clubes.


To report a comment, mouseover or touch the comment and then click/touch the flag icon (Flag).